Sábado 27 de Mayo del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Luis R. Decamps R.

Hipólito, Miguel y e PRD en el análisis de Broussonet

El reputado politólogo franco-belga Jean Jacques Broussonet estuvo nuevamente durante unos días en la República Dominicana disfrutando de sus “vacaciones de invierno”, y sus amigos, como siempre, tuvimos la oportunidad no sólo de saludarlo y compartir con él sino también de conocer algunas de sus ideas en torno a la situación nacional de cara al proceso electoral del año 2012.

Por supuesto, como el 2011 despunta para el Partido Revolucionario Dominicano (PRD) con un escenario interno virtualmente preparado para una confrontación bipolar entre el ingeniero Miguel Vargas y el ex presidente Hipólito Mejía, el autor de estas líneas, en particular, no resistió la tentación de recabar la opinión de Broussonet sobre este tópico en especial, y la verdad es que, una vez más, sus puntos de vista nos parecieron harto interesantes.

En efecto, las líneas generales de las “pinceladas para un análisis en perspectiva del acontecer interno de PRD de cara a las elecciones generales del año 2012” que nos brindó el insigne analista del viejo continente en su proverbial estilo coloquial, al margen de su tono “no neutral desde el punto de vista epistemológico” (todas las expresiones entre comillas son suyas, no del suscrito), pudieran constituir elementos puntuales para una discusión de fondo sobre el tópico de marras.

“En estos momentos -comenzó diciendo Broussonet, planteando la “tesis matriz” de sus elucubraciones- el PRD tiene las elecciones del año 2012 virtualmente ganadas, y no hay nada que puedan hacer los actuales incumbentes gubernamentales para impedir esa victoria, excepto una cosa que a la postre depende más de los perredeístas que de ellos: lograr que el partido de Peña Gómez implosione antes, durante o después de su anunciada convención (con base en una estratagema de potenciación y radicalización de sus confrontaciones interiores) y, por lo tanto, termine dividido, desmoralizado o políticamente deprimido”.

Para el destacado autor en lengua francesa, esa “verdad elemental”, con la que “seguramente estará trabajando” actualmente la “inteligencia” palaciega no apasionada, es la que “en estos instantes da movimiento, en el fondo, a los principales ejes de la controversia política dominicana, desde el inverosímil tema de la reelección presidencial hasta lo relativo a la formación del Tribunal Constitucional, sin dejar de mencionar tanto los posibles recovecos de la muy desigual pugna interna en el PLD (donde Danilo Medina lucha no únicamente por una candidatura presidencial sino esencialmente por su sobrevivencia política) como la dramática y muy farolera polarización de los perredeístas”.

En ese sentido, la controversia sobre la eventual repostulación del presidente Fernández es para éste, según el distinguido ex catedrático, “una táctica de preservación política”, no una estrategia en sí misma, puesto que él sabe más que nadie que “independientemente de sus deseos (o de los de quienes le sirven de “maleteros de ocasión” en el tema) hoy no es posible una nueva reelección sin pagar un altísimo tributo de descreimiento y de aversión como figura pública… Si se decidiera a correr este riesgo innecesario (que, por otro lado, aunque fuera exitoso no le agregaría gran cosa a su gloria personal), el jefe de Estado dejaría bastante en entredicho su reconocido talento como político que ve más allá de la curva”.

(Obviamente, aunque no lo dice de manera expresa, Broussonet se está refiriendo, ante todo, a la posibilidad de que se produzcan desaires intelectuales y empresariales, disturbios económicos, incidentes sociales y rupturas en el bloque de apoyo del presidente Fernández, fenómenos -todos- que, siempre en palabras de aquel, “podrían afectar su imagen como líder popular, figura de renombre interamericano y reserva política nacional de gran alcance histórico”).

Más específicamente, Broussonet sostiene que “Una candidatura del doctor Fernández para el 2012 debería tener como respuesta inmediata la formación de un frente antireeleccionista (prácticamente espontáneo, dadas las circunstancias) que terminaría favoreciendo al candidato del PRD al margen de las reservas políticas o de conciencia que -por razones de conducta, de moral o de ideología- importantes sectores de la población tienen con éste: para algunos, inclusive, tal respaldo sería una cierta apelación inevitable al llamado “mal menor”, tan común en América Latina”.

Con la formación de un frente antireeleccionista, según Broussonet, el PLD no sólo podría resultar derrotado por efecto de un “deslindamiento nacional de conciencia” en el país (lugar común en la historia cuando se producen situaciones como la dominicana de hoy) sino también por el cansancio social frente a su ya demasiado largo mandato: adicionalmente “refrito en los resentimientos internos que pudiera provocar semejante situación, el doctor Fernández podría concluir, pues, con el liderazgo erosionado tanto entre sus conmilitones como en el resto de la sociedad dominicana”.

En consecuencia, conforme al lúcido escritor, el “desafío esencial” que tienen ante sí los perredeístas es “uno y nada más: la realización de un evento eleccionario interno que tenga final feliz”… Es decir, llevar a efecto una convención “que, sin que necesariamente implique una cesación de sus vocingleras querellas internas (imposible aspiración de gente buena de dentro y de fuera), garantice una elección libre en la que, sobre la base de un pacto previo de unidad participativa partido-gobierno, prevalezca un criterio único y taxativo: la voluntad de los perredeístas de concurrir monolíticamente hermanados a las elecciones presidenciales”.

“El asunto parece sencillo -aclara Broussonet-, pero en realidad se “problematiza” al reparar en que la situación interna de hoy en el PRD presenta una curiosa particularidad: es evidente que el ingeniero Miguel Vargas es el perredeísta con mejor “imagen de presidenciable” en la sociedad dominicana, pero nadie en su sano juicio puede poner en dudas el liderazgo interno y la capacidad para agenciarse votos del ex presidente Hipólito Mejía, por lo cual si bien las apuestas “hacia afuera” están de un solo lado, una percepción de escepticismo (por no decir que en contrario) prevalece en muchos observadores con respecto al desenlace de la convención de la entidad partidaria”.

(La polarización en esos términos le resulta “curiosa aunque no extraña” a Broussonet porque “técnicamente Vargas y Mejía representan lo mismo en el PRD de estos tiempos en lo que atañe a ideología, percepción de la realidad nacional, base social, apoyo interno, relaciones económicas y de clase, líneas generales de conducta política y apego a los valores democráticos… En realidad sus verdaderas discrepancias parecen estar relacionadas con el estilo personal de cada quien y, desde luego, con el acento –no con la “dirección estratégica”, que modernamente en las democracias se traza de acuerdo con la visión del empresariado nacional y de los organismos multilaterales internacionales- que tendrían sus ejecutorias gubernamentales: uno lo tendría en el sector de la construcción y el otro en el terreno agrícola e industrial”).

Así, pues, para el distinguido politólogo, “mientras que el sector del ingeniero Vargas por el momento sólo debe esforzarse por demostrar que puede ganarle la consulta interna al ex presidente Mejía (y por eso su actual táctica mediática y presencial de “convencimiento” al tenor es enteramente correcta), el grupo de este último debe batallar en la dirección de mantener la citada “percepción de escepticismo” que desfavorece internamente a su contendor y, al mismo tiempo, de crear garantías indiscutibles de que tras salir ganancioso en el proceso interior del PRD está en condiciones de derrotar al PLD en mayo de 2012 (como esto último influye sobre lo primero, resulta certera su insistencia en las correrías intrínsecas pero incomprensible su notoria ausencia del debate público)”.

“Por supuesto -agrega Broussonet-, ni Vargas ni Mejía deberían olvidar en estos momentos que en partidos como el PRD, de base popular y de aguda sensibilidad política, más allá de la polarización la militancia habitualmente actúa escudada en su más rudimentario sentido del pragmatismo coyuntural y, a despecho de las opiniones de los analistas y los estadígrafos, se decanta a favor del candidato que mejor represente los intereses inmediatos (no necesariamente los de principios o los de carácter estratégico) de ella misma y de la población en sentido general… Esta consideración, pues, debería alimentar adicionalmente sus actividades proselitistas de hoy”.

Se puede estar o no de acuerdo con las nuevas “pinceladas” de Broussonet en torno a la situación actual y las perspectivas inmediatas y mediatas del PRD, pero lo que los perredeístas deberían recordar siempre son sus “conclusiones preliminares”, tan simples y directas que parecen obra de un dominicano: “En esta ocasión, como nunca, se puede afirmar, cual lo hacía en su momento el doctor Peña Gómez, que “sólo el PRD derrota al PRD”, puesto que lo único que necesita éste para consumar la victoria del 2012 es mantener su unidad interna… Todo lo otro le vendría por añadidura”.

(*) El autor es abogado y profesor universitario

lrdecampsr@hotmail.com

Otras opiniones de: Luis R. Decamps R.

Mis hijos y el "principio de la infracción solidaria"Percepción, política práctica e intelectualidad Joao, la bella Monica y otras "monerías" del gobiernoHumanismo, pos modernidad y valores Leonel: !Arrinconado por el gobierno!El gobierno versus Leonel: El blanco real de Felucho Odebrecht y la lucha interna en el PLD y el PRMEl raro "antiimperialismo" del doctor Ray GuevaraDanilo y el PRD: ¿Un noviazgo sin amor?Sabores y picores en el PLD de hoyAntonostalgia del PEMELa reeleccion resbala y la oposicion en babiaLa reivindicacion historica del balaguerismo Google se parece a Dios, pero no lo es...El ostracismo de Leonel: ¿Culpa o ingratitud?La robótica ultranacionalista Hipocresia y cinismo en el panorama politicoLuis Abinader ante la historia El asesinato de Indhira Ghandi Lo que nos queda: El balaguerismo Abril 1965: El capitan que tomo por asalto la gloria La rebelión del leonelismo Luis Abinader en la cresta de la ola La “tozudez” de Leonel: ¿panico en el PLD?La reeleccion: ¿Un “maco” made in PLD?La agenda “patriotica” del conservadurismo El asesinato de Mahatma Gandhi en 1948El asesinato de Gaitan y el “Bogotazo” de 1948Baches y cachivaches de la reeleccion El asesinato de Olof Palme en 1986Las tribulaciones actuales del peledeismo historico Quirino al habla y Leonel en su ordalia “Pendejadas” de la vieja educacion domestica Brincos y mimicas con la reeleccion Leonel y el legado historico de BalaguerEl PLD y la crisis del pensamiento critico Hipolito Mejia ante la historiaEl asesinato de Isaac Rabin en 1995 Vainas y sables en el PLDEl asesinato del Che Guevara en 1967Leonel: El “zóon politikón” El asesinato de Anwar El-Sadat en 1981La reeleccion: Rosas y espinas en el PLDLeonel: ¿Camino a su primera derrota?Martin Luther King: humanista integral Malcolm X: De ratero a redentor social Kennedy: El hombre y el destino El PLD, LOma Miranda y Groucho MarxAdalai Stevenson: Un demócrata olvidado Matices históricos de la política en USATransfugas y "corchos" en la era del PLDEl legado gris de la "era" del PLDEl PRD, Majluta y la "Ley de Lemas"Trujillo: la lección ignorada La Constitución, el referendo y la reelección Danilo, Leonel y al reelección Caamaño y la prepotencia del embajador Era Trujillo realmente patriota o nacionalista?La "no reelección": ¿Una engañifa institucional?Graznidos del trujillismo historico El "vicio" del poder y la tentación totalitaria La socialdemocracia sigue siendo el camino Sobre "desfases" y “cambios de paradigmas"No es comunismo sino cristianismo La hipocresía como ideología Patriotismo, nacionalismo y antihaitianismo Ni Marx ni Cristo: ¿El signo de la época?Un articulo de Balaguer Recordando la “Izquierda Democrática” La política: ¿Pasión o profesión? La "política del gran garrote" de los EEUU El atentado de 1981 contra Juan Pablo IIEl decrepito circo del ultranacionalismo Elogio de la hipocresía Danilo versus Leonel: ¿Cambio de mando en el PLD?Verdades y mentiras en el PRD de hoy El conservadurismo dominicano; en la cresta de la olaEl disparate de la "fusión" con Haití Luis Abinader: Perfiles de un liderazgo en ascensoLa prensa digital: perfiles de una revolución mediática Liberalismo y conservadurismo en la historia dominicanaLa tirria del conservadurismo contra las ONGsSu majestad, el peledeismoSi a la regularización, no al ultranacionalismo Hipocresia y cinismo en el ultranacionalismo criolloLauros y perversiones de la democraciaEl dia que Hitler escapo de la muerte El "voto preferencial": Mitos y realidades El dia que ¨mataron¨ a Lenin Secreto a voces: el PRD necesita un nuevo liderazgoEl gobierno de Danilo, la encuesta Gallup y el pobre PRDLa "doctrina Monroe" y la "Seguridad Nacional" de Estados UnidosLa miseria ideológica de los partidos De Leonel a Danilo: Breve historia de la cosmética política PRD: El derrotero suicida de la división Se cavan las trincheras en el PRD: ¿La “tesis Betancourt" o la táctica penagomista de “ir como quiera”?El gobierno "light", la culebra que no se muerde la cola y la impronta de Barrabás en el PRDBolívar, García Márquez y la subversión de la historia Derecha e izquierda en la política del siglo XXIDe Maquiavelo a Rousseau: realismo e idealismo en politicaCorea del Norte: Ritos de una extraña monarquía "comunista" Leonel, el PLD, la Barrick Gold y el perogrulloDanilo y Leonel: el desafio silenteLos “pendejos” de la guerra restauradoraEl PRD, el liberalismo histórico y la riña de los egos Liberalismo y socialismo: Otras viejas vainas de los "pendejos"“Pendejos” Y “Realistas” en la primera república La feria de la política: pinceladas históricas para pendejosLa vieja vaina del "bien común": anatomía del político pendejoDe Marx a Bosch: la "envidia" de los "pendejos" socialistasConfucio: Un "pendejo" de antes de CristoJesucristo: Pionero de la ideologia de los "pendejos"Los Trinitarios: Nuestros primeros "pendejos" y "envidiosos"Los gobiernos del PLD: Poder, "Progreso" e Impunidad¿Se necesita o no una ley orgánica para aprobar la reforma tributaria de Danilo? Las fotos de Fidel: El contramensaje de la imagen El Feliz Bautista, los zafarranchos en el PLD y el "regalito" de Leonel a Danilo¿ Presión tributaria? Enemas y vomitivos para todosEl “eterno retorno”: Lla otra cara de las “megapensiones” El viejo imperialismo: antinostalgia de otra "Era"El "ABC" de la democracia: notas para desmeroriadosDe politica y politicos: machacando ideasVincho, Leonel y otros "bultos" del gobierno de DaniloRecordando a McLuhan: recovecos de la globalizacionMercado y doctrina: La politica en la "posmodernidad"El neoliberalismo y la crisis del capitalismo globalTodo “made in PLD”: De la mediocracia a la desesperación Nuestro "mundo posideológico"Despues del “Mundo de Yalta”Los grupos en el PRD: ¿Vicio o Virtud?¡Ay, qué miedo!: El don me quiere botar del PRDLa socialdemocracia dominicana: verdades y mentirasEl antireelecionismo: Mitos y realidadesMe derrotó el Estado, pero siento orgullo de mi voto Hipolito Mejía: Un voto por el país ¿A quien le creo? Encuestas, realidades, opiniones populares y otras vainas raras en el escenario electoral dominicano Hipólito: El elegidoHipolito: el presidente que yo conocíLas elecciones dominicanas, segun Broussonet¿La “Era” de Leonel? De encuesta Gallup a “crisis” de JCE: ¿Vericuetos de la agenda de campaña del PLD?Danilo y Margarita: ¿Es cierto que “esta linda la mar”?Fernández Domínguez: De Puerto rico a la gloria Consumatum Est: Con Margarita, Leonel le gana el primer “round” a Danilo y al Comite PoliticoLas dos encuesta de “Asisa”, las bellaquería y el “riflazo” de DaniloLeonel, doña Margarita y otras piedras en el camino de DaniloLa encuesta de "Asisa", la "cuerda" de Danilo y la candidatura de Doña MargaritaEl PLD y la “recuperación” económica del paisDanilo: ¿Bajo el contrasigno de la historia? La nómina pública, los timbales palaciegos y el festin de los “Wikileaks”La Amet, el “Progreso”y otros “bultos” gubernamentales“¡Memoria contra el olvido!”: El FMI, Leonel y el dominicano común “Se Pasa la tenaza…”: Hipólito, Perogrullo y DaniloEl “chulla” latinoamericanaDanilo y el PLD: maullidos del GatopardoEl “paquetazo”, el gobierno y el pobre Danilo El conde Abraños: de política y politiquerosEl PLD frente e Hipólito: el “cuentazo” del “retroceso” Hipólito y el PLD: Mentiras viejas, Verdades nuevasLeonel; Razones y sinrazones de una “¨declinatoria” Política, realidad y artificioLos trotes postreros de la convención del PRD...Mis apuestas en la convención del PRDEl dilema de Leonel, según BroussonetLa “descelebración” de la navidad y ptras curiosidades Jesús de Nazaret: El gestor de una nueva civilización Leonel, la reeleción y el referendoLo que viene en el PRD: Un “choque de trenes” De Trucutú al nuevo doctor Merengue: la retórica de la política "light"La tesis reeleccionista del candidato títereEl PLD, los valores y la iniciativa de la Primera DamaIdentidad, “reingeniería” y candidatura presidencial en el PRD¿Es realmente posible una nueva reforma constituciona?El Metro en los hechos: ¿Gran obra o estafa? El Comité Político del PLD: Un anacronismo¿Reelección de Leonel? Una discusión para tontos Aspavientos y zafarranchos en el PRDLa “ceremonia de la bata blanca” ¿Par qué sirve el DNPC (antiguo DEPRECO)? Luis Abinader: impresiones fugaces sobre su discurso políticoLos desplantes del PRD al liberalismo históricoHipólito Mejía: ¿como el ave fénix? “Corran, muchachos, corran…” Milagros Ortíz Bosch en las “pinceladas” de Broussonet Una luz en el caminoEl gobierno como la arepa y la ” Nueva Republica de la Barrick Gold““Tiren coño, cobardes, tiren…”Marx y Bolívar: Notas sobre una controversia histórica “SE PASA LA TENAZA…”La candidatura del desprecio “SE PASA LA TENAZA…” La canidatura de Milagros Ortiz Bosch“SE PASA LA TENAZA…”“SE PASA LA TENAZA…”¿ingenuidad y desaprensión ?“SE PASA LA TENAZA…”: Se pusieron guapitos...“SE PASA LA TENAZA…”: La queja de algunos hipolitistas“SE PASA LA TENAZA…”: ¿Hipolito entierra el hacha? “SE PASA LA TENAZA…”Requiem por la “Constitución de Leonel”Viejas perogrulladas de la táctica política La “agenda Fernández”La portentosa voz de mando del general LuperónMiguel Vargas en la cresta de la olaLa feria de la corrupciónLa verdad como “roba la gallina”: Percepción y realidad en los gobiernos del PLD
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados