Domingo 28 de Mayo del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Luis R. Decamps R.

El “chulla” latinoamericana

Jorge Icaza Coronel (actor, cuentista, novelista y dramaturgo ecuatoriano, 1906-1978) fue considerado en su momento, junto con el boliviano Alcides Arguedas y el peruano Ciro Alegría, como “uno de los tres dioses tutelares” de la “narrativa indigenista” del siglo XX en América Latina.

Icaza, empero, aunque virtualmente hizo escuela en la ficción mayor con la publicación en 1934 de “Huasipungo” (novela desgarrante y conmovedora que, a la grupa de un estilo punzante como un estilete y depurado como un diamante, asombró a los del patio y a los de afuera), también incursionó en temas criollistas y urbanos. Sus creaciones posteriores (“En las calles”, 1935; “Cholos”, 1938; “Media vida deslumbrados”, 1942; “Huairapamuschcas”, 1948) no sólo marcaron tal andadura sino que, simultáneamente, se convirtieron en obras de verdadera consagración.

“El chulla Romero y Flores”, novela publicada en 1958, es -el arresto de cursilería preciosista es adrede- un pico reluciente de la fascinante y encrespada cordillera de los “partos literarios” de Icaza. Y no lo es simplemente en sentido referencial: de igual suerte lo es porque en esta novela Icaza persevera, con alma de radiógrafo social, en su cortante peregrinación realista, en su estilo urticante y en su ronroneo al mismo tiempo bucólico y desenfrenado.

El “chulla”, para el Ecuador de Icaza, es el espécimen común y corriente de la clase media latinoamericana (aunque no parezca tan falto de talentos ni tan continental en sus razonamientos y proyecciones fácticas), esto es, el tristemente célebre “pequeño burgués” sin prosapia que protagoniza nuestra historia cotidiana (y también, en muchos sentidos, la otra) y que ha sido caldo de cultivo para los suspicaces arrebatos de raciocinio de sociólogos, sicólogos y politólogos.

Por supuesto, el verdadero prisma de Icaza no puede ser el del “científico” de la sociedad ni mucho menos el del estudioso de la política (el disfraz enmascara, pero no liquida lo esencial). En realidad, su enfoque es puramente literario (y, por lo tanto, de “buceador en el mar de la humanidad interior”), y en esa virtud alcanza con su mirada y su buril invisible tanto los perfiles accesibles a las ciencias sociales como aquellos entornos y contornos brumosos que sólo son evidentes para los exploradores de las muchas veces foscas interioridades del alma humana. No sabemos si Icaza atesoraba esta última calidad (¿qué importa, después de todo?), pero sí parece obvio que su percepción de las circunstancias que lo circundan desborda los marcos de toda teorización mentalista y, aunque parezca discordante, de toda ordalía onírica y mesiánica.

“El chulla Romeo y Flores” es la tragedia de un ideal que, a la par, es una ambición y una obsesión. Ideal vociferante de progreso tras el holocausto cotidiano de una América del Sur pueblerina, abracadabrante y lastimera. Ambición ofuscada y alucinante de ascenso existencial que es a veces justa y a veces inicua. Todos los días, desde el alba hasta el ocaso, la vida se le enreda al “chulla” entre las manos como un personal “hilo de Ariadna”, y debe buscarle esforzadamente la punta para no quedar prisionero de su raigambre y su miseria material y emocional.

Es cierto que en la obra (y asimismo en la realidad) el “chulla” Romero y Flores (como acontece con la mayoría de los “chullas” de Latinoamérica) acaba desmoronándose como ideal y como ambición (destino fatal que se burla de fantasías y previsiones más allá de todo anhelo y toda pasión), pero es igualmente notorio que retoña como coincidencia, como lúcido discernimiento de los hechos reales y, al mismo tiempo, como pálpito inmarcesible de honda solidaridad humana.

El “chulla”, mitad Arlequín y mitad don Quijote en un escenario geográfico y político de dolorosas ilusiones de “progreso” y letales desengaños, es la encarnación viva y quejumbrosa de una esperanza que muere siéndolo y que se consuma muriendo. (El de la obra que comentamos es el primer caso, pero el de la novela de la vida puede ser el último). Y las exequias de esa esperanza, contra toda lógica y toda intuición, operan como catarsis sobre el individuo abatido por la existencia cotidiana. Porque lo otro, sin dudas, seria la nada, la simple nada, ¡la terrible nada!

En América Latina pululan los “chullas”, perogrullada aparte. Su trágica experiencia es la de los escarceos existenciales de un pueblo cunero y de medianías que insurgió a la civilización como esclavo de un pasado borrascoso y, casi indolentemente, terminó convirtiéndose en materia prima para una mecánica voraz de la historia. Pero es un pueblo relativamente uniforme, inmenso en su preterida aspiración de justicia, y que se nos presenta de lunes a domingo, en avenidas o serranías, como una única y paciente figura de paquidermo laborioso pero demasiado manso: es el pueblo subdesarrollado. De ahí que, ciertamente, en la novela de Icaza sobre toda referencia nacional.

Pero, valga la insistencia, la cotidianidad del “chulla” Romero y Flores puede ser tragedia o puede ser comedia, e incluso hasta podría devenir, por momentos, fuerza impulsora del mañana nebuloso. Atrapado entre la honestidad y la necesidad (dilema brutal que nos encara en vida y en sueño con los dioses del Olimpo y los prosélitos de Lucifer), el “chulla” Romero y Flores decide dar un brinco hacia la realidad: y cae de pie, pero mata a su ser más querido. Era un verdadero salto mortal, imperioso y sin apelación después de haber saboreado ácidamente la hipocresía inherente a toda política. ¿Cuántos latinoamericanos han podido evadir este trance vital de amor, desamor, sueños y desencuentros frente a una cotidianidad que es, al mismo tiempo, espanto y fascinación?

Y he ahí, sin embargo, el preciso “momentum” donde se origina el milagro en ciernes: viene como un extraño parpadeo de luciérnaga que parece brotar de las entrañas de la muerte. Más aún: aflora calladamente, con la mansedumbre de un rayito de luna que avanza por las rendijas de la madera podrida. Y en medio del dolor universal, cuando el cosmos parece derrumbarse sobre su cuerpo y su alma, el “chulla” Romero y Flores empieza a sentir nuevamente que se abre su horizonte vital más allá de la angustia y el abatimiento. La esperanza, la tierna esperanza, ¡la dulce y reconfortante esperanza!

En efecto, como límpida pincelada de humanidad solidaria y detrás de las penumbras providenciales -que litigan en sus entrañas con ferocidad sin igual-, avanza en su pecho y en sus sienes una lumbre que le despeja el porvenir. El “chulla”, pues, no entregará la vida: seguirá viviendo mientras muere todos los días, o tal vez mientras ríe o hace el amor, aún con la sombra de la muerte a cuestas. Es su destino, su destino de rebeldía y combate, más allá de los relámpagos que irrumpen en los entresijos de su conciencia y de toda expectativa de transformación actual o potencial.

No hay duda: en Latinoamérica, de algún modo, casi todos somos “chullas”…

(*) El autor es abogado y profesor universitario

lrdecampsr@hotmail.com

Otras opiniones de: Luis R. Decamps R.

Mis hijos y el "principio de la infracción solidaria"Percepción, política práctica e intelectualidad Joao, la bella Monica y otras "monerías" del gobiernoHumanismo, pos modernidad y valores Leonel: !Arrinconado por el gobierno!El gobierno versus Leonel: El blanco real de Felucho Odebrecht y la lucha interna en el PLD y el PRMEl raro "antiimperialismo" del doctor Ray GuevaraDanilo y el PRD: ¿Un noviazgo sin amor?Sabores y picores en el PLD de hoyAntonostalgia del PEMELa reeleccion resbala y la oposicion en babiaLa reivindicacion historica del balaguerismo Google se parece a Dios, pero no lo es...El ostracismo de Leonel: ¿Culpa o ingratitud?La robótica ultranacionalista Hipocresia y cinismo en el panorama politicoLuis Abinader ante la historia El asesinato de Indhira Ghandi Lo que nos queda: El balaguerismo Abril 1965: El capitan que tomo por asalto la gloria La rebelión del leonelismo Luis Abinader en la cresta de la ola La “tozudez” de Leonel: ¿panico en el PLD?La reeleccion: ¿Un “maco” made in PLD?La agenda “patriotica” del conservadurismo El asesinato de Mahatma Gandhi en 1948El asesinato de Gaitan y el “Bogotazo” de 1948Baches y cachivaches de la reeleccion El asesinato de Olof Palme en 1986Las tribulaciones actuales del peledeismo historico Quirino al habla y Leonel en su ordalia “Pendejadas” de la vieja educacion domestica Brincos y mimicas con la reeleccion Leonel y el legado historico de BalaguerEl PLD y la crisis del pensamiento critico Hipolito Mejia ante la historiaEl asesinato de Isaac Rabin en 1995 Vainas y sables en el PLDEl asesinato del Che Guevara en 1967Leonel: El “zóon politikón” El asesinato de Anwar El-Sadat en 1981La reeleccion: Rosas y espinas en el PLDLeonel: ¿Camino a su primera derrota?Martin Luther King: humanista integral Malcolm X: De ratero a redentor social Kennedy: El hombre y el destino El PLD, LOma Miranda y Groucho MarxAdalai Stevenson: Un demócrata olvidado Matices históricos de la política en USATransfugas y "corchos" en la era del PLDEl legado gris de la "era" del PLDEl PRD, Majluta y la "Ley de Lemas"Trujillo: la lección ignorada La Constitución, el referendo y la reelección Danilo, Leonel y al reelección Caamaño y la prepotencia del embajador Era Trujillo realmente patriota o nacionalista?La "no reelección": ¿Una engañifa institucional?Graznidos del trujillismo historico El "vicio" del poder y la tentación totalitaria La socialdemocracia sigue siendo el camino Sobre "desfases" y “cambios de paradigmas"No es comunismo sino cristianismo La hipocresía como ideología Patriotismo, nacionalismo y antihaitianismo Ni Marx ni Cristo: ¿El signo de la época?Un articulo de Balaguer Recordando la “Izquierda Democrática” La política: ¿Pasión o profesión? La "política del gran garrote" de los EEUU El atentado de 1981 contra Juan Pablo IIEl decrepito circo del ultranacionalismo Elogio de la hipocresía Danilo versus Leonel: ¿Cambio de mando en el PLD?Verdades y mentiras en el PRD de hoy El conservadurismo dominicano; en la cresta de la olaEl disparate de la "fusión" con Haití Luis Abinader: Perfiles de un liderazgo en ascensoLa prensa digital: perfiles de una revolución mediática Liberalismo y conservadurismo en la historia dominicanaLa tirria del conservadurismo contra las ONGsSu majestad, el peledeismoSi a la regularización, no al ultranacionalismo Hipocresia y cinismo en el ultranacionalismo criolloLauros y perversiones de la democraciaEl dia que Hitler escapo de la muerte El "voto preferencial": Mitos y realidades El dia que ¨mataron¨ a Lenin Secreto a voces: el PRD necesita un nuevo liderazgoEl gobierno de Danilo, la encuesta Gallup y el pobre PRDLa "doctrina Monroe" y la "Seguridad Nacional" de Estados UnidosLa miseria ideológica de los partidos De Leonel a Danilo: Breve historia de la cosmética política PRD: El derrotero suicida de la división Se cavan las trincheras en el PRD: ¿La “tesis Betancourt" o la táctica penagomista de “ir como quiera”?El gobierno "light", la culebra que no se muerde la cola y la impronta de Barrabás en el PRDBolívar, García Márquez y la subversión de la historia Derecha e izquierda en la política del siglo XXIDe Maquiavelo a Rousseau: realismo e idealismo en politicaCorea del Norte: Ritos de una extraña monarquía "comunista" Leonel, el PLD, la Barrick Gold y el perogrulloDanilo y Leonel: el desafio silenteLos “pendejos” de la guerra restauradoraEl PRD, el liberalismo histórico y la riña de los egos Liberalismo y socialismo: Otras viejas vainas de los "pendejos"“Pendejos” Y “Realistas” en la primera república La feria de la política: pinceladas históricas para pendejosLa vieja vaina del "bien común": anatomía del político pendejoDe Marx a Bosch: la "envidia" de los "pendejos" socialistasConfucio: Un "pendejo" de antes de CristoJesucristo: Pionero de la ideologia de los "pendejos"Los Trinitarios: Nuestros primeros "pendejos" y "envidiosos"Los gobiernos del PLD: Poder, "Progreso" e Impunidad¿Se necesita o no una ley orgánica para aprobar la reforma tributaria de Danilo? Las fotos de Fidel: El contramensaje de la imagen El Feliz Bautista, los zafarranchos en el PLD y el "regalito" de Leonel a Danilo¿ Presión tributaria? Enemas y vomitivos para todosEl “eterno retorno”: Lla otra cara de las “megapensiones” El viejo imperialismo: antinostalgia de otra "Era"El "ABC" de la democracia: notas para desmeroriadosDe politica y politicos: machacando ideasVincho, Leonel y otros "bultos" del gobierno de DaniloRecordando a McLuhan: recovecos de la globalizacionMercado y doctrina: La politica en la "posmodernidad"El neoliberalismo y la crisis del capitalismo globalTodo “made in PLD”: De la mediocracia a la desesperación Nuestro "mundo posideológico"Despues del “Mundo de Yalta”Los grupos en el PRD: ¿Vicio o Virtud?¡Ay, qué miedo!: El don me quiere botar del PRDLa socialdemocracia dominicana: verdades y mentirasEl antireelecionismo: Mitos y realidadesMe derrotó el Estado, pero siento orgullo de mi voto Hipolito Mejía: Un voto por el país ¿A quien le creo? Encuestas, realidades, opiniones populares y otras vainas raras en el escenario electoral dominicano Hipólito: El elegidoHipolito: el presidente que yo conocíLas elecciones dominicanas, segun Broussonet¿La “Era” de Leonel? De encuesta Gallup a “crisis” de JCE: ¿Vericuetos de la agenda de campaña del PLD?Danilo y Margarita: ¿Es cierto que “esta linda la mar”?Fernández Domínguez: De Puerto rico a la gloria Consumatum Est: Con Margarita, Leonel le gana el primer “round” a Danilo y al Comite PoliticoLas dos encuesta de “Asisa”, las bellaquería y el “riflazo” de DaniloLeonel, doña Margarita y otras piedras en el camino de DaniloLa encuesta de "Asisa", la "cuerda" de Danilo y la candidatura de Doña MargaritaEl PLD y la “recuperación” económica del paisDanilo: ¿Bajo el contrasigno de la historia? La nómina pública, los timbales palaciegos y el festin de los “Wikileaks”La Amet, el “Progreso”y otros “bultos” gubernamentales“¡Memoria contra el olvido!”: El FMI, Leonel y el dominicano común “Se Pasa la tenaza…”: Hipólito, Perogrullo y DaniloDanilo y el PLD: maullidos del GatopardoEl “paquetazo”, el gobierno y el pobre Danilo El conde Abraños: de política y politiquerosEl PLD frente e Hipólito: el “cuentazo” del “retroceso” Hipólito y el PLD: Mentiras viejas, Verdades nuevasLeonel; Razones y sinrazones de una “¨declinatoria” Política, realidad y artificioLos trotes postreros de la convención del PRD...Mis apuestas en la convención del PRDEl dilema de Leonel, según BroussonetHipólito, Miguel y e PRD en el análisis de BroussonetLa “descelebración” de la navidad y ptras curiosidades Jesús de Nazaret: El gestor de una nueva civilización Leonel, la reeleción y el referendoLo que viene en el PRD: Un “choque de trenes” De Trucutú al nuevo doctor Merengue: la retórica de la política "light"La tesis reeleccionista del candidato títereEl PLD, los valores y la iniciativa de la Primera DamaIdentidad, “reingeniería” y candidatura presidencial en el PRD¿Es realmente posible una nueva reforma constituciona?El Metro en los hechos: ¿Gran obra o estafa? El Comité Político del PLD: Un anacronismo¿Reelección de Leonel? Una discusión para tontos Aspavientos y zafarranchos en el PRDLa “ceremonia de la bata blanca” ¿Par qué sirve el DNPC (antiguo DEPRECO)? Luis Abinader: impresiones fugaces sobre su discurso políticoLos desplantes del PRD al liberalismo históricoHipólito Mejía: ¿como el ave fénix? “Corran, muchachos, corran…” Milagros Ortíz Bosch en las “pinceladas” de Broussonet Una luz en el caminoEl gobierno como la arepa y la ” Nueva Republica de la Barrick Gold““Tiren coño, cobardes, tiren…”Marx y Bolívar: Notas sobre una controversia histórica “SE PASA LA TENAZA…”La candidatura del desprecio “SE PASA LA TENAZA…” La canidatura de Milagros Ortiz Bosch“SE PASA LA TENAZA…”“SE PASA LA TENAZA…”¿ingenuidad y desaprensión ?“SE PASA LA TENAZA…”: Se pusieron guapitos...“SE PASA LA TENAZA…”: La queja de algunos hipolitistas“SE PASA LA TENAZA…”: ¿Hipolito entierra el hacha? “SE PASA LA TENAZA…”Requiem por la “Constitución de Leonel”Viejas perogrulladas de la táctica política La “agenda Fernández”La portentosa voz de mando del general LuperónMiguel Vargas en la cresta de la olaLa feria de la corrupciónLa verdad como “roba la gallina”: Percepción y realidad en los gobiernos del PLD
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados