Sábado 27 de Mayo del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Luis R. Decamps R.

Danilo: ¿Bajo el contrasigno de la historia?

El licenciado Danilo Medina, auscultado al margen de toda pasión política, es uno de los menos zarandeados dirigentes del PLD, pues su conducta personal y política, hasta el momento y mientras no haya prueba en contrario, sólo presenta los lunares que deja inevitablemente la cercanía o la simple colusión con un gobierno tan éticamente pútrido e ineficiente como el actual.

Más aún: el candidato presidencial del PLD, concomitantemente, se ha proyectado en el escenario nacional como uno de los dominicanos mejor preparados y situados para gobernar, y sea esto verdadero o no (pues únicamente se sabrá a ciencia cierta si logra terciarse la banda presidencial) constituye de por sí un reconocimiento social envidiable para cualquier ser humano, y muy especialmente si éste es parte del a veces turbio entramado de la política.

En efecto, con una imagen de hombre honesto a pesar de ser peledeísta, dueño de un buen discurso sin ser un gran orador, portaestandarte de una apuesta programática interesantísima sin ser ideólogo ni estadista de fuste, y hasta con una aureola de político sensible sin exhibir raíces populares ni referencias reivindicadoras claras en su accionar dirigente, el licenciado Medina está actualmente colocado entre los presidenciables con mayores credenciales y posibilidades de cara a las elecciones del año venidero.

Sin embargo, en honor a la verdad y para su desventura, el reputado líder de una de las dos facciones fundamentales del peledeísmo, si nos atenemos a lo que ha sido su historial como aspirante presidencial y a la realidad nacional de hoy en lo atinente a las predilecciones electorales, parece estar marcado por un sino muy singular: cuantas veces ha asumido o intentado asumir la candidatura sustantiva del PLD ha debido encararse con escollos de dimensiones infranqueables o colosales.

Como habrá de recordarse, en el año 2000 el actual abanderado electoral peledeísta, armado también con un magnífico discurso y escudado tras el liderazgo aún sin plena definición del doctor Leonel Fernández, encarnó infructuosamente las aspiraciones de su partido de mantenerse en el poder en un momento histórico en que la gente se sentía frustrada por las ejecutorias gubernamentales del PLD y, al mismo tiempo, estaba hastiada de las recurrentes cruzadas anti perredeistas de la vieja caverna política del país.

(Bueno, talvez debamos ser más específicos: es cierto que en año citado el PLD -algo más del 25% de los votos- y sus aliados del conservadurismo vernáculo -alrededor del 24%- fueron apabullantemente derrotados en términos políticos y electorales por el ingeniero Hipólito Mejía -48.98%-, un dirigente perredeísta de carisma personal y capacidad de sintonía con el pueblo que desbordan los límites de su propia organización, pero también es verdad que la principal antagonista de la candidatura peledeísta era de otra naturaleza: la Historia, que siempre es implacable con los que desafían sus irrepresables corrientes o se ubican en la “acera del frente” con relación a su signo epocal).



En el año 2007, teniendo como telón de fondo al proceso electoral del año siguiente, el licenciado Medina, entendiendo que ese era su “tiempo” (la consigna de campaña que adoptó era reveladora de su consideración al tenor: “¡Ahora es!”), se enfrentó al doctor Leonel Fernández (hasta la época casi su alter ego en la estructura del PLD y en el Palacio Nacional), y a pesar de que todo indicaba que se trataba de un “momentum propicio” para sus aspiraciones presidenciales (dado que la oposición lucía timorata y dividida a resultas de la “resaca” de las dos elecciones precedentes, y el peledeísmo gobernante aún gozaba de cierta credibilidad), a la postre fue víctima de una desconsiderada campaña interna de depredación política en la que no se paró mientes para usar contra él la poderosa logística gubernamental. Lo que ocurrió, en términos prácticos, lo dijo el propio licenciado Medina con inusitada sinceridad e inocultable amargura: “El Estado me derrotó”.

Ahora, mirando hacia las elecciones del año venidero, el licenciado Medina ha sido favorecido por el hecho de que la Constitución le prohíbe al doctor Fernández aspirar a la reelección (desde luego, muy a contrapelo de los íntimos deseos de éste, que hasta el último momento trató de convencer a los dominicanos de lo contrario), y la candidatura presidencial le ha caído en las manos casi por gravedad (nadie pudo en el PLD orquestar una opción interior verdaderamente competitiva frente a él), pero nuevamente las circunstancias históricas tienden a operar febrilmente en su desmedro: el partido que lo postula luce debilitado y desmoralizado; el presidente Fernández no acaba de convencerse de que una victoria suya sea favorable para los planes de regreso que prefigura en el 2016; el electorado peledeísta está frustrado y escéptico; y en el pueblo dominicano hay en erupción un verdadero volcán de rabia y aborrecimiento contra el gobierno… En suma: las corrientes de la Historia aparentan obrar a favor del cambio político, y el licenciado Medina, a ojos vista, no representa ni por asomo esta última tendencia política y factual.

La verdad es, pues, que el candidato peledeísta, guardadas las diferencias de tiempo, espacio y circunstancias (e inclusive más allá de lo que se ha afirmado respecto al abrumador descrédito del régimen peledeísta y a la “tirria” social que actualmente se percibe contra sus funcionarios), una vez más tiene la mala fortuna de encabezar una opción electoral absoluta y totalmente ubicada de espaldas a la Historia: representa a las fuerzas sociales, la racionalidad política, el estilo de gobierno, el equipo dirigente y el modelo económico que el devenir reclama excluir de la conducción estatal so pena de seguir pavimentado el camino para precipitar a la nación hacia un abismo situacional de imprevisibles consecuencias.

En cambio, diferente, muy diferente es el caso del ex presidente Hipólito Mejía, quien comenzó su accionar de líder con proyecciones nacionales en 1990 al lado del doctor José Francisco Peña Gómez como compañero de boleta, en el 2000 resultó victorioso en un proceso electoral en el que se enfrentó no sólo al licenciado Medina sino también al doctor Joaquín Balaguer, fue candidato a la reelección en el año 2004 y obtuvo casi un 33 por ciento de la votación en medio de circunstancias dramáticamente adversas, y entre 2009 y 2010 protagonizó un espectacular retorno político (caracterizado por un meteórico ascenso en el favor partidario y popular) que lo condujo a ganar la candidatura presidencial de su organización en el año en curso y, posteriormente, a posicionarse como el puntero en las preferencias electorales para las próximas elecciones… Al ex presidente Mejía nada ni nadie le han regalado ninguna candidatura presidencial: siempre la ha obtenido con base en su trabajo tesonero, sus habilidades políticas y sus singulares condiciones como individuo y como líder.

Todo eso es lo “tangible”, lo concreto, lo que se percibe y lo que se siente en estos instantes en el panorama nacional (a despecho de las ridículas y extemporáneas evocaciones al pasado que hace la publicidad oficialista para tratar de desmeritar la opción presidencial del ex presidente Mejía), y será muy difícil (por no decir imposible) que algo de eso cambie en los próximos once meses aunque los peledeístas resuciten al doctor Joseph Goebbels y lo designen asesor de campaña, persistan en su ya inveterada manía de hacer uso de “los millones de Chanflán” para tratar de doblegar voluntades, o pongan una vez más el Estado al servicio de su boleta electoral… La cuestión, a la larga, es más que simple: la mayoría de los dominicanos están hartos del gobierno del PLD, y desdichadamente su continuidad, como contrasigno de la Historia, es lo que representa actualmente el licenciado Danilo Medina.

(*) El autor es abogado y profesor universitario. Reside en Santo Domingo.

lrdecampsr@hotmail.com

Otras opiniones de: Luis R. Decamps R.

Mis hijos y el "principio de la infracción solidaria"Percepción, política práctica e intelectualidad Joao, la bella Monica y otras "monerías" del gobiernoHumanismo, pos modernidad y valores Leonel: !Arrinconado por el gobierno!El gobierno versus Leonel: El blanco real de Felucho Odebrecht y la lucha interna en el PLD y el PRMEl raro "antiimperialismo" del doctor Ray GuevaraDanilo y el PRD: ¿Un noviazgo sin amor?Sabores y picores en el PLD de hoyAntonostalgia del PEMELa reeleccion resbala y la oposicion en babiaLa reivindicacion historica del balaguerismo Google se parece a Dios, pero no lo es...El ostracismo de Leonel: ¿Culpa o ingratitud?La robótica ultranacionalista Hipocresia y cinismo en el panorama politicoLuis Abinader ante la historia El asesinato de Indhira Ghandi Lo que nos queda: El balaguerismo Abril 1965: El capitan que tomo por asalto la gloria La rebelión del leonelismo Luis Abinader en la cresta de la ola La “tozudez” de Leonel: ¿panico en el PLD?La reeleccion: ¿Un “maco” made in PLD?La agenda “patriotica” del conservadurismo El asesinato de Mahatma Gandhi en 1948El asesinato de Gaitan y el “Bogotazo” de 1948Baches y cachivaches de la reeleccion El asesinato de Olof Palme en 1986Las tribulaciones actuales del peledeismo historico Quirino al habla y Leonel en su ordalia “Pendejadas” de la vieja educacion domestica Brincos y mimicas con la reeleccion Leonel y el legado historico de BalaguerEl PLD y la crisis del pensamiento critico Hipolito Mejia ante la historiaEl asesinato de Isaac Rabin en 1995 Vainas y sables en el PLDEl asesinato del Che Guevara en 1967Leonel: El “zóon politikón” El asesinato de Anwar El-Sadat en 1981La reeleccion: Rosas y espinas en el PLDLeonel: ¿Camino a su primera derrota?Martin Luther King: humanista integral Malcolm X: De ratero a redentor social Kennedy: El hombre y el destino El PLD, LOma Miranda y Groucho MarxAdalai Stevenson: Un demócrata olvidado Matices históricos de la política en USATransfugas y "corchos" en la era del PLDEl legado gris de la "era" del PLDEl PRD, Majluta y la "Ley de Lemas"Trujillo: la lección ignorada La Constitución, el referendo y la reelección Danilo, Leonel y al reelección Caamaño y la prepotencia del embajador Era Trujillo realmente patriota o nacionalista?La "no reelección": ¿Una engañifa institucional?Graznidos del trujillismo historico El "vicio" del poder y la tentación totalitaria La socialdemocracia sigue siendo el camino Sobre "desfases" y “cambios de paradigmas"No es comunismo sino cristianismo La hipocresía como ideología Patriotismo, nacionalismo y antihaitianismo Ni Marx ni Cristo: ¿El signo de la época?Un articulo de Balaguer Recordando la “Izquierda Democrática” La política: ¿Pasión o profesión? La "política del gran garrote" de los EEUU El atentado de 1981 contra Juan Pablo IIEl decrepito circo del ultranacionalismo Elogio de la hipocresía Danilo versus Leonel: ¿Cambio de mando en el PLD?Verdades y mentiras en el PRD de hoy El conservadurismo dominicano; en la cresta de la olaEl disparate de la "fusión" con Haití Luis Abinader: Perfiles de un liderazgo en ascensoLa prensa digital: perfiles de una revolución mediática Liberalismo y conservadurismo en la historia dominicanaLa tirria del conservadurismo contra las ONGsSu majestad, el peledeismoSi a la regularización, no al ultranacionalismo Hipocresia y cinismo en el ultranacionalismo criolloLauros y perversiones de la democraciaEl dia que Hitler escapo de la muerte El "voto preferencial": Mitos y realidades El dia que ¨mataron¨ a Lenin Secreto a voces: el PRD necesita un nuevo liderazgoEl gobierno de Danilo, la encuesta Gallup y el pobre PRDLa "doctrina Monroe" y la "Seguridad Nacional" de Estados UnidosLa miseria ideológica de los partidos De Leonel a Danilo: Breve historia de la cosmética política PRD: El derrotero suicida de la división Se cavan las trincheras en el PRD: ¿La “tesis Betancourt" o la táctica penagomista de “ir como quiera”?El gobierno "light", la culebra que no se muerde la cola y la impronta de Barrabás en el PRDBolívar, García Márquez y la subversión de la historia Derecha e izquierda en la política del siglo XXIDe Maquiavelo a Rousseau: realismo e idealismo en politicaCorea del Norte: Ritos de una extraña monarquía "comunista" Leonel, el PLD, la Barrick Gold y el perogrulloDanilo y Leonel: el desafio silenteLos “pendejos” de la guerra restauradoraEl PRD, el liberalismo histórico y la riña de los egos Liberalismo y socialismo: Otras viejas vainas de los "pendejos"“Pendejos” Y “Realistas” en la primera república La feria de la política: pinceladas históricas para pendejosLa vieja vaina del "bien común": anatomía del político pendejoDe Marx a Bosch: la "envidia" de los "pendejos" socialistasConfucio: Un "pendejo" de antes de CristoJesucristo: Pionero de la ideologia de los "pendejos"Los Trinitarios: Nuestros primeros "pendejos" y "envidiosos"Los gobiernos del PLD: Poder, "Progreso" e Impunidad¿Se necesita o no una ley orgánica para aprobar la reforma tributaria de Danilo? Las fotos de Fidel: El contramensaje de la imagen El Feliz Bautista, los zafarranchos en el PLD y el "regalito" de Leonel a Danilo¿ Presión tributaria? Enemas y vomitivos para todosEl “eterno retorno”: Lla otra cara de las “megapensiones” El viejo imperialismo: antinostalgia de otra "Era"El "ABC" de la democracia: notas para desmeroriadosDe politica y politicos: machacando ideasVincho, Leonel y otros "bultos" del gobierno de DaniloRecordando a McLuhan: recovecos de la globalizacionMercado y doctrina: La politica en la "posmodernidad"El neoliberalismo y la crisis del capitalismo globalTodo “made in PLD”: De la mediocracia a la desesperación Nuestro "mundo posideológico"Despues del “Mundo de Yalta”Los grupos en el PRD: ¿Vicio o Virtud?¡Ay, qué miedo!: El don me quiere botar del PRDLa socialdemocracia dominicana: verdades y mentirasEl antireelecionismo: Mitos y realidadesMe derrotó el Estado, pero siento orgullo de mi voto Hipolito Mejía: Un voto por el país ¿A quien le creo? Encuestas, realidades, opiniones populares y otras vainas raras en el escenario electoral dominicano Hipólito: El elegidoHipolito: el presidente que yo conocíLas elecciones dominicanas, segun Broussonet¿La “Era” de Leonel? De encuesta Gallup a “crisis” de JCE: ¿Vericuetos de la agenda de campaña del PLD?Danilo y Margarita: ¿Es cierto que “esta linda la mar”?Fernández Domínguez: De Puerto rico a la gloria Consumatum Est: Con Margarita, Leonel le gana el primer “round” a Danilo y al Comite PoliticoLas dos encuesta de “Asisa”, las bellaquería y el “riflazo” de DaniloLeonel, doña Margarita y otras piedras en el camino de DaniloLa encuesta de "Asisa", la "cuerda" de Danilo y la candidatura de Doña MargaritaEl PLD y la “recuperación” económica del paisLa nómina pública, los timbales palaciegos y el festin de los “Wikileaks”La Amet, el “Progreso”y otros “bultos” gubernamentales“¡Memoria contra el olvido!”: El FMI, Leonel y el dominicano común “Se Pasa la tenaza…”: Hipólito, Perogrullo y DaniloEl “chulla” latinoamericanaDanilo y el PLD: maullidos del GatopardoEl “paquetazo”, el gobierno y el pobre Danilo El conde Abraños: de política y politiquerosEl PLD frente e Hipólito: el “cuentazo” del “retroceso” Hipólito y el PLD: Mentiras viejas, Verdades nuevasLeonel; Razones y sinrazones de una “¨declinatoria” Política, realidad y artificioLos trotes postreros de la convención del PRD...Mis apuestas en la convención del PRDEl dilema de Leonel, según BroussonetHipólito, Miguel y e PRD en el análisis de BroussonetLa “descelebración” de la navidad y ptras curiosidades Jesús de Nazaret: El gestor de una nueva civilización Leonel, la reeleción y el referendoLo que viene en el PRD: Un “choque de trenes” De Trucutú al nuevo doctor Merengue: la retórica de la política "light"La tesis reeleccionista del candidato títereEl PLD, los valores y la iniciativa de la Primera DamaIdentidad, “reingeniería” y candidatura presidencial en el PRD¿Es realmente posible una nueva reforma constituciona?El Metro en los hechos: ¿Gran obra o estafa? El Comité Político del PLD: Un anacronismo¿Reelección de Leonel? Una discusión para tontos Aspavientos y zafarranchos en el PRDLa “ceremonia de la bata blanca” ¿Par qué sirve el DNPC (antiguo DEPRECO)? Luis Abinader: impresiones fugaces sobre su discurso políticoLos desplantes del PRD al liberalismo históricoHipólito Mejía: ¿como el ave fénix? “Corran, muchachos, corran…” Milagros Ortíz Bosch en las “pinceladas” de Broussonet Una luz en el caminoEl gobierno como la arepa y la ” Nueva Republica de la Barrick Gold““Tiren coño, cobardes, tiren…”Marx y Bolívar: Notas sobre una controversia histórica “SE PASA LA TENAZA…”La candidatura del desprecio “SE PASA LA TENAZA…” La canidatura de Milagros Ortiz Bosch“SE PASA LA TENAZA…”“SE PASA LA TENAZA…”¿ingenuidad y desaprensión ?“SE PASA LA TENAZA…”: Se pusieron guapitos...“SE PASA LA TENAZA…”: La queja de algunos hipolitistas“SE PASA LA TENAZA…”: ¿Hipolito entierra el hacha? “SE PASA LA TENAZA…”Requiem por la “Constitución de Leonel”Viejas perogrulladas de la táctica política La “agenda Fernández”La portentosa voz de mando del general LuperónMiguel Vargas en la cresta de la olaLa feria de la corrupciónLa verdad como “roba la gallina”: Percepción y realidad en los gobiernos del PLD
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados