Miercoles 29 de Marzo del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Luis R. Decamps R.

El PLD frente e Hipólito: el “cuentazo” del “retroceso”

El creciente auge de la candidatura del ex presidente Hipólito Mejía para las elecciones del año 2012, ya patente tanto en opiniones de aposento como en muestreos mediáticos y encuestas formales, parece haber sembrado el nerviosismo en las altas instancias del Partido de la Liberación Dominicana (PLD).

Semejante estado de neurastenia política ante el fenómeno de aceptación y popularidad en que se ha convertido Mejía (reconocido no sólo por analistas y espectadores del acontecer nacional sino también por adversarios y escépticos de toda laya) aparenta estar obligando a la cúpula peledeísta a echar mano de un recurso de campaña propio de los asustadizos: la agitación de fantasmagorías del pasado.

En efecto, únicamente el desconcierto acunado en tal estado de perturbación explicaría, en bastantes sentidos, la difusión de una nueva cantinela peledeísta, como muletilla de precampaña y elemento de “análisis en perspectiva”, sobre el alegado “retroceso” que supuestamente implicaría para el país la victoria electoral en el año venidero de Mejía y el Partido Revolucionario Dominicano (PRD).

De entrada, naturalmente, lo primero que pudiera destacar cualquier observador es la falta de originalidad del aludido eslogan, pues no es más que una copia del que usara en el mismo tenor el PRD durante el proceso electoral de 1982 (luego también aireado en la precampaña perredeísta de 1985) para impugnar la candidatura presidencial del doctor Joaquín Balaguer.

Ahora bien, aún obviando toda cuestión formal es inevitable que surja una interrogante: ¿resulta realmente sostenible, desde el punto de vista conceptual, esa nueva herramienta propagandística del PLD sobre el “retroceso”? Por desventura para sus autores, ejecutores y repetidores, es fácil demostrar la carencia de veracidad y la casi absoluta falta de consistencia de la misma a la luz de lo que representó el gobierno del ex presidente Mejía para la generalidad de los dominicanos.

Ciertamente, una comparación de la administración de Mejía con las del PLD dejaría mal paradas a estas últimas en el tema más crucial para el ciudadano común: estas últimas (1996-2000, 2004-2008), más allá de las “mega obras”, han entrañado una disminución de la calidad de vida de la gente en una época en que el Estado no ha debido encararse, como ocurrió durante la gestión del candidato perredeísta (2003-2002), con perturbaciones macroeconómicas (originadas en las acciones fraudulentas de ciertos banqueros) de extrema gravedad.

Más aún, los hechos ya no se pueden ocultar: no es únicamente que hasta los mas enconados contradictores de Mejía reconocen que su gobierno marchaba “viento en popa” hasta el estallido de la crisis financiera de 2003 sino que, además, lo que se reputa como el mayor logro de las administraciones peledeístas puede ser actualmente cuestionado: mientras el peso dominicano se devaluó brutalmente (de 19.55 en mayo de 2003 a 42.29 en agosto de 2004) por los efectos de los fraudes bancarios, ahora nuestro signo monetario ha perdido considerable valor (de 28.45 en abril de 2005 a 37.90 en mayo de 2011) a pesar de que vivimos en un período que los peledeístas califican como de “estabilidad macroeconómica”.



Paralelamente, como la dictadura mediática instalada desde 2004 por la administración del doctor Fernández se resquebrajó, otra certidumbre nodal ha sido develada: un parangón área por área entre los gobiernos de Mejía y el PLD demuestra que el del primero fue más productivo y humano (para el pueblo dominicano, claro, no para los contratistas de Estado y los beneficiarios de las nominillas y las botellas), estuvo servido por funcionarios más competentes y honestos (el tiempo ha hecho añicos los alegatos peledeístas de “ineptitud” y “corrupción”), y sobre todo puede exhibir mucho más realizaciones materiales prioritarias a lo largo del territorio nacional (escuelas, hospitales, centros deportivos, caminos vecinales, invernaderos, puentes, etcétera).

Como contrapartida, dos simples informaciones servidas por los diarios del 13 de los corrientes muestran lo que realmente han representado los gobiernos del PLD para los dominicanos: la primera da cuenta de que, según el Banco Central, la inflación anualizada en el país apenas ha alcanzado el 8.16 por ciento (es decir, nada se ha encarecido, todo sigue barato), y la segunda destaca que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la esperanza de vida en casi todo el mundo aumentó en el 2009 y el 2010, pero en la República Dominicana descendió… La enseñanza es obvia: el deleznable ejercicio de mendacidad (discursos y proclamas que intentan ocultar la situación de la gente tras el manto de los guarismos y teniendo como telón de fondo a dos o tres “mega proyectos”) que ha tipificado al peledeísmo gobernante (demasiado conocido por quienes vivimos en la República Dominicana) sigue su “agitado curso”.

Por la otra parte, lo cierto, lo irrefutablemente cierto es que, contrariamente a lo que tratan de “vender” los peledeístas, no puede representar el “retroceso” para la gente la candidatura de un hombre en cuyo gobierno había dinero “en la calle” y los rubros de alimentación básica (leche, pan, arroz, habichuelas, carnes, plátanos, embutidos, aceite, etcétera, etcétera) tenían precios mucho más bajos y accesibles que los que tienen en estos momentos (es decir, cuando gobierna el PLD) mientras los funcionarios y sus corifeos se desgañitan hablándonos de “estabilidad macroeconómica”.

Es imposible que pueda representar el “retroceso” la candidatura de quien hizo una gestión en la que el gas para cocinar y los combustibles en general (el primero indispensable para poder comer, y los segundos imprescindibles para la vida económica y social) tenían precios infinitamente menores a los actuales mientras se nos habla de las virtudes de Petrocaribe, del “sacrificio fiscal” del gobierno y de la “fortaleza” de la moneda nacional.

Tampoco puede representar el “retroceso” la candidatura del estadista que encabezó un gobierno en el que los desafueros contra el erario estuvieron más prevenidos y en los hechos combatidos (hasta el punto de que fueron procesados funcionarios de todos los pelajes, esto es, ajenos y propios) que en la administración actual, y en tal magnitud que organismos independientes globales (como “Transparencia Internacional”) en los últimos cinco años tienen “fichada” a la República Dominicana como uno de los países de mayor índice de corrupción en todo el mundo (lo mismo que opina el 63 por ciento de los dominicanos según la encuesta Gallup-Hoy publicada en esta semana).

Finalmente (para detener aquí una enumeración que podría demandar muchas páginas), es improbable que pueda representar el “retroceso” la candidatura de alguien que encabezó un gobierno que tenía la delincuencia virtualmente sitiada, en oposición a lo que está ocurriendo ahora (y a lo largo de toda la gestión peledeísta actual), cuando ese mal social se ha extendido de manera tan monstruosa e incontrolable que se puede afirmar que no hay una sola familia dominicana, hoy en día, que no tenga un integrante que haya sido víctima del mismo.

En suma: ese “cuentazo” del retroceso ya nadie se lo va a “tragar” en este país.

La simple, la sencilla y la menuda verdad ya está meridianamente clara: las motivaciones del nerviosismo de la “nomenclatura” peledeísta, que ha engendrado la desesperada reedición de la manida campaña sobre el “retroceso”, se encuentran develadas en los resultados de la mencionada encuesta Gallup-Hoy, que indican que, por primera vez en los últimos 9 años (es decir, desde las elecciones de 2002), el PRD está arriba del PLD en las simpatías electorales de la ciudadanía.

Esa posición puntera de los perredeístas se refleja, específicamente, en el 48.7 por ciento de preferencias electorales que obtiene en la señalada investigación de opinión el ex presidente Mejía, situación que debe preocupar al PLD no sólo porque aquel está actualmente situado a más de 8 puntos de ventaja sobre su más cercano competidor (Danilo Medina, PLD: 40.4) sino también porque se encuentra a la cercana distancia de un 1.9 por ciento de la cifra que le garantizó la victoria en la consulta electoral del año 2000 (49.8 por ciento).

De manera, pues, que el “cuentazo” del “retroceso” sólo significa una cosa: en el PLD hay pánico ante el avance arrollador de la candidatura del ex presidente Hipólito Mejía… Todo lo otro es mera pendejada.

lrdecampsr@hotmail.com

(*) El autor es abogado y profesor universitario

Otras opiniones de: Luis R. Decamps R.

El gobierno versus Leonel: El blanco real de Felucho Odebrecht y la lucha interna en el PLD y el PRMEl raro "antiimperialismo" del doctor Ray GuevaraDanilo y el PRD: ¿Un noviazgo sin amor?Sabores y picores en el PLD de hoyAntonostalgia del PEMELa reeleccion resbala y la oposicion en babiaLa reivindicacion historica del balaguerismo Google se parece a Dios, pero no lo es...El ostracismo de Leonel: ¿Culpa o ingratitud?La robótica ultranacionalista Hipocresia y cinismo en el panorama politicoLuis Abinader ante la historia El asesinato de Indhira Ghandi Lo que nos queda: El balaguerismo Abril 1965: El capitan que tomo por asalto la gloria La rebelión del leonelismo Luis Abinader en la cresta de la ola La “tozudez” de Leonel: ¿panico en el PLD?La reeleccion: ¿Un “maco” made in PLD?La agenda “patriotica” del conservadurismo El asesinato de Mahatma Gandhi en 1948El asesinato de Gaitan y el “Bogotazo” de 1948Baches y cachivaches de la reeleccion El asesinato de Olof Palme en 1986Las tribulaciones actuales del peledeismo historico Quirino al habla y Leonel en su ordalia “Pendejadas” de la vieja educacion domestica Brincos y mimicas con la reeleccion Leonel y el legado historico de BalaguerEl PLD y la crisis del pensamiento critico Hipolito Mejia ante la historiaEl asesinato de Isaac Rabin en 1995 Vainas y sables en el PLDEl asesinato del Che Guevara en 1967Leonel: El “zóon politikón” El asesinato de Anwar El-Sadat en 1981La reeleccion: Rosas y espinas en el PLDLeonel: ¿Camino a su primera derrota?Martin Luther King: humanista integral Malcolm X: De ratero a redentor social Kennedy: El hombre y el destino El PLD, LOma Miranda y Groucho MarxAdalai Stevenson: Un demócrata olvidado Matices históricos de la política en USATransfugas y "corchos" en la era del PLDEl legado gris de la "era" del PLDEl PRD, Majluta y la "Ley de Lemas"Trujillo: la lección ignorada La Constitución, el referendo y la reelección Danilo, Leonel y al reelección Caamaño y la prepotencia del embajador Era Trujillo realmente patriota o nacionalista?La "no reelección": ¿Una engañifa institucional?Graznidos del trujillismo historico El "vicio" del poder y la tentación totalitaria La socialdemocracia sigue siendo el camino Sobre "desfases" y “cambios de paradigmas"No es comunismo sino cristianismo La hipocresía como ideología Patriotismo, nacionalismo y antihaitianismo Ni Marx ni Cristo: ¿El signo de la época?Un articulo de Balaguer Recordando la “Izquierda Democrática” La política: ¿Pasión o profesión? La "política del gran garrote" de los EEUU El atentado de 1981 contra Juan Pablo IIEl decrepito circo del ultranacionalismo Elogio de la hipocresía Danilo versus Leonel: ¿Cambio de mando en el PLD?Verdades y mentiras en el PRD de hoy El conservadurismo dominicano; en la cresta de la olaEl disparate de la "fusión" con Haití Luis Abinader: Perfiles de un liderazgo en ascensoLa prensa digital: perfiles de una revolución mediática Liberalismo y conservadurismo en la historia dominicanaLa tirria del conservadurismo contra las ONGsSu majestad, el peledeismoSi a la regularización, no al ultranacionalismo Hipocresia y cinismo en el ultranacionalismo criolloLauros y perversiones de la democraciaEl dia que Hitler escapo de la muerte El "voto preferencial": Mitos y realidades El dia que ¨mataron¨ a Lenin Secreto a voces: el PRD necesita un nuevo liderazgoEl gobierno de Danilo, la encuesta Gallup y el pobre PRDLa "doctrina Monroe" y la "Seguridad Nacional" de Estados UnidosLa miseria ideológica de los partidos De Leonel a Danilo: Breve historia de la cosmética política PRD: El derrotero suicida de la división Se cavan las trincheras en el PRD: ¿La “tesis Betancourt" o la táctica penagomista de “ir como quiera”?El gobierno "light", la culebra que no se muerde la cola y la impronta de Barrabás en el PRDBolívar, García Márquez y la subversión de la historia Derecha e izquierda en la política del siglo XXIDe Maquiavelo a Rousseau: realismo e idealismo en politicaCorea del Norte: Ritos de una extraña monarquía "comunista" Leonel, el PLD, la Barrick Gold y el perogrulloDanilo y Leonel: el desafio silenteLos “pendejos” de la guerra restauradoraEl PRD, el liberalismo histórico y la riña de los egos Liberalismo y socialismo: Otras viejas vainas de los "pendejos"“Pendejos” Y “Realistas” en la primera república La feria de la política: pinceladas históricas para pendejosLa vieja vaina del "bien común": anatomía del político pendejoDe Marx a Bosch: la "envidia" de los "pendejos" socialistasConfucio: Un "pendejo" de antes de CristoJesucristo: Pionero de la ideologia de los "pendejos"Los Trinitarios: Nuestros primeros "pendejos" y "envidiosos"Los gobiernos del PLD: Poder, "Progreso" e Impunidad¿Se necesita o no una ley orgánica para aprobar la reforma tributaria de Danilo? Las fotos de Fidel: El contramensaje de la imagen El Feliz Bautista, los zafarranchos en el PLD y el "regalito" de Leonel a Danilo¿ Presión tributaria? Enemas y vomitivos para todosEl “eterno retorno”: Lla otra cara de las “megapensiones” El viejo imperialismo: antinostalgia de otra "Era"El "ABC" de la democracia: notas para desmeroriadosDe politica y politicos: machacando ideasVincho, Leonel y otros "bultos" del gobierno de DaniloRecordando a McLuhan: recovecos de la globalizacionMercado y doctrina: La politica en la "posmodernidad"El neoliberalismo y la crisis del capitalismo globalTodo “made in PLD”: De la mediocracia a la desesperación Nuestro "mundo posideológico"Despues del “Mundo de Yalta”Los grupos en el PRD: ¿Vicio o Virtud?¡Ay, qué miedo!: El don me quiere botar del PRDLa socialdemocracia dominicana: verdades y mentirasEl antireelecionismo: Mitos y realidadesMe derrotó el Estado, pero siento orgullo de mi voto Hipolito Mejía: Un voto por el país ¿A quien le creo? Encuestas, realidades, opiniones populares y otras vainas raras en el escenario electoral dominicano Hipólito: El elegidoHipolito: el presidente que yo conocíLas elecciones dominicanas, segun Broussonet¿La “Era” de Leonel? De encuesta Gallup a “crisis” de JCE: ¿Vericuetos de la agenda de campaña del PLD?Danilo y Margarita: ¿Es cierto que “esta linda la mar”?Fernández Domínguez: De Puerto rico a la gloria Consumatum Est: Con Margarita, Leonel le gana el primer “round” a Danilo y al Comite PoliticoLas dos encuesta de “Asisa”, las bellaquería y el “riflazo” de DaniloLeonel, doña Margarita y otras piedras en el camino de DaniloLa encuesta de "Asisa", la "cuerda" de Danilo y la candidatura de Doña MargaritaEl PLD y la “recuperación” económica del paisDanilo: ¿Bajo el contrasigno de la historia? La nómina pública, los timbales palaciegos y el festin de los “Wikileaks”La Amet, el “Progreso”y otros “bultos” gubernamentales“¡Memoria contra el olvido!”: El FMI, Leonel y el dominicano común “Se Pasa la tenaza…”: Hipólito, Perogrullo y DaniloEl “chulla” latinoamericanaDanilo y el PLD: maullidos del GatopardoEl “paquetazo”, el gobierno y el pobre Danilo El conde Abraños: de política y politiquerosHipólito y el PLD: Mentiras viejas, Verdades nuevasLeonel; Razones y sinrazones de una “¨declinatoria” Política, realidad y artificioLos trotes postreros de la convención del PRD...Mis apuestas en la convención del PRDEl dilema de Leonel, según BroussonetHipólito, Miguel y e PRD en el análisis de BroussonetLa “descelebración” de la navidad y ptras curiosidades Jesús de Nazaret: El gestor de una nueva civilización Leonel, la reeleción y el referendoLo que viene en el PRD: Un “choque de trenes” De Trucutú al nuevo doctor Merengue: la retórica de la política "light"La tesis reeleccionista del candidato títereEl PLD, los valores y la iniciativa de la Primera DamaIdentidad, “reingeniería” y candidatura presidencial en el PRD¿Es realmente posible una nueva reforma constituciona?El Metro en los hechos: ¿Gran obra o estafa? El Comité Político del PLD: Un anacronismo¿Reelección de Leonel? Una discusión para tontos Aspavientos y zafarranchos en el PRDLa “ceremonia de la bata blanca” ¿Par qué sirve el DNPC (antiguo DEPRECO)? Luis Abinader: impresiones fugaces sobre su discurso políticoLos desplantes del PRD al liberalismo históricoHipólito Mejía: ¿como el ave fénix? “Corran, muchachos, corran…” Milagros Ortíz Bosch en las “pinceladas” de Broussonet Una luz en el caminoEl gobierno como la arepa y la ” Nueva Republica de la Barrick Gold““Tiren coño, cobardes, tiren…”Marx y Bolívar: Notas sobre una controversia histórica “SE PASA LA TENAZA…”La candidatura del desprecio “SE PASA LA TENAZA…” La canidatura de Milagros Ortiz Bosch“SE PASA LA TENAZA…”“SE PASA LA TENAZA…”¿ingenuidad y desaprensión ?“SE PASA LA TENAZA…”: Se pusieron guapitos...“SE PASA LA TENAZA…”: La queja de algunos hipolitistas“SE PASA LA TENAZA…”: ¿Hipolito entierra el hacha? “SE PASA LA TENAZA…”Requiem por la “Constitución de Leonel”Viejas perogrulladas de la táctica política La “agenda Fernández”La portentosa voz de mando del general LuperónMiguel Vargas en la cresta de la olaLa feria de la corrupciónLa verdad como “roba la gallina”: Percepción y realidad en los gobiernos del PLD
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados