Sábado 29 de Abril del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


José Carvajal

Laboratorios de escritores dominicanos

No dudo de la buena voluntad de los dirigentes de talleres literarios auspiciados por el gobierno. De hecho, he visto con mucho entusiasmo esta iniciativa y aplaudo la dedicación de los "talleristas" y a quienes comparten cada semana sus conocimientos con los que para algunos son parte del futuro de la literatura dominicana.

Sin embargo, no creo en laboratorios de escritores. La literatura, la escritura creativa como la llaman en Estados Unidos, es un asunto de vocación, de empeño, de terquedad, y a veces hasta una obsesión o una enfermedad, si se quiere, que comienza con una relación casi adictiva a la lectura.

De modo que los recursos de los gobiernos deberían estar dirigidos a la formación de buenos profesores y alumnos de literatura en las escuelas, y de los últimos es posible que salgan los narradores y los poetas que los “consagrados” ven como relevo generacional en ese oficio tan personal y solitario que es el proceso de creación literaria.

Detrás de una iniciativa como la del llamado Sistema Nacional de Talleres Literarios está la tradición de círculos de estudios de un partido de bases teóricas que en la práctica ha demostrado ser todo lo contrario en materia cultural; de un gobierno cuyos funcionarios de Cultura viven pisoteando todo lo que no responde a sus mezquinos intereses personales, e incluso bloqueando el desarrollo de jóvenes a los que no les interesa el espectáculo de aplausos y reconocimientos inmerecidos y que tienen sobrada capacidad para hacer lucir bien a los nuestros tanto dentro como fuera del país.

Y es que los funcionarios de Cultura no ven más allá de lo que les permite su olfato de ganancias personales, traducidas no sólo a dineros mal habidos, en algunos casos, sino también en viajes trasatlánticos, visitas a lugares que no representan ningún beneficio para el país; giras con las que pretenden hacerles creer a sus amigos virtuales que son figuras importantes porque los invitan a ferias, a encuentros, o porque son incluidos en antologías preparadas por extranjeros que por desconocer la cosa nuestra terminan manipulados a la hora de decidir quién debe aparecer en una publicación de alcance internacional, que en muchos casos son igualmente mediocres.

¿Para qué talleres literarios? Si ni siquiera atienden bien a jóvenes escritores con vocación genuina y dedicados a este oficio de marras que siempre será visto como el pasatiempo de una clase ociosa que no contribuye en nada a los sectores industriales ni a la sociedad.

En el Ministerio de Cultura, como en cualquier otra dependencia del gobierno, hay fugas de recursos, manipulación, amenazas sutiles, sobornos, ventas de plazas de trabajo, boicoteo y todo lo que se quiera pensar; porque allí también los que llegan a funcionarios por prestigio fabricado o por vínculos extraños con el poder, terminan siendo parte de lo que ellos en algún momento criticaron desde la oposición.

Además, si el gobierno dominicano no es capaz de desarrollar con profesionalismo una Feria del Libro o una Editora Nacional, primero por falta de experiencia de cómo funciona realmente el mundo editorial, y segundo porque no le interesa; si no atiende a los escritores como debe ser, si no los respeta sin tomar en cuenta el partidismo, si no los deja trabajar sin querer manipular o condicionar los recursos que pudieran beneficiarlos, ¿para qué entonces sirve el Sistema Nacional de Talleres Literarios?

Mi recomendación es que se elabore un plan urgente para acabar con la mediocridad que reina en las clases de literatura que se imparten en las escuelas del país, donde los estudiantes no tienen acceso a recursos que despierten su interés en la lectura primero de los clásicos, y luego en una literatura contemporánea que valga la pena y no en obras de cuestionable calidad, escritas por dominicanos que han tomado por asalto la cultura nacional y que amparados en el poder terminan lucrándose con las ventas forzadas de sus libros que imponen al sistema de educación.

Otras opiniones de: José Carvajal

El pensamiento literario de RenéLa firma de René del Risco y BermúdezAntología esencial para los tontosRealidad y Premio Nacional de LiteraturaGratereaux, Mieses Burgos y BorgesAntes de Federico Henríquez GratereauxÉtica y Premio Nacional de Literatura 2017Libros RD / Mis recomendaciones 2016Pedro Henríquez Ureña bajo observaciónAntología para escapar del olvidoPoesía amorosa dominicana en el siglo 21Amoroso mundo de la poesía dominicanaUna antología ridícula para el mundoEl pecado literarioLos espacios de Pedro CamiloLiteratura y política dominicana 2016PHU y descuidos de Andrés L. MateoEsteban Torres y las ideasHaití y una novela de Matos Moquete (y 4)Haití y una novela de Matos Moquete (3)Haití y una novela de Matos Moquete (2)Haití y una novela de Matos Moquete (I)El premio de entonces, ya no es lo mismoJuan Bosch, autor de una obra infinitaJuan Bosch, autor de una obra infinitaGabriel García Márquez para dominicanosVirgilio López Azuán no hizo la tarea (3 de 3)Virgilio López Azuán no hizo la tareaLeonardo Nin, en blanco y negroConocimiento de pausa y efectoLiteratura dominicana: nota para extranjerosSergio Ramírez, dentro y fuera de NicaraguaTreinta días fuera de FacebookSiglos de luces sin aplausos ni veniasEl enemigo no soy yoCésar Zapata, más allá de lo virtualCésar Zapata entre la poesía y el cuentoPedro Henríquez Ureña con ribetes de oroUna tarea para el Ministro de CulturaPiedra filosofal de letras dominicanasDe viaje con un "eslabón perdido"Reynaldo Disla, diálogo y apartePoetas de un eslabón perdidoEl éxito ferial de Eugenio FortunatoReflectores para Tomás Castro BurdiezEl legado del mago de MacondoLa minúscula Feria de Santo Domingo2 libras de cuentos de Rafael García RomeroQue suba el telón para VirnaVenias y aplausos para Mateo MorrisonTony Raful y el compromiso con las ideasLunes de la Poesía huele a caprichoEncuentro entre ruinas colonialesMiguel Angel Fornerín y el afán de canonUna libreta llamada FacebookDominicana y los lacayos del PoderDominicana y la cooperativa del PoderChapucería millonaria en CulturaNada haitiano me es ajenoHaití debe guardar corduraDominicana y la estrangulación de salariosLa consecuencia de opinar en mi paísDominicana en una encrucijadaRihanna y la dichosa cucaracha dominicanaCartas de presentación de Miguel ColladoDominicana con el dedo en el gatilloAutores del desprecio y el olvidoSan Francisco de Macorís, otra realidadA salvo del olvido con obras reunidasAutogestión y responsabilidad literariaJosé Mármol, un poeta hereje reivindicadoR. Rodríguez Soriano con pasaporte literarioEl tristemente célebre Anthony WeinerLa inspiración errante aparece en CaliforniaLa marca de María Celeste ArrarásUn seminario: ¡Medios para todo!De paso por Librería Cuesta Adiós temprano al poeta del "esquizo"Carlos Alberto Montaner: Otra vez adiósProeza tuiter: una novela con cuentagotasHágalo rápido, pero primero hágalo bienLa economía portátil de Leonel FernándezUn desalojo anunciadoLa visita de los hombres blancosEnrique Eusebio, para la historiaMás allá de las tumbas, sin espectáculoApuntes para escritores dominicanosSicarios financieros en la islaUn diario para revivir a BorgesEl himno nacional de Miguel de CampsLibro súbito de José AcostaApócrifo de Judas IzcarioteLey de la ilusión en Ministerio de CulturaLos sueldos de León Félix Batista Los números de la Editora NacionalJosefina Báez, ¡Ay ombe!¿Qué tiene de malo?Derrotismo en Ministerio de CulturaEditora Nacional y supervivencia culturalMarianela Medrano, sin máscara de oxígenoClaudio Hanley y la profanación de la muerte Viriato Sención en la eternidadTeodoro Grullón, al servicio de la VidaPanteón de héroes inútiles Un caimán envidiosoGallinero del libro dominicano en Nueva YorkDel best al bad seller: el libroMario Vargas Llosa, un Nobel explosivoGazapo en cuento de Jorge Luis BorgesCrisis de Alianza Dominicana huele a conspiraciónComplot y camisa de fuerza en Washington HeightsLluvia de piedras en Washington HeightsEfecto dominó en Washington HeightsEl conocimiento y las bestias
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados