Miercoles 29 de Marzo del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Luis R. Decamps R.

De Trucutú al nuevo doctor Merengue: la retórica de la política "light"

La palabra -oral o escrita- ha sido históricamente, perogrullada aparte, una “herramienta” fundamental del quehacer de los políticos, sin importar si éstos se encuentran en las bulliciosas graderías de la oposición o si, a la inversa, están medrando en el histriónico secretismo de la gestión gubernamental.

Más aún: aunque en los últimos decenios el desarrollo tecnológico ha supuesto novedosos y sofisticados medios de expresión de las ideas y las imágenes (a la grupa del apabullante fenómeno de los “mass media” profetizado por MacLuhan), el discurso canalizado a través de la política, sin dejar de estar en constante evolución, continúa siendo imprescindible.

La cuestión es que la palabra en la actividad política -dicha o escrita- no sólo ha servido para intentar penetrar en los entresijos de la conciencia individual con fines persuasivos sino que también ha operado como medio esencial para la explicación, la defensa o el cuestionamiento de los proyectos de construcción, deconstrucción o reconstrucción de la sociedad.

Manejar, pues, el impacto de la palabra (esto es: ampliarlo, moderarlo o reducirlo, a tono con las conveniencias del momento) nunca ha resultado fácil en el laborantismo político, y esto lo saben, a contrapelo de sus a veces ridículas apuestas electoreras en contrario, desde los más finos “estrategas” hasta los más pedestres “prácticos” de esa faena tan cotidiana y fascinante del ser humano como ente social.

En la era post-ideológica, empero (y a despecho de lo que se suponía hace sólo dos décadas), el mundo de la política se ha reconfigurado en casi todo, pero muy especialmente en la parte medular o de fondo de la retórica que le es consustancial, que ha devenido, según sea el escribidor o el orador, un mero ejercicio verbal de banalidades o un colorido circo de fraseología impactante.

Las futilidades, desde luego, son propias de la arenga de la política diaria y de los políticos de oficio, es decir, de los dirigentes “tradicionales” o “no modernos” de las estructuras medias y bajas del trabajo partidarista: se trata, como se sabe, de un discurso incoherente, pseudo-criticista o adulador, huero como los huevos dañados, “prámático” y utilitarista hasta la vulgaridad, sin contenido filosófico alguno y situado totalmente de espaldas a toda plataforma programática o plan de encaramiento de la problemática social… Trucutú en acción.

En el caso de los lideres “actualizados”, en cambio, el discurso es una arcilla plástica en trance de moldeamiento, una burbuja de sonidos que parece hacer piruetas en los labios , una construcción movediza y frágil aunque ordenada que las más de las veces se expresa como una perorata sobre el presente y el futuro cuya riqueza fundamental reside en los guarismos estadísticos (porcentajes, índices, números fríos) y las “frases tipo cohete” (combinación efectista de palabras para impresionar al público o al lector) que tanto gustan a los políticos de la post-modernidad… En fin: pensar una cosa y decir una cosa… El viejo y taimado doctor Merengue.

Lo otro, desde luego, es la cháchara pretendidamente apolítica, tecnicista, “digital” y pseudo-neutralista que caracteriza a los jefes de las grandes corporaciones, los “lobbystas” y los “profesionales de alta calificación” del mundo post-ideológico, con la cual, por cierto, también se sienten deslumbrados ciertos líderes políticos de países subdesarrollados, quienes la adoptan (como si se tratara de collares de cuentas de vidrios) para sus juegos demagógicos de exhibición de “condiciones” o conocimientos “actualizados” y para entretener tanto a intelectuales como a profanos nacionales “en Babia”.

Esa palabrería, notoria particularmente -insistimos- en los pronunciamientos verbales o escritos de los “líderes” empresariales, de la “sociedad civil” financiada desde el exterior y de los sacerdortisos de los organismos internacionales, no se han “instalado” aún en toda su crudeza y corporeidad en nuestro país, pero sin dudas tiene sus representantes en todos los escenarios de la sociedad, incluidos los partidos políticos (contra los cuales, en realidad, se dirige a la larga).

Ciertamente, esa retórica sólo ha tocado a ciertos intelectuales “orgánicos”, a los “yuppis” (que, a diferencia de los norteamericanos, aquí hacen carrera bajo auspicios palaciegos), a algunos voceros empresariales (hoy en día, para ser tal no necesariamente hay que ser empresario: basta con estar a sueldo de ellos y defender sus intereses), a ciertas instancias de las organizaciones no gubernamentales y a una limitada cantidad de hacedores de opinión pública.

En otras palabras: a los dominicanos apenas nos llegan los ecos de esa retórica, y no sólo porque nuestras condiciones de vida en términos materiales y espirituales distan mucho de las de los centros de difusión de ella, sino también porque nosotros, mayoritariamente, todavía vivimos en la vieja racionalidad de la política basada en el militantismo o en el fanatismo… En bastantes sentidos, el espíritu deportivo, como se sabe, aquí no se ha superado.

Sin embargo, conviene aclarar que nada de eso significa que en el país no se haya desarrollado un cierto discurso post-político. En honor a la verdad ya lo tenemos, si bien apenas despuntando, montado sobre el lomo de la lógica del pensamiento post-ideológico, tan necio e ignaro como pintoresco, y que por veces hace el ridículo encarándose contra verdaderos molinos de viento: es el discurso de los negociantes de la política, los más de ellos especialistas en búsqueda de tratativas inter-partidarias que ocultan el reparto de las comisiones a través de las apuestas “unitarias”, de los “negocios personales” o del inefable “interés nacional”… El “nuevo”, “globalizado” y “pragmático” doctor Merengue.

Por supuesto, afortunadamente el que tenemos no es el discurso que, como ocurre en otras latitudes, propugna la despolitización de la vida en general (aunque entre nosotros ya hay instancias de la “sociedad civil” que vetan abiertamente la principalía de los partidos) o intenta superar con base en la demagogia empresarial la ola avasallante de la racionalidad política. No. Ese discurso aún no tiene fuerte presencia entre nosotros, y debemos felicitarnos por ello.

El que sí ya está desenfadadamente entre nosotros, y lo tenemos por doquier como la verdolaga, es el discurso apócrifo, alocadamente crítico y definitivamente aberrante de algunos ciudadanos de buena fe y de muchos lastimeros ignorantes de tomo y lomo que, talvez sin reparar en ello, coinciden en sus juicios con la estrategia de los “avivatos” que promueven la nueva retórica de la política “light”: la de la palabra que no se origina en el cerebro ni en el corazón sino que brota, babosa pero “moderna”, del simple movimiento helicoidal de la lengua.

¿Moraleja? Sin dudas la política dominicana está avanzando: abandonamos a Trucutú para revivir al doctor Merengue y adaptarlo a la “era digital”… Poco importa que eso signifique “afilar cuchillo para la garganta propia”.

(*) El autor es abogado y profesor universitario

lrdecampsr@hotmail.com

Otras opiniones de: Luis R. Decamps R.

El gobierno versus Leonel: El blanco real de Felucho Odebrecht y la lucha interna en el PLD y el PRMEl raro "antiimperialismo" del doctor Ray GuevaraDanilo y el PRD: ¿Un noviazgo sin amor?Sabores y picores en el PLD de hoyAntonostalgia del PEMELa reeleccion resbala y la oposicion en babiaLa reivindicacion historica del balaguerismo Google se parece a Dios, pero no lo es...El ostracismo de Leonel: ¿Culpa o ingratitud?La robótica ultranacionalista Hipocresia y cinismo en el panorama politicoLuis Abinader ante la historia El asesinato de Indhira Ghandi Lo que nos queda: El balaguerismo Abril 1965: El capitan que tomo por asalto la gloria La rebelión del leonelismo Luis Abinader en la cresta de la ola La “tozudez” de Leonel: ¿panico en el PLD?La reeleccion: ¿Un “maco” made in PLD?La agenda “patriotica” del conservadurismo El asesinato de Mahatma Gandhi en 1948El asesinato de Gaitan y el “Bogotazo” de 1948Baches y cachivaches de la reeleccion El asesinato de Olof Palme en 1986Las tribulaciones actuales del peledeismo historico Quirino al habla y Leonel en su ordalia “Pendejadas” de la vieja educacion domestica Brincos y mimicas con la reeleccion Leonel y el legado historico de BalaguerEl PLD y la crisis del pensamiento critico Hipolito Mejia ante la historiaEl asesinato de Isaac Rabin en 1995 Vainas y sables en el PLDEl asesinato del Che Guevara en 1967Leonel: El “zóon politikón” El asesinato de Anwar El-Sadat en 1981La reeleccion: Rosas y espinas en el PLDLeonel: ¿Camino a su primera derrota?Martin Luther King: humanista integral Malcolm X: De ratero a redentor social Kennedy: El hombre y el destino El PLD, LOma Miranda y Groucho MarxAdalai Stevenson: Un demócrata olvidado Matices históricos de la política en USATransfugas y "corchos" en la era del PLDEl legado gris de la "era" del PLDEl PRD, Majluta y la "Ley de Lemas"Trujillo: la lección ignorada La Constitución, el referendo y la reelección Danilo, Leonel y al reelección Caamaño y la prepotencia del embajador Era Trujillo realmente patriota o nacionalista?La "no reelección": ¿Una engañifa institucional?Graznidos del trujillismo historico El "vicio" del poder y la tentación totalitaria La socialdemocracia sigue siendo el camino Sobre "desfases" y “cambios de paradigmas"No es comunismo sino cristianismo La hipocresía como ideología Patriotismo, nacionalismo y antihaitianismo Ni Marx ni Cristo: ¿El signo de la época?Un articulo de Balaguer Recordando la “Izquierda Democrática” La política: ¿Pasión o profesión? La "política del gran garrote" de los EEUU El atentado de 1981 contra Juan Pablo IIEl decrepito circo del ultranacionalismo Elogio de la hipocresía Danilo versus Leonel: ¿Cambio de mando en el PLD?Verdades y mentiras en el PRD de hoy El conservadurismo dominicano; en la cresta de la olaEl disparate de la "fusión" con Haití Luis Abinader: Perfiles de un liderazgo en ascensoLa prensa digital: perfiles de una revolución mediática Liberalismo y conservadurismo en la historia dominicanaLa tirria del conservadurismo contra las ONGsSu majestad, el peledeismoSi a la regularización, no al ultranacionalismo Hipocresia y cinismo en el ultranacionalismo criolloLauros y perversiones de la democraciaEl dia que Hitler escapo de la muerte El "voto preferencial": Mitos y realidades El dia que ¨mataron¨ a Lenin Secreto a voces: el PRD necesita un nuevo liderazgoEl gobierno de Danilo, la encuesta Gallup y el pobre PRDLa "doctrina Monroe" y la "Seguridad Nacional" de Estados UnidosLa miseria ideológica de los partidos De Leonel a Danilo: Breve historia de la cosmética política PRD: El derrotero suicida de la división Se cavan las trincheras en el PRD: ¿La “tesis Betancourt" o la táctica penagomista de “ir como quiera”?El gobierno "light", la culebra que no se muerde la cola y la impronta de Barrabás en el PRDBolívar, García Márquez y la subversión de la historia Derecha e izquierda en la política del siglo XXIDe Maquiavelo a Rousseau: realismo e idealismo en politicaCorea del Norte: Ritos de una extraña monarquía "comunista" Leonel, el PLD, la Barrick Gold y el perogrulloDanilo y Leonel: el desafio silenteLos “pendejos” de la guerra restauradoraEl PRD, el liberalismo histórico y la riña de los egos Liberalismo y socialismo: Otras viejas vainas de los "pendejos"“Pendejos” Y “Realistas” en la primera república La feria de la política: pinceladas históricas para pendejosLa vieja vaina del "bien común": anatomía del político pendejoDe Marx a Bosch: la "envidia" de los "pendejos" socialistasConfucio: Un "pendejo" de antes de CristoJesucristo: Pionero de la ideologia de los "pendejos"Los Trinitarios: Nuestros primeros "pendejos" y "envidiosos"Los gobiernos del PLD: Poder, "Progreso" e Impunidad¿Se necesita o no una ley orgánica para aprobar la reforma tributaria de Danilo? Las fotos de Fidel: El contramensaje de la imagen El Feliz Bautista, los zafarranchos en el PLD y el "regalito" de Leonel a Danilo¿ Presión tributaria? Enemas y vomitivos para todosEl “eterno retorno”: Lla otra cara de las “megapensiones” El viejo imperialismo: antinostalgia de otra "Era"El "ABC" de la democracia: notas para desmeroriadosDe politica y politicos: machacando ideasVincho, Leonel y otros "bultos" del gobierno de DaniloRecordando a McLuhan: recovecos de la globalizacionMercado y doctrina: La politica en la "posmodernidad"El neoliberalismo y la crisis del capitalismo globalTodo “made in PLD”: De la mediocracia a la desesperación Nuestro "mundo posideológico"Despues del “Mundo de Yalta”Los grupos en el PRD: ¿Vicio o Virtud?¡Ay, qué miedo!: El don me quiere botar del PRDLa socialdemocracia dominicana: verdades y mentirasEl antireelecionismo: Mitos y realidadesMe derrotó el Estado, pero siento orgullo de mi voto Hipolito Mejía: Un voto por el país ¿A quien le creo? Encuestas, realidades, opiniones populares y otras vainas raras en el escenario electoral dominicano Hipólito: El elegidoHipolito: el presidente que yo conocíLas elecciones dominicanas, segun Broussonet¿La “Era” de Leonel? De encuesta Gallup a “crisis” de JCE: ¿Vericuetos de la agenda de campaña del PLD?Danilo y Margarita: ¿Es cierto que “esta linda la mar”?Fernández Domínguez: De Puerto rico a la gloria Consumatum Est: Con Margarita, Leonel le gana el primer “round” a Danilo y al Comite PoliticoLas dos encuesta de “Asisa”, las bellaquería y el “riflazo” de DaniloLeonel, doña Margarita y otras piedras en el camino de DaniloLa encuesta de "Asisa", la "cuerda" de Danilo y la candidatura de Doña MargaritaEl PLD y la “recuperación” económica del paisDanilo: ¿Bajo el contrasigno de la historia? La nómina pública, los timbales palaciegos y el festin de los “Wikileaks”La Amet, el “Progreso”y otros “bultos” gubernamentales“¡Memoria contra el olvido!”: El FMI, Leonel y el dominicano común “Se Pasa la tenaza…”: Hipólito, Perogrullo y DaniloEl “chulla” latinoamericanaDanilo y el PLD: maullidos del GatopardoEl “paquetazo”, el gobierno y el pobre Danilo El conde Abraños: de política y politiquerosEl PLD frente e Hipólito: el “cuentazo” del “retroceso” Hipólito y el PLD: Mentiras viejas, Verdades nuevasLeonel; Razones y sinrazones de una “¨declinatoria” Política, realidad y artificioLos trotes postreros de la convención del PRD...Mis apuestas en la convención del PRDEl dilema de Leonel, según BroussonetHipólito, Miguel y e PRD en el análisis de BroussonetLa “descelebración” de la navidad y ptras curiosidades Jesús de Nazaret: El gestor de una nueva civilización Leonel, la reeleción y el referendoLo que viene en el PRD: Un “choque de trenes” La tesis reeleccionista del candidato títereEl PLD, los valores y la iniciativa de la Primera DamaIdentidad, “reingeniería” y candidatura presidencial en el PRD¿Es realmente posible una nueva reforma constituciona?El Metro en los hechos: ¿Gran obra o estafa? El Comité Político del PLD: Un anacronismo¿Reelección de Leonel? Una discusión para tontos Aspavientos y zafarranchos en el PRDLa “ceremonia de la bata blanca” ¿Par qué sirve el DNPC (antiguo DEPRECO)? Luis Abinader: impresiones fugaces sobre su discurso políticoLos desplantes del PRD al liberalismo históricoHipólito Mejía: ¿como el ave fénix? “Corran, muchachos, corran…” Milagros Ortíz Bosch en las “pinceladas” de Broussonet Una luz en el caminoEl gobierno como la arepa y la ” Nueva Republica de la Barrick Gold““Tiren coño, cobardes, tiren…”Marx y Bolívar: Notas sobre una controversia histórica “SE PASA LA TENAZA…”La candidatura del desprecio “SE PASA LA TENAZA…” La canidatura de Milagros Ortiz Bosch“SE PASA LA TENAZA…”“SE PASA LA TENAZA…”¿ingenuidad y desaprensión ?“SE PASA LA TENAZA…”: Se pusieron guapitos...“SE PASA LA TENAZA…”: La queja de algunos hipolitistas“SE PASA LA TENAZA…”: ¿Hipolito entierra el hacha? “SE PASA LA TENAZA…”Requiem por la “Constitución de Leonel”Viejas perogrulladas de la táctica política La “agenda Fernández”La portentosa voz de mando del general LuperónMiguel Vargas en la cresta de la olaLa feria de la corrupciónLa verdad como “roba la gallina”: Percepción y realidad en los gobiernos del PLD
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados