Domingo 28 de Mayo del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Luis R. Decamps R.

El PLD y la “recuperación” económica del pais

A casi dos lustros de la crisis financiera que estremeció a la sociedad dominicana en el año 2003 a resultas de la quiebra fraudulenta de tres de los más importantes bancos nacionales, todavía ciertos voceros del oficialismo insisten en estrujarnos en el rostro la alegada “recuperación económica” que supuestamente se logró en el país merced a las “salvadoras medidas” adoptadas por la administración del doctor Leonel Fernández.

Más aún: con la falta de imaginación que es típica del hartazgo material ilegítimo, en estos momentos el oficialismo agita insistentemente en los medios de comunicación un spot de campaña en el que se intenta “vender” una comparación superficial y embaucadora (basada en una táctica visual y retórica de sesgo generacional) del “tiempo” en que gobernó el PRD y el “tiempo” en que ha regentado la cosa pública el PLD.

Por supuesto, en lo que atañe a tal táctica de evocación artificiosa del pasado lo primero que salta a la vista para el observador es una perogrullada: si los actuales inquilinos palaciegos todavía tienen que apelar a semejantes argumentos (que ya hieden por viejos y, además, son propios de fulleros, como se verá más adelante) para hacer proselitismo a su favor y, tangencialmente, tratar de detener el avance de su principal adversario (el ex presidente Hipólito Mejía), es obvio que están en graves aprietos desde el punto de vista de la racionalidad política y la conciencia social.

Ese aserto alcanza legitimidad, ante todo, en el hecho de que las citadas apelaciones parecen indicar que la tan cantaleteada “recuperación” constituye el “logro” nodal de la administración peledeísta, un “logro” que, por cierto, se percibe cada vez menos corpóreo y defendible ante el simple sentido común (sobre todo, por la abracadabrante situación que enfrentan los pobres y la clase media del país luego de los tres últimos “desguañangues” electoreros de nuestra economía y la falta de austeridad gubernamental ante la crisis financiera mundial) a la luz de sus únicos soportes reales: los indicadores macroeconómicos del Banco Central, ya sólo creíbles para quienes tienen necesidad de creerlos por razones de conveniencia grupal, corporativa o individual.

Ahora bien, ¿es real, tangible y está “fuera de toda duda razonable” semejante “logro”? ¿El mejoramiento de la economía dominicana de los años posteriores a la crisis financiera del 2003 puede genuinamente ser reclamado por el PLD como producto de su accionar gubernamental y de algún cambio sustancial de política económica? La verdad es que, si prescindimos de los ahuecados ecos de la divulgación politiquera y nos atenemos a los hechos, la respuesta a estas interrogantes tiene que distar mucho de la afirmativa.

En abono de esas consideraciones, vale la pena recordar que en la economía, en general, los ciclos históricos aparentan desempeñar un rol preponderante (no soslayando, naturalmente, los efectos de las políticas gubernamentales al tenor), pues la humanidad, sin importar las ideologías ni los partidos, ha atravesado alternativamente por épocas de crisis, de recuperación y de prosperidad. Se trata, conforme se puede colegir del análisis retrospectivo de las grandes depresiones financieras nacionales o internacionales, de tendencias históricas más o menos definidas, al margen de cualquier discusión de fondo sobre las causas que las han originado. Hasta Carlos Marx, que fue tan intransigentemente crítico con todo análisis que no se fundamentara en la “base material tangible” de los hechos, habló de esas “crisis cíclicas del capitalismo” y nos legó casi una teoría sobre el azar como “categoría histórica”.

Es más: la historia registra, en el mismo sentido, la patética ocurrencia de que los mismos líderes que en un período dado han conducido a sus naciones a la prosperidad, luego (aplicando políticas similares o distintas) han terminado fracasando por efecto de las realidades de un nuevo ciclo, realidades que pueden depender o no de factores nacionales. Los ejemplos sobran al respecto: Jean Batiste Colbert, Winston Churchill, Conrad Adenauer, Charles de Gaulle, Francisco Franco, Felipe González, Margaret Teacher, Joaquín Balaguer, etcétera, en alguna época considerados “magos” del manejo de los “negocios” estatales, resultaron luego malmirados o echados del poder por los efectos devastadores de las crisis cíclicas de la economía.

Claro, hay que insistir, para evitar malas interpretaciones, en algo que anteriormente apenas se insinuó: no es que el conocimiento, la experticia, el sentido práctico o el talento no influyan. Obviamente, la economía de un país no puede ser conducida por estúpidos, ilusos o incompetentes; por el contrario, debe ser manejada por gente con credenciales académicas, experiencia y suficiente sentido común. Pero, con raras excepciones, esa ha sido la regla: los gobernantes reclutan a los “cerebros” económicos de su sociedad y se rodean de “cabezas bien amuebladas”. Y éstos, en determinadas épocas y circunstancias, pueden resultar doblegados por realidades inmanejables, y fracasan estrepitosamente. Goethe advertía a su modo la cuestión subyacente: “Toda teoría es gris, caro amigo, y verde el árbol de oro de la vida”.

En el caso de la República Dominicana, la crisis del año 2003, como ha sido reconocido ya por todo el que tiene “dos dedos de frente”, se debió esencialmente a la quiebra fraudulenta de varias entidades bancarias (lo que obligó al Estado, en prevención de un contagio del resto del sistema o “efecto dominó”, a aplicar un “salvataje” que nos costó casi el 20 por ciento del PIB, con sus inevitables secuelas devaluatorias e inflacionarias), aunque también influyeron en su nacimiento y desarrollo otros factores de importancia correlativa: la deficiencia de los controles estatales en el sector bancario durante más de 15 años, el “choque” petrolero del año 2000, los efectos financieros de los acontecimientos del 11 de septiembre de 2001, la manipulación política de la catastrófica realidad creada por la crisis, el maridaje de algunas autoridades con grupos de la banca y, desde luego, los errores de bulto de algunos funcionarios actuantes.

(En beneficio de las autoridades del área, empero, hay que consignar que era la primera vez que se encaraba en el país un fenómeno de esa magnitud, y que en general se comportaron a la altura de las circunstancias, pues actuaron con valentía y responsabilidad adoptando las providencias de rigor: mantuvieron informado al país tratando de infundir confianza en los agentes económicos, y finalmente abrieron una voluminosa emisión de Certificados de Inversión del Banco Central acompañada de un aumento de la tasa de interés para tratar de recoger la sobreliquidez creada en la economía por la mencionado “salvataje”. Eso era, ni más ni menos, lo que recomendaba el “librito”, y se hizo con la asesoría de los técnicos del FMI, del BM y del BID).



Desde luego, no se debe olvidar que la oposición política de la época, encabezada por el doctor Leonel Fernández, luego de atribuir la crisis a la supuesta “ineptitud” del gobierno del presidente Mejía (es decir, no a los banqueros que luego la Suprema Corte de Justicia condenó por múltiples maniobras fraudulentas e ilícitos penales), criticó acerbamente las medidas mencionadas, pero sin atreverse a sugerir lo contrario (esto es, que no se “salvara” a los depositantes e inversionistas de los bancos quebrados más allá de lo que decía la ley). La razón de este silencio al respecto era obvia: cientos de miles de dominicanos votantes y entidades públicas y privadas perderían sus ahorros o depósitos (no sólo en los bancos quebrados sino también en las asociaciones mutualistas y en los fondos de pensiones, que tenían parte de sus recursos en aquellos), incluyendo, por cierto, a la Fundación Global Democracia y Desarrollo (FUNGLODE).

Todavía hoy, ocho años después de aquellos dramáticos acontecimientos, se escucha de tarde en tarde a algún comentarista de pacotilla referirse al pretendido “mal manejo” que el gobierno de Mejía le dio la crisis de referencia. Sin embargo, la mejor respuesta siempre han sido los hechos mismos: se mantuvo la estabilidad política, no hubo quiebra sistémica de bancos, y las medidas adoptadas (harto dolorosas y agobiantes para la mayoría de los dominicanos) al cabo de unos meses estaban dando los resultados esperados en términos de estabilización de la economía. Estas medidas fueron tan efectivas que el nuevo gobierno de Fernández no le quitó ni agregó nada: las siguió aplicando impertérritamente.

Esa es la razón nodal por la que el autor de estas líneas ha entrecomillado la recuperación de nuestra economía que se le atribuye al gobierno del PLD.

En honor a la verdad, no ha habido tal “recuperación”: no retornamos a la situación anterior a los eventos mencionados, y el que lo dude que se lo pregunte a un ama de casa dominicana. Lo de hoy sólo es “recuperación” con respecto al momento cenital de la crisis del año 2003, pues en relación con las épocas anteriores lo que ha habido es depresión económica, deterioro de las condiciones de vida y aumento de la pobreza. Inclusive, aún en el caso de que aceptáramos la existencia de tal “recuperación”, ella se produjo gracias a las medidas adoptadas por el gobierno de Mejía y continuadas por su sustituto. ¿A quién, pues, debería atribuírsele la “recuperación”, si es que la hubo? Que cada quien se responda según los dictados de su propia conciencia…

(*) El autor es abogado y profesor universitario

lrdecampsr@hotmail.com

Otras opiniones de: Luis R. Decamps R.

Mis hijos y el "principio de la infracción solidaria"Percepción, política práctica e intelectualidad Joao, la bella Monica y otras "monerías" del gobiernoHumanismo, pos modernidad y valores Leonel: !Arrinconado por el gobierno!El gobierno versus Leonel: El blanco real de Felucho Odebrecht y la lucha interna en el PLD y el PRMEl raro "antiimperialismo" del doctor Ray GuevaraDanilo y el PRD: ¿Un noviazgo sin amor?Sabores y picores en el PLD de hoyAntonostalgia del PEMELa reeleccion resbala y la oposicion en babiaLa reivindicacion historica del balaguerismo Google se parece a Dios, pero no lo es...El ostracismo de Leonel: ¿Culpa o ingratitud?La robótica ultranacionalista Hipocresia y cinismo en el panorama politicoLuis Abinader ante la historia El asesinato de Indhira Ghandi Lo que nos queda: El balaguerismo Abril 1965: El capitan que tomo por asalto la gloria La rebelión del leonelismo Luis Abinader en la cresta de la ola La “tozudez” de Leonel: ¿panico en el PLD?La reeleccion: ¿Un “maco” made in PLD?La agenda “patriotica” del conservadurismo El asesinato de Mahatma Gandhi en 1948El asesinato de Gaitan y el “Bogotazo” de 1948Baches y cachivaches de la reeleccion El asesinato de Olof Palme en 1986Las tribulaciones actuales del peledeismo historico Quirino al habla y Leonel en su ordalia “Pendejadas” de la vieja educacion domestica Brincos y mimicas con la reeleccion Leonel y el legado historico de BalaguerEl PLD y la crisis del pensamiento critico Hipolito Mejia ante la historiaEl asesinato de Isaac Rabin en 1995 Vainas y sables en el PLDEl asesinato del Che Guevara en 1967Leonel: El “zóon politikón” El asesinato de Anwar El-Sadat en 1981La reeleccion: Rosas y espinas en el PLDLeonel: ¿Camino a su primera derrota?Martin Luther King: humanista integral Malcolm X: De ratero a redentor social Kennedy: El hombre y el destino El PLD, LOma Miranda y Groucho MarxAdalai Stevenson: Un demócrata olvidado Matices históricos de la política en USATransfugas y "corchos" en la era del PLDEl legado gris de la "era" del PLDEl PRD, Majluta y la "Ley de Lemas"Trujillo: la lección ignorada La Constitución, el referendo y la reelección Danilo, Leonel y al reelección Caamaño y la prepotencia del embajador Era Trujillo realmente patriota o nacionalista?La "no reelección": ¿Una engañifa institucional?Graznidos del trujillismo historico El "vicio" del poder y la tentación totalitaria La socialdemocracia sigue siendo el camino Sobre "desfases" y “cambios de paradigmas"No es comunismo sino cristianismo La hipocresía como ideología Patriotismo, nacionalismo y antihaitianismo Ni Marx ni Cristo: ¿El signo de la época?Un articulo de Balaguer Recordando la “Izquierda Democrática” La política: ¿Pasión o profesión? La "política del gran garrote" de los EEUU El atentado de 1981 contra Juan Pablo IIEl decrepito circo del ultranacionalismo Elogio de la hipocresía Danilo versus Leonel: ¿Cambio de mando en el PLD?Verdades y mentiras en el PRD de hoy El conservadurismo dominicano; en la cresta de la olaEl disparate de la "fusión" con Haití Luis Abinader: Perfiles de un liderazgo en ascensoLa prensa digital: perfiles de una revolución mediática Liberalismo y conservadurismo en la historia dominicanaLa tirria del conservadurismo contra las ONGsSu majestad, el peledeismoSi a la regularización, no al ultranacionalismo Hipocresia y cinismo en el ultranacionalismo criolloLauros y perversiones de la democraciaEl dia que Hitler escapo de la muerte El "voto preferencial": Mitos y realidades El dia que ¨mataron¨ a Lenin Secreto a voces: el PRD necesita un nuevo liderazgoEl gobierno de Danilo, la encuesta Gallup y el pobre PRDLa "doctrina Monroe" y la "Seguridad Nacional" de Estados UnidosLa miseria ideológica de los partidos De Leonel a Danilo: Breve historia de la cosmética política PRD: El derrotero suicida de la división Se cavan las trincheras en el PRD: ¿La “tesis Betancourt" o la táctica penagomista de “ir como quiera”?El gobierno "light", la culebra que no se muerde la cola y la impronta de Barrabás en el PRDBolívar, García Márquez y la subversión de la historia Derecha e izquierda en la política del siglo XXIDe Maquiavelo a Rousseau: realismo e idealismo en politicaCorea del Norte: Ritos de una extraña monarquía "comunista" Leonel, el PLD, la Barrick Gold y el perogrulloDanilo y Leonel: el desafio silenteLos “pendejos” de la guerra restauradoraEl PRD, el liberalismo histórico y la riña de los egos Liberalismo y socialismo: Otras viejas vainas de los "pendejos"“Pendejos” Y “Realistas” en la primera república La feria de la política: pinceladas históricas para pendejosLa vieja vaina del "bien común": anatomía del político pendejoDe Marx a Bosch: la "envidia" de los "pendejos" socialistasConfucio: Un "pendejo" de antes de CristoJesucristo: Pionero de la ideologia de los "pendejos"Los Trinitarios: Nuestros primeros "pendejos" y "envidiosos"Los gobiernos del PLD: Poder, "Progreso" e Impunidad¿Se necesita o no una ley orgánica para aprobar la reforma tributaria de Danilo? Las fotos de Fidel: El contramensaje de la imagen El Feliz Bautista, los zafarranchos en el PLD y el "regalito" de Leonel a Danilo¿ Presión tributaria? Enemas y vomitivos para todosEl “eterno retorno”: Lla otra cara de las “megapensiones” El viejo imperialismo: antinostalgia de otra "Era"El "ABC" de la democracia: notas para desmeroriadosDe politica y politicos: machacando ideasVincho, Leonel y otros "bultos" del gobierno de DaniloRecordando a McLuhan: recovecos de la globalizacionMercado y doctrina: La politica en la "posmodernidad"El neoliberalismo y la crisis del capitalismo globalTodo “made in PLD”: De la mediocracia a la desesperación Nuestro "mundo posideológico"Despues del “Mundo de Yalta”Los grupos en el PRD: ¿Vicio o Virtud?¡Ay, qué miedo!: El don me quiere botar del PRDLa socialdemocracia dominicana: verdades y mentirasEl antireelecionismo: Mitos y realidadesMe derrotó el Estado, pero siento orgullo de mi voto Hipolito Mejía: Un voto por el país ¿A quien le creo? Encuestas, realidades, opiniones populares y otras vainas raras en el escenario electoral dominicano Hipólito: El elegidoHipolito: el presidente que yo conocíLas elecciones dominicanas, segun Broussonet¿La “Era” de Leonel? De encuesta Gallup a “crisis” de JCE: ¿Vericuetos de la agenda de campaña del PLD?Danilo y Margarita: ¿Es cierto que “esta linda la mar”?Fernández Domínguez: De Puerto rico a la gloria Consumatum Est: Con Margarita, Leonel le gana el primer “round” a Danilo y al Comite PoliticoLas dos encuesta de “Asisa”, las bellaquería y el “riflazo” de DaniloLeonel, doña Margarita y otras piedras en el camino de DaniloLa encuesta de "Asisa", la "cuerda" de Danilo y la candidatura de Doña MargaritaDanilo: ¿Bajo el contrasigno de la historia? La nómina pública, los timbales palaciegos y el festin de los “Wikileaks”La Amet, el “Progreso”y otros “bultos” gubernamentales“¡Memoria contra el olvido!”: El FMI, Leonel y el dominicano común “Se Pasa la tenaza…”: Hipólito, Perogrullo y DaniloEl “chulla” latinoamericanaDanilo y el PLD: maullidos del GatopardoEl “paquetazo”, el gobierno y el pobre Danilo El conde Abraños: de política y politiquerosEl PLD frente e Hipólito: el “cuentazo” del “retroceso” Hipólito y el PLD: Mentiras viejas, Verdades nuevasLeonel; Razones y sinrazones de una “¨declinatoria” Política, realidad y artificioLos trotes postreros de la convención del PRD...Mis apuestas en la convención del PRDEl dilema de Leonel, según BroussonetHipólito, Miguel y e PRD en el análisis de BroussonetLa “descelebración” de la navidad y ptras curiosidades Jesús de Nazaret: El gestor de una nueva civilización Leonel, la reeleción y el referendoLo que viene en el PRD: Un “choque de trenes” De Trucutú al nuevo doctor Merengue: la retórica de la política "light"La tesis reeleccionista del candidato títereEl PLD, los valores y la iniciativa de la Primera DamaIdentidad, “reingeniería” y candidatura presidencial en el PRD¿Es realmente posible una nueva reforma constituciona?El Metro en los hechos: ¿Gran obra o estafa? El Comité Político del PLD: Un anacronismo¿Reelección de Leonel? Una discusión para tontos Aspavientos y zafarranchos en el PRDLa “ceremonia de la bata blanca” ¿Par qué sirve el DNPC (antiguo DEPRECO)? Luis Abinader: impresiones fugaces sobre su discurso políticoLos desplantes del PRD al liberalismo históricoHipólito Mejía: ¿como el ave fénix? “Corran, muchachos, corran…” Milagros Ortíz Bosch en las “pinceladas” de Broussonet Una luz en el caminoEl gobierno como la arepa y la ” Nueva Republica de la Barrick Gold““Tiren coño, cobardes, tiren…”Marx y Bolívar: Notas sobre una controversia histórica “SE PASA LA TENAZA…”La candidatura del desprecio “SE PASA LA TENAZA…” La canidatura de Milagros Ortiz Bosch“SE PASA LA TENAZA…”“SE PASA LA TENAZA…”¿ingenuidad y desaprensión ?“SE PASA LA TENAZA…”: Se pusieron guapitos...“SE PASA LA TENAZA…”: La queja de algunos hipolitistas“SE PASA LA TENAZA…”: ¿Hipolito entierra el hacha? “SE PASA LA TENAZA…”Requiem por la “Constitución de Leonel”Viejas perogrulladas de la táctica política La “agenda Fernández”La portentosa voz de mando del general LuperónMiguel Vargas en la cresta de la olaLa feria de la corrupciónLa verdad como “roba la gallina”: Percepción y realidad en los gobiernos del PLD
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados