Sábado 22 de Julio del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Luis R. Decamps R.

¿La “Era” de Leonel?

Es una pena, una verdadera pena que, por razones políticas o económicas, casi toda la sociedad dominicana haya dado consentimiento (en parte ocultando la cabeza, como el avestruz, o simplemente resignándose por los “hechos consumados”) ante el extravagante proceso de concentración de poder (específicamente en manos del doctor Leonel Fernández) que se ha estado produciendo en el país en los últimos ocho años.

En efecto, salvo honrosas excepciones, los dominicanos han reaccionado frente a la referida concentración de poder como si ignoraran sus dramáticos alcances antidemocráticos, y muchos, inclusive, lamentablemente han terminado haciendo coro con los voceros a sueldo del oficialismo u optando por asumir una postura de no indiferencia ante semejantes desmanes contra la institucionalidad.

Como se ha sugerido, el proceso de marras comenzó en el año 2007, cuando el actual presidente de la república, acaso aleccionado por la “rebelión” interna que encabezó el licenciado Danilo Medina y preocupado por las amenazas que se vertieron en su contra “soto voce”, pareció decidirse a poner en marcha una estrategia de control político e institucional que lo “blindara” de cara a las eventuales contingencias del porvenir inmediato.

La primera “piedra basal” de esa estrategia consistió en disminuir y arrinconar al danilismo dentro del PLD, y con ello dejar meridianamente establecido ante todos que el doctor Fernández (que empezó a ser llamado “Príncipe” por alabarderos y lambiscones de toda laya) era el indiscutible líder de la organización y, por añadidura, el único de sus dirigentes que podía garantizar su permanencia en el poder.

Aunque la coyuntura electoral del año 2008 en principio estaba plagada de incertidumbres para el PLD, el doctor Fernández logró consumar sus designios reeleccionistas (sobre todo porque el PRD aún no se recuperaba de los efectos políticos demoledores de la crisis financiera de 2003) con base en el uso inmoral e indiscriminado de los recursos del Estado (hasta el punto de que “desguañangó” las finanzas públicas) y en una agitación embustera de los fantasmas del pasado que en buena medida caló en la conciencia colectiva.

La victoria electoral de 2008 confirmó al doctor Fernández y sus seguidores (una cuarta parte del PLD y los restantes reclutados del agonizante PRSC) que en la política dominicana (dado su creciente pancismo) aún resultaba de gran utilidad el viejo “librito” de Balaguer: reunir fondos a través de las fabulosas comisiones generadas por las “mega obras” (y ahora también por los préstamos internacionales), usar el dinero del Presupuesto Nacional para dar “ayudas” en nombre del gobernante y sus adláteres, sostener económicamente a dirigentes y militantes a través de la nómina del Estado, y mantener un discurso público (perifoneado por medios y comunicadores amamantados con recursos del erario) de “institucionalidad”, “eficiencia”, “progreso”, “modernidad” y “pulcritud”.

(Por supuesto, dado que el repetido discurso no sólo chocaba con la realidad sino que también era constantemente desmentido por organismos supranacionales a los que no había alcanzado la increíble capacidad de soborno del peledeísmo gobernante, el formidable aparataje clientelista y desinformador fue robustecido con una cada vez más activa presencia del doctor Fernández en las actividades nacionales de la Funglode y en los foros internacionales).

Las elecciones congresuales y municipales de 2010, en las que la oposición (léase: la dirección perredeísta) fue víctima no sólo del uso apabullante de los recursos del Estado sino también de su falta de inteligencia (patente en actitudes y tratos onerosísimos con el gobierno) y de la ambición desmedida de sus integrantes (que se adjudicaron la mayoría de las candidaturas sin parar mientes en la opinión popular respaldando previamente su validación constitucional por seis años), constituyeron un eslabón decisivo en el proceso de marras: le permitieron al doctor Fernández asumir a plenitud el control del Poder Legislativo, virtualmente convirtiéndolo en un “sello gomígrafo” del Palacio Nacional..

Finalmente, en los últimos días del año pasado, apoyado en su vertical jefatura ejecutiva y en su granítica mayoría congresual (y, por supuesto, contando con la división de la oposición y la complacencia de unos poderes fácticos a los que se les garantizó “lo suyo”), el doctor Fernández logró que se eligieran incumbentes del Poder Judicial (y de las jurisdicciones electoral y de control constitucional) serviles o simplemente no ingratos a sus causas personales y políticas.

Si a ese panorama le agregamos que el doctor Fernández es desde hace algún tiempo “dueño y señor” de la Cámara de Cuentas (el órgano de contraloría y fiscalización externas del uso de los recursos públicos), de la parte inamovible del Ministerio Público (a través del Estatuto correspondiente) y de buena parte de la empleomanía estatal del porvenir inmediato (a través de la Ley de Carrera Civil y Servicio Administrativo), entonces se comprenderán las verdaderas dimensiones de su poder actual: más que “Príncipe”, es un verdadero “monarca sin corona (con las debidas disculpas al potentado peledeleísta por el saqueo al título de su libro).

La verdad es, pues, que con la reciente selección de una estructura cupular de los máximos tribunales estatales en la que el doctor Fernández tiene más que un control nominal (mayoría absoluta, calculada órgano por órgano y hombre por hombre), se completa el proceso de acumulación personal de poder que aquel (usando como instrumento a un PLD cada vez más conservador, pragmático, corrupto y antidemocrático) comenzó en el año 2007, y al margen de cualquier consideración sobre su final de película (tramoya, dirección, protagonistas y extras incluidos), con ella se ha inaugurado una nueva y peligrosa etapa política en la República Dominicana: la de los gobiernos mediatizados o “amarrados”.

Como parece que mucha gente olvidó que fue el doctor Fernández (si bien desfalcando intelectualmente a John Stuart Mill) quien afirmó, evaluando críticamente las consecuencias institucionales de la apabullante victoria electoral del PRD en las elecciones congresuales y municipales de 2002, que en la República Dominicana existía una “dictadura de la mayoría” y que eso era “potencialmente letal para el sistema democrático”, acaso no resulte ocioso recordarlo en estos momentos.

Ojalá y se comprenda a tiempo lo que la actual concentración de poderes podría eventualmente significar para la democracia y para los dominicanos (incluyendo a peledeístas y perredeísta): si no se adoptan las providencias de rigor, el próximo gobierno podría pasar “las de Caín” en el ejercicio de sus atribuciones y funciones constitucionales, casi todas previsiblemente limitables por los efectos legales y prácticos de ese desproporcionado control político que hoy atesora el doctor Fernández. En otras palabras: podríamos vivir en la “era” de Leonel sin Leonel.

Que Dios nos encuentre confesados.

(*) El autor es abogado y profesor universitario

lrdecampsr@hotmail.com

Otras opiniones de: Luis R. Decamps R.

Mis hijos y el "principio de la infracción solidaria"Percepción, política práctica e intelectualidad Joao, la bella Monica y otras "monerías" del gobiernoHumanismo, pos modernidad y valores Leonel: !Arrinconado por el gobierno!El gobierno versus Leonel: El blanco real de Felucho Odebrecht y la lucha interna en el PLD y el PRMEl raro "antiimperialismo" del doctor Ray GuevaraDanilo y el PRD: ¿Un noviazgo sin amor?Sabores y picores en el PLD de hoyAntonostalgia del PEMELa reeleccion resbala y la oposicion en babiaLa reivindicacion historica del balaguerismo Google se parece a Dios, pero no lo es...El ostracismo de Leonel: ¿Culpa o ingratitud?La robótica ultranacionalista Hipocresia y cinismo en el panorama politicoLuis Abinader ante la historia El asesinato de Indhira Ghandi Lo que nos queda: El balaguerismo Abril 1965: El capitan que tomo por asalto la gloria La rebelión del leonelismo Luis Abinader en la cresta de la ola La “tozudez” de Leonel: ¿panico en el PLD?La reeleccion: ¿Un “maco” made in PLD?La agenda “patriotica” del conservadurismo El asesinato de Mahatma Gandhi en 1948El asesinato de Gaitan y el “Bogotazo” de 1948Baches y cachivaches de la reeleccion El asesinato de Olof Palme en 1986Las tribulaciones actuales del peledeismo historico Quirino al habla y Leonel en su ordalia “Pendejadas” de la vieja educacion domestica Brincos y mimicas con la reeleccion Leonel y el legado historico de BalaguerEl PLD y la crisis del pensamiento critico Hipolito Mejia ante la historiaEl asesinato de Isaac Rabin en 1995 Vainas y sables en el PLDEl asesinato del Che Guevara en 1967Leonel: El “zóon politikón” El asesinato de Anwar El-Sadat en 1981La reeleccion: Rosas y espinas en el PLDLeonel: ¿Camino a su primera derrota?Martin Luther King: humanista integral Malcolm X: De ratero a redentor social Kennedy: El hombre y el destino El PLD, LOma Miranda y Groucho MarxAdalai Stevenson: Un demócrata olvidado Matices históricos de la política en USATransfugas y "corchos" en la era del PLDEl legado gris de la "era" del PLDEl PRD, Majluta y la "Ley de Lemas"Trujillo: la lección ignorada La Constitución, el referendo y la reelección Danilo, Leonel y al reelección Caamaño y la prepotencia del embajador Era Trujillo realmente patriota o nacionalista?La "no reelección": ¿Una engañifa institucional?Graznidos del trujillismo historico El "vicio" del poder y la tentación totalitaria La socialdemocracia sigue siendo el camino Sobre "desfases" y “cambios de paradigmas"No es comunismo sino cristianismo La hipocresía como ideología Patriotismo, nacionalismo y antihaitianismo Ni Marx ni Cristo: ¿El signo de la época?Un articulo de Balaguer Recordando la “Izquierda Democrática” La política: ¿Pasión o profesión? La "política del gran garrote" de los EEUU El atentado de 1981 contra Juan Pablo IIEl decrepito circo del ultranacionalismo Elogio de la hipocresía Danilo versus Leonel: ¿Cambio de mando en el PLD?Verdades y mentiras en el PRD de hoy El conservadurismo dominicano; en la cresta de la olaEl disparate de la "fusión" con Haití Luis Abinader: Perfiles de un liderazgo en ascensoLa prensa digital: perfiles de una revolución mediática Liberalismo y conservadurismo en la historia dominicanaLa tirria del conservadurismo contra las ONGsSu majestad, el peledeismoSi a la regularización, no al ultranacionalismo Hipocresia y cinismo en el ultranacionalismo criolloLauros y perversiones de la democraciaEl dia que Hitler escapo de la muerte El "voto preferencial": Mitos y realidades El dia que ¨mataron¨ a Lenin Secreto a voces: el PRD necesita un nuevo liderazgoEl gobierno de Danilo, la encuesta Gallup y el pobre PRDLa "doctrina Monroe" y la "Seguridad Nacional" de Estados UnidosLa miseria ideológica de los partidos De Leonel a Danilo: Breve historia de la cosmética política PRD: El derrotero suicida de la división Se cavan las trincheras en el PRD: ¿La “tesis Betancourt" o la táctica penagomista de “ir como quiera”?El gobierno "light", la culebra que no se muerde la cola y la impronta de Barrabás en el PRDBolívar, García Márquez y la subversión de la historia Derecha e izquierda en la política del siglo XXIDe Maquiavelo a Rousseau: realismo e idealismo en politicaCorea del Norte: Ritos de una extraña monarquía "comunista" Leonel, el PLD, la Barrick Gold y el perogrulloDanilo y Leonel: el desafio silenteLos “pendejos” de la guerra restauradoraEl PRD, el liberalismo histórico y la riña de los egos Liberalismo y socialismo: Otras viejas vainas de los "pendejos"“Pendejos” Y “Realistas” en la primera república La feria de la política: pinceladas históricas para pendejosLa vieja vaina del "bien común": anatomía del político pendejoDe Marx a Bosch: la "envidia" de los "pendejos" socialistasConfucio: Un "pendejo" de antes de CristoJesucristo: Pionero de la ideologia de los "pendejos"Los Trinitarios: Nuestros primeros "pendejos" y "envidiosos"Los gobiernos del PLD: Poder, "Progreso" e Impunidad¿Se necesita o no una ley orgánica para aprobar la reforma tributaria de Danilo? Las fotos de Fidel: El contramensaje de la imagen El Feliz Bautista, los zafarranchos en el PLD y el "regalito" de Leonel a Danilo¿ Presión tributaria? Enemas y vomitivos para todosEl “eterno retorno”: Lla otra cara de las “megapensiones” El viejo imperialismo: antinostalgia de otra "Era"El "ABC" de la democracia: notas para desmeroriadosDe politica y politicos: machacando ideasVincho, Leonel y otros "bultos" del gobierno de DaniloRecordando a McLuhan: recovecos de la globalizacionMercado y doctrina: La politica en la "posmodernidad"El neoliberalismo y la crisis del capitalismo globalTodo “made in PLD”: De la mediocracia a la desesperación Nuestro "mundo posideológico"Despues del “Mundo de Yalta”Los grupos en el PRD: ¿Vicio o Virtud?¡Ay, qué miedo!: El don me quiere botar del PRDLa socialdemocracia dominicana: verdades y mentirasEl antireelecionismo: Mitos y realidadesMe derrotó el Estado, pero siento orgullo de mi voto Hipolito Mejía: Un voto por el país ¿A quien le creo? Encuestas, realidades, opiniones populares y otras vainas raras en el escenario electoral dominicano Hipólito: El elegidoHipolito: el presidente que yo conocíLas elecciones dominicanas, segun BroussonetDe encuesta Gallup a “crisis” de JCE: ¿Vericuetos de la agenda de campaña del PLD?Danilo y Margarita: ¿Es cierto que “esta linda la mar”?Fernández Domínguez: De Puerto rico a la gloria Consumatum Est: Con Margarita, Leonel le gana el primer “round” a Danilo y al Comite PoliticoLas dos encuesta de “Asisa”, las bellaquería y el “riflazo” de DaniloLeonel, doña Margarita y otras piedras en el camino de DaniloLa encuesta de "Asisa", la "cuerda" de Danilo y la candidatura de Doña MargaritaEl PLD y la “recuperación” económica del paisDanilo: ¿Bajo el contrasigno de la historia? La nómina pública, los timbales palaciegos y el festin de los “Wikileaks”La Amet, el “Progreso”y otros “bultos” gubernamentales“¡Memoria contra el olvido!”: El FMI, Leonel y el dominicano común “Se Pasa la tenaza…”: Hipólito, Perogrullo y DaniloEl “chulla” latinoamericanaDanilo y el PLD: maullidos del GatopardoEl “paquetazo”, el gobierno y el pobre Danilo El conde Abraños: de política y politiquerosEl PLD frente e Hipólito: el “cuentazo” del “retroceso” Hipólito y el PLD: Mentiras viejas, Verdades nuevasLeonel; Razones y sinrazones de una “¨declinatoria” Política, realidad y artificioLos trotes postreros de la convención del PRD...Mis apuestas en la convención del PRDEl dilema de Leonel, según BroussonetHipólito, Miguel y e PRD en el análisis de BroussonetLa “descelebración” de la navidad y ptras curiosidades Jesús de Nazaret: El gestor de una nueva civilización Leonel, la reeleción y el referendoLo que viene en el PRD: Un “choque de trenes” De Trucutú al nuevo doctor Merengue: la retórica de la política "light"La tesis reeleccionista del candidato títereEl PLD, los valores y la iniciativa de la Primera DamaIdentidad, “reingeniería” y candidatura presidencial en el PRD¿Es realmente posible una nueva reforma constituciona?El Metro en los hechos: ¿Gran obra o estafa? El Comité Político del PLD: Un anacronismo¿Reelección de Leonel? Una discusión para tontos Aspavientos y zafarranchos en el PRDLa “ceremonia de la bata blanca” ¿Par qué sirve el DNPC (antiguo DEPRECO)? Luis Abinader: impresiones fugaces sobre su discurso políticoLos desplantes del PRD al liberalismo históricoHipólito Mejía: ¿como el ave fénix? “Corran, muchachos, corran…” Milagros Ortíz Bosch en las “pinceladas” de Broussonet Una luz en el caminoEl gobierno como la arepa y la ” Nueva Republica de la Barrick Gold““Tiren coño, cobardes, tiren…”Marx y Bolívar: Notas sobre una controversia histórica “SE PASA LA TENAZA…”La candidatura del desprecio “SE PASA LA TENAZA…” La canidatura de Milagros Ortiz Bosch“SE PASA LA TENAZA…”“SE PASA LA TENAZA…”¿ingenuidad y desaprensión ?“SE PASA LA TENAZA…”: Se pusieron guapitos...“SE PASA LA TENAZA…”: La queja de algunos hipolitistas“SE PASA LA TENAZA…”: ¿Hipolito entierra el hacha? “SE PASA LA TENAZA…”Requiem por la “Constitución de Leonel”Viejas perogrulladas de la táctica política La “agenda Fernández”La portentosa voz de mando del general LuperónMiguel Vargas en la cresta de la olaLa feria de la corrupciónLa verdad como “roba la gallina”: Percepción y realidad en los gobiernos del PLD
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados
Ministerio de Educación banner