Sábado 29 de Abril del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


José Carvajal

Editora Nacional y supervivencia cultural

José Alejandro Peña, un excelente poeta dominicano al que conocí a principios de los años ochenta, y a quien no he vuelto a ver personalmente en toda mi vida, ha dado en el clavo al cuestionar los destinos de los “tantos libros” publicados por la Editora Nacional.

“Es cierto, la actual secretaría (hoy Ministerio de Cultura) ha impreso muchos libros como es evidente, ahora falta que los publique. ¿Qué van hacer con esos libros? ¿Campaña política? ¿Vanagloriarse y cacarear? ¿De dónde viene el dinero?”, escribió el poeta en un breve mensaje en Facebook.

Las palabras de José Alejandro no vienen de la nada. El poeta responde de esa forma un mensaje virtual del director del Sistema Nacional de Talleres Literarios, Valentín Amaro, en el que éste felicitaba al titular de la Editora Nacional por la cantidad de libros publicados en 2011.

Y mientras llegan las respuestas para José Alejandro, yo siento la necesidad de subrayar que la cifra de libros publicados por la Editora Nacional podría parecer irrisoria y tal vez hasta provocaría risa a los profesionales de la industria: “87 libros, en un ratio de 7.25 libros por mes, 1.8 libros por semana, 0.24 libros diarios”, dice el reporte personalista del director de esa dependencia.

A mí más que asombrarme me parece un desliz de parte de León Félix Batista, porque en un mundo organizado le tocaría al gobierno, en este caso el Ministerio de Cultura, asegurarse de rendir informes de manera oficial y no que estos lleguen a la gente por redes sociales de internet como si fueran logros personales, o de círculo de estudio o junta de vecinos.

Además, la cifra de los libros publicados es tan pobre que pone en evidencia lo poco que se labora en la Editora Nacional y lo caro que le sale al gobierno cada libro. Porque hay que calcular los salarios del personal que trabaja en cada libro; los gastos de oficina, utilidades, los servicios externos, viajes dentro y fuera del país, los viáticos, las presentaciones, y hasta las cervezas de las que alardean empleados del sector y que mantienen a funcionarios borrachines dizque “100 por ciento enfocados”, en fin, una lista casi interminable de recursos invertidos en cada uno de esos libros.

Pero lo del párrafo anterior sólo puede entenderlo un administrador profesional o un conocedor de cómo funciona la economía, aunque se trabaje con fondos públicos. Es algo que los funcionarios dominicanos parecen ignorar, especialmente los del Ministerio de Cultura y sus desacertadas ramificaciones de gastos improductivos: Feria del Libro, Editora Nacional, Comisionado de Cultura, y el Plan Quinquenal del Libro y la Lectura, entre otras “sucursales de supervivencia”.

Estoy seguro que el presidente Leonel Fernández, a quien admiro por su trabajo intelectual desde aquellos años en que coincidíamos a menudo en tertulias culturales a mediados de los ochenta en Nueva York, y con quien sostuve charla amena en su Fundación Global después de su primer mandato, no se entera del comportamiento de ciertas “volutas del Estado” que empañan su gestión.

Jean-Jacques Rosseau lo dice más claro en su magistral obra “El contrato social”: “Los jefes, abrumados de problemas, no atienden nada directamente, y el Estado lo gobiernan sus delegados”. Imagínense, debe ser difícil para el presidente, y hasta para el mismo ministro de Cultura José Rafael Lantigua, seguir la pista de los 2,444 empleados que figuran en la nómina de ese ministerio en territorio dominicano; están obligados a delegar.

En realidad, a la miserable práctica diaria de la Política no se le puede pedir más. Lo penoso es que gente aparentemente pensante se preste a semejante barbaridad, y a crear “trincheras del deshonor” queriendo camuflar con la cultura la manta de corrupción que han venido hilvanando desde que lograron colarse en el poder.

Otras opiniones de: José Carvajal

El pensamiento literario de RenéLa firma de René del Risco y BermúdezAntología esencial para los tontosRealidad y Premio Nacional de LiteraturaGratereaux, Mieses Burgos y BorgesAntes de Federico Henríquez GratereauxÉtica y Premio Nacional de Literatura 2017Libros RD / Mis recomendaciones 2016Pedro Henríquez Ureña bajo observaciónAntología para escapar del olvidoPoesía amorosa dominicana en el siglo 21Amoroso mundo de la poesía dominicanaUna antología ridícula para el mundoEl pecado literarioLos espacios de Pedro CamiloLiteratura y política dominicana 2016PHU y descuidos de Andrés L. MateoEsteban Torres y las ideasHaití y una novela de Matos Moquete (y 4)Haití y una novela de Matos Moquete (3)Haití y una novela de Matos Moquete (2)Haití y una novela de Matos Moquete (I)El premio de entonces, ya no es lo mismoJuan Bosch, autor de una obra infinitaJuan Bosch, autor de una obra infinitaGabriel García Márquez para dominicanosVirgilio López Azuán no hizo la tarea (3 de 3)Virgilio López Azuán no hizo la tareaLeonardo Nin, en blanco y negroConocimiento de pausa y efectoLiteratura dominicana: nota para extranjerosSergio Ramírez, dentro y fuera de NicaraguaTreinta días fuera de FacebookSiglos de luces sin aplausos ni veniasEl enemigo no soy yoCésar Zapata, más allá de lo virtualCésar Zapata entre la poesía y el cuentoPedro Henríquez Ureña con ribetes de oroUna tarea para el Ministro de CulturaPiedra filosofal de letras dominicanasDe viaje con un "eslabón perdido"Reynaldo Disla, diálogo y apartePoetas de un eslabón perdidoEl éxito ferial de Eugenio FortunatoReflectores para Tomás Castro BurdiezEl legado del mago de MacondoLa minúscula Feria de Santo Domingo2 libras de cuentos de Rafael García RomeroQue suba el telón para VirnaVenias y aplausos para Mateo MorrisonTony Raful y el compromiso con las ideasLunes de la Poesía huele a caprichoEncuentro entre ruinas colonialesMiguel Angel Fornerín y el afán de canonUna libreta llamada FacebookDominicana y los lacayos del PoderDominicana y la cooperativa del PoderChapucería millonaria en CulturaNada haitiano me es ajenoHaití debe guardar corduraDominicana y la estrangulación de salariosLa consecuencia de opinar en mi paísDominicana en una encrucijadaRihanna y la dichosa cucaracha dominicanaCartas de presentación de Miguel ColladoDominicana con el dedo en el gatilloAutores del desprecio y el olvidoSan Francisco de Macorís, otra realidadA salvo del olvido con obras reunidasAutogestión y responsabilidad literariaJosé Mármol, un poeta hereje reivindicadoR. Rodríguez Soriano con pasaporte literarioEl tristemente célebre Anthony WeinerLa inspiración errante aparece en CaliforniaLa marca de María Celeste ArrarásUn seminario: ¡Medios para todo!De paso por Librería Cuesta Adiós temprano al poeta del "esquizo"Carlos Alberto Montaner: Otra vez adiósProeza tuiter: una novela con cuentagotasHágalo rápido, pero primero hágalo bienLa economía portátil de Leonel FernándezUn desalojo anunciadoLa visita de los hombres blancosEnrique Eusebio, para la historiaMás allá de las tumbas, sin espectáculoApuntes para escritores dominicanosSicarios financieros en la islaUn diario para revivir a BorgesEl himno nacional de Miguel de CampsLibro súbito de José AcostaApócrifo de Judas IzcarioteLey de la ilusión en Ministerio de CulturaLos sueldos de León Félix Batista Los números de la Editora NacionalJosefina Báez, ¡Ay ombe!¿Qué tiene de malo?Derrotismo en Ministerio de CulturaLaboratorios de escritores dominicanosMarianela Medrano, sin máscara de oxígenoClaudio Hanley y la profanación de la muerte Viriato Sención en la eternidadTeodoro Grullón, al servicio de la VidaPanteón de héroes inútiles Un caimán envidiosoGallinero del libro dominicano en Nueva YorkDel best al bad seller: el libroMario Vargas Llosa, un Nobel explosivoGazapo en cuento de Jorge Luis BorgesCrisis de Alianza Dominicana huele a conspiraciónComplot y camisa de fuerza en Washington HeightsLluvia de piedras en Washington HeightsEfecto dominó en Washington HeightsEl conocimiento y las bestias
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados