Miercoles 29 de Marzo del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Luis R. Decamps R.

Danilo y el PLD: maullidos del Gatopardo

Giuseppe Tomasi di Lampedusa (1896-1957), narrador y ensayista italiano de muchas luces pero escasas resonancias públicas, fue quien virtualmente legó a la política, a través de una novela de telón histórico que se publicó y convirtió en un “best seller” luego de su muerte, el concepto de “gatopardismo”, tan popular entre los intelectuales latinoamericanos de las postrimerías del siglo XX que se arrimaron al pensamiento neoliberal tras desertar ruidosamente del marxismo.

El concepto de “gatopardismo”, ciertamente, resultó asumido y perfilado en la literatura política a partir de la obra titulada “El gatopardo” (traducción no muy exacta al español de la denominación original en italiano), hecha pública en 1958 después de ser reiteradamente rechazada en vida de su autor por editores e impresores, y designa en sentido amplio, dentro de la actividad partidarista, a la actitud de promover cambios (ataviados con el ropaje de “lo nuevo” y calculadamente dirigidos) para garantizar que no se modifique el “status quo” o estado general de cosas vigente.

La idea matriz, la base epistemológica y los alcances fácticos del “gatopradismo”, en tanto “saber y praxis de la política”, están resumidos en la célebre frase de uno de los personajes de la novela de referencia (Tancredi, sobrino de don Fabrizio Salina, el patriarca de una renombrada familia de la nobleza italiana) a propósito del avance de las tropas republicanas capitaneadas por Garibaldi y la inminencia de su victoria: “…Si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie”.



La nada sorpresiva elección del licenciado Danilo Medina como candidato presidencial del PLD no sólo apunta a darle configuración formal al “menú principal” que tendrá ante sí el electorado nacional para el proceso comicial del año venidero sino que, al mismo tiempo, en virtud de la peculiar naturaleza y las forzosas características de la opción partidista que representa, obliga al observador a evocar inevitablemente el fenómeno del “gatopardismo”.

(Desde luego, el fenómeno más visible del proceso electoral del 2102, aunque no parezca tan curioso, es otro: ya nadie duda de que nuevamente el PRD y el PLD monopolizarán la liza electoral, y los votantes deberán escoger entre dos candidatos de centroderecha -ambos contiguos al pragmatismo y no al doctrinarismo, pero con “acentos programáticos” distintos- postulados por dos partidos más o menos de centroizquierda que están emparentados históricamente y que, a contrapelo de la feroz beligerancia de sus querellas en los temas que se refieren específicamente a la cuestión del desarrollo humano, comparten escenarios de ascendencia social bastante colindantes).

La evocación al “gatopardismo”, por supuesto, se hace mucho más viable y lógica entre nosotros y en el momento actual, probablemente al margen de los deseos del peledeismo no leonelista situado fuera del poder, porque la propia divisa de campaña del licenciado Danilo Medina tiende a inducirla con toda la frescura del mundo (la cita no es necesariamente textual): “Corregir lo que está mal, continuar lo que está bien y hacer lo que nunca se ha hecho”. La lectura no puede ser más simple: hacer cambios para que todo siga igual. Es decir, en otras palabras: lo mismo y otras cositas más, pero con Danilo en vez de Leonel. El rastro de “gatopardismo” resulta demasiado palmario, y para fines prácticos sería como si adelantáramos el “Día de de los Santos Inocentes”, pero sin rememorar a los mártires.



En tales circunstancias, es imposible evadir la inferencia de que la posible marcha hacia el porvenir inmediato de la candidatura del licenciado Medina (un hombre, por otra parte, bastante bien preparado para gobernar y que proyecta la imagen de que tiene “luz propia” dentro del PLD) podría compararse con la indeseable y contraproducente “tareíta” diaria de Sísifo, el personaje mitológico que (dizque debido a su renuencia a desaparecer del mundo de los mortales) fue condenado a llevar eternamente rodando hacia la parte más empinada de cierta ladera una gigantesca roca que siempre terminaba precipitándose inexorablemente hacia abajo. O sea: la marcha del abanderado electoral del PLD devendría, en muchos sentidos, una labor definitivamente “cuesta arriba”.

Por lo demás, el licenciado Medina, en términos más concretos, tendrá que encararse con obstáculos de ostensible consideración: el hastío de gran parte de la sociedad dominicana ante la ya excesivamente larga administración peledeísta, la abracadabrante situación económica y social de la nación, la percepción colectiva de que los peledeístas han permitido que el país haya sido tomado por la corrupción y la inseguridad ciudadana, la vigorosa candidatura presidencial del ex presidente Hipólito Mejía y, por añadidura, la sospecha generalizada de que el presidente Leonel Fernández no está interesado en que el postulante del PLD resulte ganador en las próximas elecciones.

En adición, pues, a la natural percepción de que su candidatura es políticamente la de un “gatopardo” (la misma gente seguiría gobernando si él gana las elecciones y, por lo tanto, nada cambiaría en el país), el candidato peledeísta deberá plantarse con una serie de “handicaps” específicos (y muy del presente) ante los que ni el gobierno ni él mismo tienen respuestas inmediatas o factibles que eventualmente garanticen una “vuelta de tuerca” a su favor en la conciencia individual… Un chusco, debido al dilema casi surrealista que tiene por delante, no vacilaría en recomendarle al licenciado Medina que se apresure a tratar de contratar los servicios de don Indiana Jones, preferiblemente con el avispado Rapaz, su inefable compañerito de aventura tan amigo de lo ajeno.

(Correlativamente, el ex presidente Mejía tiene bastante expedito el camino hacia el éxito comicial: literalmente renacido de sus propias cenizas como el Ave Fénix al empuje de su extraordinario carisma personal y con un grito de guerra que simboliza, grafica e interpreta el estado de indefensión en que se siente la ciudadanía -“¡Llegó papá!”-, encarna actualmente las ansias de cambio de la sociedad dominicana, hace énfasis en puntos programáticos en los que ha fracasado la administración peledeísta, promueve una modificación radical en las prioridades gubernamentales, y oferta una postura de combate beligerante contra la corrupción y la inseguridad que tiene sus mejores referencias en su vida personal y en sus caracteres de estadista consumado).

La conciencia de las realidades precedentes es, pues, lo que hace entendible que el PLD y el gobierno (y también los seguidores del licenciado Medina que nunca han dejado de beneficiarse del erario, casi todos enquistados en los medios de comunicación) hayan estado tratando de encausar el debate político nacional en dirección al pasado (invocando repetitivamente los fantasmas de la crisis financiera de 2003, ¡ocho años después de que ellos asumieran la dirección de la cosa pública!) y el futuro (haciendo nuevas y más audaces promesas de cambio en el mejor estilo del “gatopardismo” latinoamericano)… El asunto no tiene misterio alguno: sin dudas, a los peledeístas no les conviene para nada hablar mucho del presente.

La verdad es, no obstante, que si se juzga a partir del estado de indignación, repudio y alerta generales frente al gobierno y el PLD que es perceptible hoy día en la sociedad dominicana, la conclusión no luce descaminada: al licenciado Medina, a despecho de sus merecimientos personales y de sus virtudes como político y estadista, no le resultará fácil convencer a la gente de que él no representa “más de lo mismo”… La diferencia entre maullidos y trinos, aún en la “era” mediática y clientelista del divino y nunca bien alabado peledeísmo “progresista”, sigue siendo abismal, y sólo los ahítos de idiotez o de hartazgo pudieran, con aire decididamente amanerado, no reparar en ello.

(*) El autor es abogado y profesor universitario

lrdecampsr@hotmail.com

Otras opiniones de: Luis R. Decamps R.

El gobierno versus Leonel: El blanco real de Felucho Odebrecht y la lucha interna en el PLD y el PRMEl raro "antiimperialismo" del doctor Ray GuevaraDanilo y el PRD: ¿Un noviazgo sin amor?Sabores y picores en el PLD de hoyAntonostalgia del PEMELa reeleccion resbala y la oposicion en babiaLa reivindicacion historica del balaguerismo Google se parece a Dios, pero no lo es...El ostracismo de Leonel: ¿Culpa o ingratitud?La robótica ultranacionalista Hipocresia y cinismo en el panorama politicoLuis Abinader ante la historia El asesinato de Indhira Ghandi Lo que nos queda: El balaguerismo Abril 1965: El capitan que tomo por asalto la gloria La rebelión del leonelismo Luis Abinader en la cresta de la ola La “tozudez” de Leonel: ¿panico en el PLD?La reeleccion: ¿Un “maco” made in PLD?La agenda “patriotica” del conservadurismo El asesinato de Mahatma Gandhi en 1948El asesinato de Gaitan y el “Bogotazo” de 1948Baches y cachivaches de la reeleccion El asesinato de Olof Palme en 1986Las tribulaciones actuales del peledeismo historico Quirino al habla y Leonel en su ordalia “Pendejadas” de la vieja educacion domestica Brincos y mimicas con la reeleccion Leonel y el legado historico de BalaguerEl PLD y la crisis del pensamiento critico Hipolito Mejia ante la historiaEl asesinato de Isaac Rabin en 1995 Vainas y sables en el PLDEl asesinato del Che Guevara en 1967Leonel: El “zóon politikón” El asesinato de Anwar El-Sadat en 1981La reeleccion: Rosas y espinas en el PLDLeonel: ¿Camino a su primera derrota?Martin Luther King: humanista integral Malcolm X: De ratero a redentor social Kennedy: El hombre y el destino El PLD, LOma Miranda y Groucho MarxAdalai Stevenson: Un demócrata olvidado Matices históricos de la política en USATransfugas y "corchos" en la era del PLDEl legado gris de la "era" del PLDEl PRD, Majluta y la "Ley de Lemas"Trujillo: la lección ignorada La Constitución, el referendo y la reelección Danilo, Leonel y al reelección Caamaño y la prepotencia del embajador Era Trujillo realmente patriota o nacionalista?La "no reelección": ¿Una engañifa institucional?Graznidos del trujillismo historico El "vicio" del poder y la tentación totalitaria La socialdemocracia sigue siendo el camino Sobre "desfases" y “cambios de paradigmas"No es comunismo sino cristianismo La hipocresía como ideología Patriotismo, nacionalismo y antihaitianismo Ni Marx ni Cristo: ¿El signo de la época?Un articulo de Balaguer Recordando la “Izquierda Democrática” La política: ¿Pasión o profesión? La "política del gran garrote" de los EEUU El atentado de 1981 contra Juan Pablo IIEl decrepito circo del ultranacionalismo Elogio de la hipocresía Danilo versus Leonel: ¿Cambio de mando en el PLD?Verdades y mentiras en el PRD de hoy El conservadurismo dominicano; en la cresta de la olaEl disparate de la "fusión" con Haití Luis Abinader: Perfiles de un liderazgo en ascensoLa prensa digital: perfiles de una revolución mediática Liberalismo y conservadurismo en la historia dominicanaLa tirria del conservadurismo contra las ONGsSu majestad, el peledeismoSi a la regularización, no al ultranacionalismo Hipocresia y cinismo en el ultranacionalismo criolloLauros y perversiones de la democraciaEl dia que Hitler escapo de la muerte El "voto preferencial": Mitos y realidades El dia que ¨mataron¨ a Lenin Secreto a voces: el PRD necesita un nuevo liderazgoEl gobierno de Danilo, la encuesta Gallup y el pobre PRDLa "doctrina Monroe" y la "Seguridad Nacional" de Estados UnidosLa miseria ideológica de los partidos De Leonel a Danilo: Breve historia de la cosmética política PRD: El derrotero suicida de la división Se cavan las trincheras en el PRD: ¿La “tesis Betancourt" o la táctica penagomista de “ir como quiera”?El gobierno "light", la culebra que no se muerde la cola y la impronta de Barrabás en el PRDBolívar, García Márquez y la subversión de la historia Derecha e izquierda en la política del siglo XXIDe Maquiavelo a Rousseau: realismo e idealismo en politicaCorea del Norte: Ritos de una extraña monarquía "comunista" Leonel, el PLD, la Barrick Gold y el perogrulloDanilo y Leonel: el desafio silenteLos “pendejos” de la guerra restauradoraEl PRD, el liberalismo histórico y la riña de los egos Liberalismo y socialismo: Otras viejas vainas de los "pendejos"“Pendejos” Y “Realistas” en la primera república La feria de la política: pinceladas históricas para pendejosLa vieja vaina del "bien común": anatomía del político pendejoDe Marx a Bosch: la "envidia" de los "pendejos" socialistasConfucio: Un "pendejo" de antes de CristoJesucristo: Pionero de la ideologia de los "pendejos"Los Trinitarios: Nuestros primeros "pendejos" y "envidiosos"Los gobiernos del PLD: Poder, "Progreso" e Impunidad¿Se necesita o no una ley orgánica para aprobar la reforma tributaria de Danilo? Las fotos de Fidel: El contramensaje de la imagen El Feliz Bautista, los zafarranchos en el PLD y el "regalito" de Leonel a Danilo¿ Presión tributaria? Enemas y vomitivos para todosEl “eterno retorno”: Lla otra cara de las “megapensiones” El viejo imperialismo: antinostalgia de otra "Era"El "ABC" de la democracia: notas para desmeroriadosDe politica y politicos: machacando ideasVincho, Leonel y otros "bultos" del gobierno de DaniloRecordando a McLuhan: recovecos de la globalizacionMercado y doctrina: La politica en la "posmodernidad"El neoliberalismo y la crisis del capitalismo globalTodo “made in PLD”: De la mediocracia a la desesperación Nuestro "mundo posideológico"Despues del “Mundo de Yalta”Los grupos en el PRD: ¿Vicio o Virtud?¡Ay, qué miedo!: El don me quiere botar del PRDLa socialdemocracia dominicana: verdades y mentirasEl antireelecionismo: Mitos y realidadesMe derrotó el Estado, pero siento orgullo de mi voto Hipolito Mejía: Un voto por el país ¿A quien le creo? Encuestas, realidades, opiniones populares y otras vainas raras en el escenario electoral dominicano Hipólito: El elegidoHipolito: el presidente que yo conocíLas elecciones dominicanas, segun Broussonet¿La “Era” de Leonel? De encuesta Gallup a “crisis” de JCE: ¿Vericuetos de la agenda de campaña del PLD?Danilo y Margarita: ¿Es cierto que “esta linda la mar”?Fernández Domínguez: De Puerto rico a la gloria Consumatum Est: Con Margarita, Leonel le gana el primer “round” a Danilo y al Comite PoliticoLas dos encuesta de “Asisa”, las bellaquería y el “riflazo” de DaniloLeonel, doña Margarita y otras piedras en el camino de DaniloLa encuesta de "Asisa", la "cuerda" de Danilo y la candidatura de Doña MargaritaEl PLD y la “recuperación” económica del paisDanilo: ¿Bajo el contrasigno de la historia? La nómina pública, los timbales palaciegos y el festin de los “Wikileaks”La Amet, el “Progreso”y otros “bultos” gubernamentales“¡Memoria contra el olvido!”: El FMI, Leonel y el dominicano común “Se Pasa la tenaza…”: Hipólito, Perogrullo y DaniloEl “chulla” latinoamericanaEl “paquetazo”, el gobierno y el pobre Danilo El conde Abraños: de política y politiquerosEl PLD frente e Hipólito: el “cuentazo” del “retroceso” Hipólito y el PLD: Mentiras viejas, Verdades nuevasLeonel; Razones y sinrazones de una “¨declinatoria” Política, realidad y artificioLos trotes postreros de la convención del PRD...Mis apuestas en la convención del PRDEl dilema de Leonel, según BroussonetHipólito, Miguel y e PRD en el análisis de BroussonetLa “descelebración” de la navidad y ptras curiosidades Jesús de Nazaret: El gestor de una nueva civilización Leonel, la reeleción y el referendoLo que viene en el PRD: Un “choque de trenes” De Trucutú al nuevo doctor Merengue: la retórica de la política "light"La tesis reeleccionista del candidato títereEl PLD, los valores y la iniciativa de la Primera DamaIdentidad, “reingeniería” y candidatura presidencial en el PRD¿Es realmente posible una nueva reforma constituciona?El Metro en los hechos: ¿Gran obra o estafa? El Comité Político del PLD: Un anacronismo¿Reelección de Leonel? Una discusión para tontos Aspavientos y zafarranchos en el PRDLa “ceremonia de la bata blanca” ¿Par qué sirve el DNPC (antiguo DEPRECO)? Luis Abinader: impresiones fugaces sobre su discurso políticoLos desplantes del PRD al liberalismo históricoHipólito Mejía: ¿como el ave fénix? “Corran, muchachos, corran…” Milagros Ortíz Bosch en las “pinceladas” de Broussonet Una luz en el caminoEl gobierno como la arepa y la ” Nueva Republica de la Barrick Gold““Tiren coño, cobardes, tiren…”Marx y Bolívar: Notas sobre una controversia histórica “SE PASA LA TENAZA…”La candidatura del desprecio “SE PASA LA TENAZA…” La canidatura de Milagros Ortiz Bosch“SE PASA LA TENAZA…”“SE PASA LA TENAZA…”¿ingenuidad y desaprensión ?“SE PASA LA TENAZA…”: Se pusieron guapitos...“SE PASA LA TENAZA…”: La queja de algunos hipolitistas“SE PASA LA TENAZA…”: ¿Hipolito entierra el hacha? “SE PASA LA TENAZA…”Requiem por la “Constitución de Leonel”Viejas perogrulladas de la táctica política La “agenda Fernández”La portentosa voz de mando del general LuperónMiguel Vargas en la cresta de la olaLa feria de la corrupciónLa verdad como “roba la gallina”: Percepción y realidad en los gobiernos del PLD
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados