Domingo 28 de Mayo del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Luis R. Decamps R.

El conde Abraños: de política y politiqueros

Bajo el título de “El Conde Abraños”, José María Eca de Queiroz, probablemente el más exquisito de los cultores de la novela portuguesa del siglo XIX, escribió una filípica descarnada e impiadosa -valga el énfasis casi redundante- contra la política de clientela y sus consabidos operarios.

“O conde Abranhos” (del original en portugués), en efecto, más que una obra de orfebrería e ingenio verbales destinada a darle aire de salón y cetro de honor a la sátira, más que vivo cráter literario de cuyas entrañas brota a raudales la ardiente lava del realismo crudo y el humor punzante, es una invectiva ingeniosa y penetrante dirigida a caracterizar y escarnecer a cierto tipo de político del Portugal decimonónico.

La estructura formal del libro es la de una biografía novelada (dando cuenta de “la vida y hazañas” de “don Alipio Severo Abraños”, político y petimetre mejor como “el conde de Abraños”), esculpida -que no simplemente escrita- por la pluma grotescamente servil de su secretario particular, el señor Z. Zagallo (“Zagallito”, en el lenguaje familiar del conde, que no deja de recordarnos al “Braguitas” de don Benito Pérez Galdós).

El señor Z. Zagallo, dicho sea sin ánimo de ofender, es un individuo tonto hasta la absurdidad, estúpido hasta la demencia, chupamedias, medio paranoico y, por lo demás, profundamente convencido, en su ignorancia catedralicia (como todos los lambiscones peleles del mundo), de la “grandeza” de su burdo y mezquino jefe. Por eso, al acaecer el deceso de su “amado guía”, se empeña en la tarea de “elevarle un monumento espiritual”, es decir, escribir su biografía, “obra de erecta lealtad y viva adhesión” que acomete con irrisoria prontitud de vasallo: cuando aún no se han marchitado las últimas flores colocadas en la tumba de aquel “ilustre varón”.

El coolí escribe poseído por un graciosísimo espíritu pasional, asumiendo una defensa intransigente de la vida, las infelicidades mentales y las licencias de su patrón, transmutándolas, con filosófico talante de siervo y viscosa verborrea de bufón, en supremas “realizaciones” y sublimes “virtudes”. Y así, el texto es, al mismo tiempo, receptáculo y proyector de una sincera devoción perruna que -no tanto por lo estrafalaria sino por lo cretina- es caldo nutricio para la constante hilaridad del lector.

La idea, conforme a la confesión abierta del plumífero, es la de “construir palabra a palabra” semejante monumento “por puro deber patriótico” y, por otra parte, sin ánimo alguno de rivalizar con el escultor Craveiro, que trabaja en ese momento, a instancias de la viuda, en un estatua para ser colocada en el mausoleo del “grande y glorioso difunto”.

El conde de Abraños, por supuesto, si auscultamos su conducta detrás de la áulica cháchara de su estrambótico secretario, era un hombrecillo tartufiano, melodramático e inescrupuloso, más dado a la vacuidad sentenciosa de la palabra que a la virtuosa riqueza de los hechos, amante y oficiante de la deleznable ética de los buitres, incapaz de concebir una idea brillante o de anidar un sentimiento verdaderamente piadoso. Ciertamente, se trataba casi de un descerebrado (no sólo exhibía una orfandad total de concepciones sino que también tartamudeaba y tenía dificultades para hilvanar correctamente tres o cuatro oraciones corridas), y encarnaba al oportunista avispado, pero sin estilo ni maestría: torpe y cobarde como una rata de barco en la hora infortunada del naufragio, y fanfarrón y bullicioso como un payaso en el frenesí de la victoria.

En la práctica, el conde estaba más arrimado a la racionalidad del mercader que a la del político oficiante. De ahí que sostuviera con orgullo en sus disquisiciones de aposento que la política debe “servir para hacer riquezas, no para desbaratarlas” (se refería, desde luego, a las riquezas personales y familiares, no a las sociales, colectivas o estatales), y a tono con semejantes “convicciones” el hombre era un verdadero saltimbanqui, un “bailarín” del quehacer político, un arribista consumado: saltaba desde el partido de oposición al partido de gobierno en cualquier momento. Todo era cuestión de conveniencias y coyunturas, es decir, para usar su lenguaje, de lo que conviniese a los “sagrados intereses del país”, que por cierto siempre coincidían extrañamente con los suyos en particular.

Naturalmente -esto no podía faltar en un personaje de este calibre-, el conde mostraba en público ciertas apócrifas pretensiones o inclinaciones intelectuales, y aún cuando jamás logró escribir nada de calidad (en verdad, según cierto crítico, era “un granuja, un pedante y un burro”), su nombre aparecía muchas veces en las páginas de la prensa (ya en calidad de personaje o de hecho noticioso, ya en condición de articulista o escritor) porque los periódicos eran propiedad de sus amigos o, como ocurrió en el caso del diario La Bandera, en razón de que él era uno de sus más importantes accionistas.

La filosofía que informaba el comportamiento vital y el accionar social cotidiano del conde era bastante singular. He aquí una síntesis de sus creencias al respecto: “...todo hombre tiene vicios, pasiones y perversidades... Ahora bien, su deber es disimularlos para exhibirse ante sus semejantes como un ser coherente y de equilibrio perfecto”. ¡La “simulación en la lucha por la vida”, de la que hablaba José Ingenieros! ¡La mascarada “como plataforma moral de toda política”, según la famosa frase de Rudi Dutschke! ¡La doblez y el cinismo “elevados a la categoría de doctrina existencial”, como refería críticamente Jacques Maritain!

¿A quien nos recuerda el conde de Abraños? ¿A Maquiavelo, el reflexivo escribano florentino que virtualmente creó y nos legó la escuela de la “realpolitik”? ¿A Fouché, el siniestro ministro de interior del Directorio francés que incorporó la delación al oficiado de la política? ¿A Bobadilla, aquel “corcho” legendario del siglo XIX dominicano que fundó entre nosotros la racionalidad política del oportunismo? ¿A ciertos “dirigentes” partidarios de la actualidad nacional e internacional que se han especializado en el arte de la demagogia, la hipocresía, el latrocinio y el arribismo? La elección aquí es libre, y se deja a la imaginación.

Con respecto a la gente, el conde igualmente atesoraba “convicciones” muy particulares. Las siguientes son ilustrativas: “...el pueblo es como uno de esos elefantes que se dan en la India, que son de una fortaleza indomable y de una ingenuidad grotesca al mismo tiempo”. En consecuencia -recomendaba fervientemente a sus amigos y conmilitones- al tratar con las masas populares se debe partir siempre del siguiente “principio” cardinal: “...no hay que combatir a un monstruo inventado cuando puede resultar tan fácil engañarlo por las buenas”.

Desde luego, esas “brillantes ideas”, al decir del señor Zagallo, mostraban claramente al “hombre de genio” que fue el conde Abraños, un “político de fino olfato” y un “exitoso hombre público” que supo como nadie “interpretar” las interioridades del alma popular y, al mismo tiempo, “sentar cátedra” sobre los “tortuosos recovecos de la lucha política” y sus muchas veces secretos enmadejamientos y proyecciones factuales.

“El conde Abraños”, en suma, en la más pura tradición realista, es una novela de verbo directo, urticante y divertido que intenta con bastante éxito radiografiar la vida política portuguesa de las postrimerías del siglo XIX: en ella Eca de Queiroz, como maestro del género, no sólo describe magistralmente a personajes y realidades de su época sino que, simultáneamente, hace una crítica aguda y pimentosa que, acaso, deba ser extendida a buena parte del quehacer político posterior: aquí, allá, acullá y allende los mares… Que conste, empero: cualquier parecido con la realidad política dominicana de hoy es, sonrisita aparte, pura coincidencia.

(*) El autor es abogado y profesor universitario

lrdecampsr@hotmail.com

Otras opiniones de: Luis R. Decamps R.

Mis hijos y el "principio de la infracción solidaria"Percepción, política práctica e intelectualidad Joao, la bella Monica y otras "monerías" del gobiernoHumanismo, pos modernidad y valores Leonel: !Arrinconado por el gobierno!El gobierno versus Leonel: El blanco real de Felucho Odebrecht y la lucha interna en el PLD y el PRMEl raro "antiimperialismo" del doctor Ray GuevaraDanilo y el PRD: ¿Un noviazgo sin amor?Sabores y picores en el PLD de hoyAntonostalgia del PEMELa reeleccion resbala y la oposicion en babiaLa reivindicacion historica del balaguerismo Google se parece a Dios, pero no lo es...El ostracismo de Leonel: ¿Culpa o ingratitud?La robótica ultranacionalista Hipocresia y cinismo en el panorama politicoLuis Abinader ante la historia El asesinato de Indhira Ghandi Lo que nos queda: El balaguerismo Abril 1965: El capitan que tomo por asalto la gloria La rebelión del leonelismo Luis Abinader en la cresta de la ola La “tozudez” de Leonel: ¿panico en el PLD?La reeleccion: ¿Un “maco” made in PLD?La agenda “patriotica” del conservadurismo El asesinato de Mahatma Gandhi en 1948El asesinato de Gaitan y el “Bogotazo” de 1948Baches y cachivaches de la reeleccion El asesinato de Olof Palme en 1986Las tribulaciones actuales del peledeismo historico Quirino al habla y Leonel en su ordalia “Pendejadas” de la vieja educacion domestica Brincos y mimicas con la reeleccion Leonel y el legado historico de BalaguerEl PLD y la crisis del pensamiento critico Hipolito Mejia ante la historiaEl asesinato de Isaac Rabin en 1995 Vainas y sables en el PLDEl asesinato del Che Guevara en 1967Leonel: El “zóon politikón” El asesinato de Anwar El-Sadat en 1981La reeleccion: Rosas y espinas en el PLDLeonel: ¿Camino a su primera derrota?Martin Luther King: humanista integral Malcolm X: De ratero a redentor social Kennedy: El hombre y el destino El PLD, LOma Miranda y Groucho MarxAdalai Stevenson: Un demócrata olvidado Matices históricos de la política en USATransfugas y "corchos" en la era del PLDEl legado gris de la "era" del PLDEl PRD, Majluta y la "Ley de Lemas"Trujillo: la lección ignorada La Constitución, el referendo y la reelección Danilo, Leonel y al reelección Caamaño y la prepotencia del embajador Era Trujillo realmente patriota o nacionalista?La "no reelección": ¿Una engañifa institucional?Graznidos del trujillismo historico El "vicio" del poder y la tentación totalitaria La socialdemocracia sigue siendo el camino Sobre "desfases" y “cambios de paradigmas"No es comunismo sino cristianismo La hipocresía como ideología Patriotismo, nacionalismo y antihaitianismo Ni Marx ni Cristo: ¿El signo de la época?Un articulo de Balaguer Recordando la “Izquierda Democrática” La política: ¿Pasión o profesión? La "política del gran garrote" de los EEUU El atentado de 1981 contra Juan Pablo IIEl decrepito circo del ultranacionalismo Elogio de la hipocresía Danilo versus Leonel: ¿Cambio de mando en el PLD?Verdades y mentiras en el PRD de hoy El conservadurismo dominicano; en la cresta de la olaEl disparate de la "fusión" con Haití Luis Abinader: Perfiles de un liderazgo en ascensoLa prensa digital: perfiles de una revolución mediática Liberalismo y conservadurismo en la historia dominicanaLa tirria del conservadurismo contra las ONGsSu majestad, el peledeismoSi a la regularización, no al ultranacionalismo Hipocresia y cinismo en el ultranacionalismo criolloLauros y perversiones de la democraciaEl dia que Hitler escapo de la muerte El "voto preferencial": Mitos y realidades El dia que ¨mataron¨ a Lenin Secreto a voces: el PRD necesita un nuevo liderazgoEl gobierno de Danilo, la encuesta Gallup y el pobre PRDLa "doctrina Monroe" y la "Seguridad Nacional" de Estados UnidosLa miseria ideológica de los partidos De Leonel a Danilo: Breve historia de la cosmética política PRD: El derrotero suicida de la división Se cavan las trincheras en el PRD: ¿La “tesis Betancourt" o la táctica penagomista de “ir como quiera”?El gobierno "light", la culebra que no se muerde la cola y la impronta de Barrabás en el PRDBolívar, García Márquez y la subversión de la historia Derecha e izquierda en la política del siglo XXIDe Maquiavelo a Rousseau: realismo e idealismo en politicaCorea del Norte: Ritos de una extraña monarquía "comunista" Leonel, el PLD, la Barrick Gold y el perogrulloDanilo y Leonel: el desafio silenteLos “pendejos” de la guerra restauradoraEl PRD, el liberalismo histórico y la riña de los egos Liberalismo y socialismo: Otras viejas vainas de los "pendejos"“Pendejos” Y “Realistas” en la primera república La feria de la política: pinceladas históricas para pendejosLa vieja vaina del "bien común": anatomía del político pendejoDe Marx a Bosch: la "envidia" de los "pendejos" socialistasConfucio: Un "pendejo" de antes de CristoJesucristo: Pionero de la ideologia de los "pendejos"Los Trinitarios: Nuestros primeros "pendejos" y "envidiosos"Los gobiernos del PLD: Poder, "Progreso" e Impunidad¿Se necesita o no una ley orgánica para aprobar la reforma tributaria de Danilo? Las fotos de Fidel: El contramensaje de la imagen El Feliz Bautista, los zafarranchos en el PLD y el "regalito" de Leonel a Danilo¿ Presión tributaria? Enemas y vomitivos para todosEl “eterno retorno”: Lla otra cara de las “megapensiones” El viejo imperialismo: antinostalgia de otra "Era"El "ABC" de la democracia: notas para desmeroriadosDe politica y politicos: machacando ideasVincho, Leonel y otros "bultos" del gobierno de DaniloRecordando a McLuhan: recovecos de la globalizacionMercado y doctrina: La politica en la "posmodernidad"El neoliberalismo y la crisis del capitalismo globalTodo “made in PLD”: De la mediocracia a la desesperación Nuestro "mundo posideológico"Despues del “Mundo de Yalta”Los grupos en el PRD: ¿Vicio o Virtud?¡Ay, qué miedo!: El don me quiere botar del PRDLa socialdemocracia dominicana: verdades y mentirasEl antireelecionismo: Mitos y realidadesMe derrotó el Estado, pero siento orgullo de mi voto Hipolito Mejía: Un voto por el país ¿A quien le creo? Encuestas, realidades, opiniones populares y otras vainas raras en el escenario electoral dominicano Hipólito: El elegidoHipolito: el presidente que yo conocíLas elecciones dominicanas, segun Broussonet¿La “Era” de Leonel? De encuesta Gallup a “crisis” de JCE: ¿Vericuetos de la agenda de campaña del PLD?Danilo y Margarita: ¿Es cierto que “esta linda la mar”?Fernández Domínguez: De Puerto rico a la gloria Consumatum Est: Con Margarita, Leonel le gana el primer “round” a Danilo y al Comite PoliticoLas dos encuesta de “Asisa”, las bellaquería y el “riflazo” de DaniloLeonel, doña Margarita y otras piedras en el camino de DaniloLa encuesta de "Asisa", la "cuerda" de Danilo y la candidatura de Doña MargaritaEl PLD y la “recuperación” económica del paisDanilo: ¿Bajo el contrasigno de la historia? La nómina pública, los timbales palaciegos y el festin de los “Wikileaks”La Amet, el “Progreso”y otros “bultos” gubernamentales“¡Memoria contra el olvido!”: El FMI, Leonel y el dominicano común “Se Pasa la tenaza…”: Hipólito, Perogrullo y DaniloEl “chulla” latinoamericanaDanilo y el PLD: maullidos del GatopardoEl “paquetazo”, el gobierno y el pobre Danilo El PLD frente e Hipólito: el “cuentazo” del “retroceso” Hipólito y el PLD: Mentiras viejas, Verdades nuevasLeonel; Razones y sinrazones de una “¨declinatoria” Política, realidad y artificioLos trotes postreros de la convención del PRD...Mis apuestas en la convención del PRDEl dilema de Leonel, según BroussonetHipólito, Miguel y e PRD en el análisis de BroussonetLa “descelebración” de la navidad y ptras curiosidades Jesús de Nazaret: El gestor de una nueva civilización Leonel, la reeleción y el referendoLo que viene en el PRD: Un “choque de trenes” De Trucutú al nuevo doctor Merengue: la retórica de la política "light"La tesis reeleccionista del candidato títereEl PLD, los valores y la iniciativa de la Primera DamaIdentidad, “reingeniería” y candidatura presidencial en el PRD¿Es realmente posible una nueva reforma constituciona?El Metro en los hechos: ¿Gran obra o estafa? El Comité Político del PLD: Un anacronismo¿Reelección de Leonel? Una discusión para tontos Aspavientos y zafarranchos en el PRDLa “ceremonia de la bata blanca” ¿Par qué sirve el DNPC (antiguo DEPRECO)? Luis Abinader: impresiones fugaces sobre su discurso políticoLos desplantes del PRD al liberalismo históricoHipólito Mejía: ¿como el ave fénix? “Corran, muchachos, corran…” Milagros Ortíz Bosch en las “pinceladas” de Broussonet Una luz en el caminoEl gobierno como la arepa y la ” Nueva Republica de la Barrick Gold““Tiren coño, cobardes, tiren…”Marx y Bolívar: Notas sobre una controversia histórica “SE PASA LA TENAZA…”La candidatura del desprecio “SE PASA LA TENAZA…” La canidatura de Milagros Ortiz Bosch“SE PASA LA TENAZA…”“SE PASA LA TENAZA…”¿ingenuidad y desaprensión ?“SE PASA LA TENAZA…”: Se pusieron guapitos...“SE PASA LA TENAZA…”: La queja de algunos hipolitistas“SE PASA LA TENAZA…”: ¿Hipolito entierra el hacha? “SE PASA LA TENAZA…”Requiem por la “Constitución de Leonel”Viejas perogrulladas de la táctica política La “agenda Fernández”La portentosa voz de mando del general LuperónMiguel Vargas en la cresta de la olaLa feria de la corrupciónLa verdad como “roba la gallina”: Percepción y realidad en los gobiernos del PLD
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados