Domingo 25 de Junio del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


José Carvajal

Marianela Medrano, sin máscara de oxígeno

Yo leí “Diosas de la yuca” de una manera distinta; no me importan los textos que dan un engañoso origen a estos poemas que llegan “maduros” a manos de lectores ávidos de la buena poesía.

De modo que obvié “Relación acerca de las antigüedades de los indios” de Fray Ramón Pané y el “Diario de navegación" de Cristóbal Colón como marco referencial y puse a prueba la orfandad textual, para ver si esta poesía de la dominicana Marianela Medrano podía respirar por sí sola, sin las máscaras de oxígeno Pané o Colón; y resultó que sí.

“Diosas de la yuca” es quizá el poemario más maduro de Marianela. Hay en este libro una magia particular que brota de la poesía misma y que podría confundirse con la referencia del mito aborigen. Esto último es un riesgo que ha tomado la poeta nacida en 1964, o tal vez sea su manera de despertar un interés que vaya más allá de esa lectura simple que siempre echa cuesta abajo el esfuerzo que conlleva elaborar un poemario en serio.

Lamentablemente nos ha tocado vivir la época en que “la poesía ni ilumina ni divierte”, diría Octavio Paz, y no sólo al burgués como se pregonaba hace algunas décadas, sino a nadie. Por lo general al poeta se le tiene como un holgazán o desequilibrado, un miembro de esa clase ociosa que tanto inquietó en su tiempo al sociólogo y economista Thorstein Veblen y que para la mayoría no aporta nada a las sociedades modernas.

En su ensayo “El verbo desencarnado” Octavio Paz recuerda casos de clásicos como Góngora, que mendigó toda su vida y se le conocía por sus trampas en el juego y por estar siempre sitiado por acreedores; Quevedo, con varia fortuna, terminó entregado a la política; y Alarcón se refugió en la alta burocracia. Paz subraya además que los poetas empezaron a sufrir desde que desaparecieron los mecenas, “porque la poesía no se cotiza, no es un valor que puede transformarse en dinero como la pintura”.

De hecho, creo que el primer autor que habló en serio de una industria de la poesía fue el inquieto Giovanni Papini. Después de reflexionar sobre ese género literario, tan popular y tan difícil de vender, el escritor italiano concluyó que el hombre no puede prescindir de ese “opio verbal” que se origina y vive dentro de cada uno de nosotros.

De acuerdo con Papini, nadie había pensado “en organizar de un modo racional la fabricación de versos. Ha sido siempre dejado al capricho de la anarquía personal. La razón de esta negligencia se halla, probablemente, en el hecho de que una industria poética, aunque floreciente, daría beneficios bastante modestos (...)”.

Eso explica que “Diosas de la yuca” tampoco sea un poemario para ventas populares; primero por lo difícil de comercializar la poesía, y segundo porque en el contexto en que está escrito este poemario se pretende conquistar lectores sabihondos o con un mínimo de conocimiento de nuestra historia aborigen.

No debo concluir sin destacar que la madurez de este libro está en el verbo, en la imaginería, en la metáfora concienzuda y en la sorpresa; porque el poeta debe sorprender en cada poema, debe inventar mundos textuales o inventarse a sí mismo en cada verso y fundar si se quiere un pensamiento filosófico de la vida y de la razón de ser.

Sin embargo, en “Diosas de la yuca” hay también algunos descuidos: redundancias (para callarnos las bocas), vocablos que desentonan con la temática (tecnicolor, glamour, cíclope cibernético) y un ordenamiento anárquico de poemas que aparentan unidad, pero en el fondo no pertenecen al mismo grupo, y es posible que ni siquiera al mismo libro.

En definitiva creo que los mitos taínos, en este caso las referencias a “Relación acerca de las antigüedades de los indios” de Fray Ramón Pané y “Diario de navegación” de Cristóbal Colón, son, digamos, “un mal necesario” que sirve de ancla para dar a “Diosas de la yuca” una aparente hondura histórica que en términos generales tiene poco que ver con esta poesía adulta de Marianela Medrano.

Otras opiniones de: José Carvajal

Paraguay sin pena ni gloriaEl pensamiento literario de RenéLa firma de René del Risco y BermúdezAntología esencial para los tontosRealidad y Premio Nacional de LiteraturaGratereaux, Mieses Burgos y BorgesAntes de Federico Henríquez GratereauxÉtica y Premio Nacional de Literatura 2017Libros RD / Mis recomendaciones 2016Pedro Henríquez Ureña bajo observaciónAntología para escapar del olvidoPoesía amorosa dominicana en el siglo 21Amoroso mundo de la poesía dominicanaUna antología ridícula para el mundoEl pecado literarioLos espacios de Pedro CamiloLiteratura y política dominicana 2016PHU y descuidos de Andrés L. MateoEsteban Torres y las ideasHaití y una novela de Matos Moquete (y 4)Haití y una novela de Matos Moquete (3)Haití y una novela de Matos Moquete (2)Haití y una novela de Matos Moquete (I)El premio de entonces, ya no es lo mismoJuan Bosch, autor de una obra infinitaJuan Bosch, autor de una obra infinitaGabriel García Márquez para dominicanosVirgilio López Azuán no hizo la tarea (3 de 3)Virgilio López Azuán no hizo la tareaLeonardo Nin, en blanco y negroConocimiento de pausa y efectoLiteratura dominicana: nota para extranjerosSergio Ramírez, dentro y fuera de NicaraguaTreinta días fuera de FacebookSiglos de luces sin aplausos ni veniasEl enemigo no soy yoCésar Zapata, más allá de lo virtualCésar Zapata entre la poesía y el cuentoPedro Henríquez Ureña con ribetes de oroUna tarea para el Ministro de CulturaPiedra filosofal de letras dominicanasDe viaje con un "eslabón perdido"Reynaldo Disla, diálogo y apartePoetas de un eslabón perdidoEl éxito ferial de Eugenio FortunatoReflectores para Tomás Castro BurdiezEl legado del mago de MacondoLa minúscula Feria de Santo Domingo2 libras de cuentos de Rafael García RomeroQue suba el telón para VirnaVenias y aplausos para Mateo MorrisonTony Raful y el compromiso con las ideasLunes de la Poesía huele a caprichoEncuentro entre ruinas colonialesMiguel Angel Fornerín y el afán de canonUna libreta llamada FacebookDominicana y los lacayos del PoderDominicana y la cooperativa del PoderChapucería millonaria en CulturaNada haitiano me es ajenoHaití debe guardar corduraDominicana y la estrangulación de salariosLa consecuencia de opinar en mi paísDominicana en una encrucijadaRihanna y la dichosa cucaracha dominicanaCartas de presentación de Miguel ColladoDominicana con el dedo en el gatilloAutores del desprecio y el olvidoSan Francisco de Macorís, otra realidadA salvo del olvido con obras reunidasAutogestión y responsabilidad literariaJosé Mármol, un poeta hereje reivindicadoR. Rodríguez Soriano con pasaporte literarioEl tristemente célebre Anthony WeinerLa inspiración errante aparece en CaliforniaLa marca de María Celeste ArrarásUn seminario: ¡Medios para todo!De paso por Librería Cuesta Adiós temprano al poeta del "esquizo"Carlos Alberto Montaner: Otra vez adiósProeza tuiter: una novela con cuentagotasHágalo rápido, pero primero hágalo bienLa economía portátil de Leonel FernándezUn desalojo anunciadoLa visita de los hombres blancosEnrique Eusebio, para la historiaMás allá de las tumbas, sin espectáculoApuntes para escritores dominicanosSicarios financieros en la islaUn diario para revivir a BorgesEl himno nacional de Miguel de CampsLibro súbito de José AcostaApócrifo de Judas IzcarioteLey de la ilusión en Ministerio de CulturaLos sueldos de León Félix Batista Los números de la Editora NacionalJosefina Báez, ¡Ay ombe!¿Qué tiene de malo?Derrotismo en Ministerio de CulturaEditora Nacional y supervivencia culturalLaboratorios de escritores dominicanosClaudio Hanley y la profanación de la muerte Viriato Sención en la eternidadTeodoro Grullón, al servicio de la VidaPanteón de héroes inútiles Un caimán envidiosoGallinero del libro dominicano en Nueva YorkDel best al bad seller: el libroMario Vargas Llosa, un Nobel explosivoGazapo en cuento de Jorge Luis BorgesCrisis de Alianza Dominicana huele a conspiraciónComplot y camisa de fuerza en Washington HeightsLluvia de piedras en Washington HeightsEfecto dominó en Washington HeightsEl conocimiento y las bestias
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados