Domingo 28 de Mayo del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Luis R. Decamps R.

El PLD, los valores y la iniciativa de la Primera Dama

No me importa que el PLD se haya transformado grotescamente, como moderna criatura del doctor Frankenstein, en lo contrario de lo que ideó y soñó su celebérrimo creador, el profesor Juan Bosch, símbolo enhiesto e inmarchitable de honestidad, compromiso con las mejores causas y defensa intransigente de la dominicanidad.

No me importa que los antiguos discípulos del ilustre polígrafo de La Vega hayan olvidado las raíces históricamente liberales de la ideología y la praxis política de su organización, y que en la actualidad se encuentren en el apogeo de un maridaje feliz con el conservadurismo criollo de origen decimonónico y los “poderes fácticos” que éste amorosamente amamanta.

No me importa que los señoritos iniciáticos del PLD, que en el período de “construcción” de su entidad hicieron fama de ser política e intelectualmente soberbios pero cuyo amor por el conocimiento y la verdad los eximía de toda imputación de perversidad, hayan terminado transmutados en individuos muy pobres -casi desamparados- desde el punto de vista ético y cultural.

No me importa que los principales líderes del peledeísmo, que originalmente eran jóvenes social y económicamente humildes o de clase media, se hayan convertido en potentados de rostros tiránicos, jerarcas de gustos amanerados, sibaritas de la tercera edad o fogosos amantes de la plutocracia.

No me importa que los hombres y la mujeres del partido de la bandera morada y la estrella amarilla hayan abandonado el ideario humanista, justiciero e íntegro de Bosch, y que llegaran al poder en 1996 (en un acto de doblez que la posteridad algún día les reclamará sin posibilidad de expiación) apoyándose en las fuerzas sociales y políticas que tanto combatió el descollante escritor y político que los formó.

No me importa que muchos añejos boschistas entraran a su primer gobierno con chancletas y salieran de él en “jeepetas”.

No me importa que los peledeístas hayan ganado las elecciones de 2004 promoviendo, explotando y manipulando descaradamente una desgracia nacional no imputable en general al PRD y al gobierno de turno, y haciendo uso de las mentiras más escandalosamente vulgares e innobles.

No me importa que el oficialismo se mantuviera en el poder en 2008 instalando una costosísima dictadura mediática, repitiendo pedestres falsedades contra el PRD, haciendo uso desenfrenado de los recursos del Estado, traficando con la miseria de la gente y comprando conciencias y voluntades a diestro y siniestro.

No me importa que en nuestros días muchos dirigentes peledeístas se burlen de Bosch recordándolo despectivamente como “el viejo terco” o incurriendo en reiteradas inconductas personales y escandalizando cíclicamente al país con tantos desafueros en el tren gubernamental que nadie sabe en realidad en cuáles puertas de despacho es que ahora se detiene la corrupción.

No me importa que el doctor Leonel Fernández sea el presidente del PLD, y que por desventura haya lanzado al zafacón, sin remordimientos ni retortijones de conciencia, las enseñanzas de su insigne maestro.

No me importa que el actual líder máximo del PLD adoptara el discurso, el estilo, los métodos y las prácticas politiqueras que Bosch denunció durante más de dos décadas, y que eran propios del doctor Balaguer, el hombre que para aquel representaba ideológicamente lo regresivo, lo torcido, lo anti-ético y lo deleznable en la sociedad dominicana.

No me importa que la Primera Dama de la República sea una funcionaria informal con la que a veces me siento incómodo por su excesiva exposición pública y, además, porque erosiona nuestra institucionalidad manejando desde una entidad inorgánica recursos y programas arrebatados a otras instancias gubernamentales.

No importa que la doctora Cedeño sea dirigente de ese mismo PLD que tanto nos recuerda al “gatopardo” de Giuseppe Tomasi di Lampedusa, y que inclusive en estos momentos se encuentre dentro de los del “número” (con matrícula y todo) en la posible lotería por la candidatura presidencial de esa entidad política.

No me importa que ni los peledeístas ni el presidente Fernández ni la señora esposa de éste (sin dudas, una mujer agradable, competente y exquisita cuyo glamour en ocasiones me recuerda al reino de Camelot) crean un pepino de la campaña pública sobre los valores que tiene “en antena” el Despacho de la Primera Dama.

No me importa si, sotto voce, todos ellos se ríen con la sorna del simulador cuando observan o escuchan el contenido del mensaje de referencia, o cuando leen las inocentadas que a veces escriben individuos tan “pendejos” como el autor de estas líneas.

Nada de eso me importa, insisto…

Lo que de cierto me importa, y mucho, es que la citada campaña es verdaderamente hermosa, aleccionadora y penetrante.

Lo que positivamente me importa es que tal campaña se ha puesto en marcha en una época en que nuestra sociedad cruje de inestabilidad espiritual y la gente buena grita todos los días de impotencia por las secuelas casi siempre deshonrosas o delictivas de la ausencia de valores.

Lo que me importa es que esa campaña se ejecuta en un tiempo en que la familia dominicana paulatinamente se desmorona tanto por la ausencia de buenos ejemplos como por el febril contagio y la constante glorificación de la racionalidad (ideas, sentimientos, costumbres y conductas) propia del hampa.

Por eso, simplemente por eso, al margen de cualquier otra consideración, apoyo esa campaña del Despacho de la Primera Dama…

Es decir, hoy tiro de la túnica política que habitualmente luzco y, sin desgarrarla, me despojo momentáneamente de ella: obviando concientemente los “deberes” de la militancia, proclamo sin ambages mi respaldo a esa iniciativa como ciudadano sencillo, como padre y como simple mortal que vive, ríe, sufre, llora y canta en esta media isla de nuestros amores.

Más aún: ruego, pido, exijo públicamente que esa campaña se continué, amplíe y diversifique, y que se difunda por todos los medios de comunicación de que disponemos como país. Todavía más: ruego, pido, exijo que sea llevada directamente a los barrios, a las escuelas, a las empresas, a los mercados, a los clubes, a los estadios y, en fin, a todos los lugares en los que haya alguna aglomeración de ciudadanos.

En lo que concierne a este tema, por favor seamos sólo dominicanos. Una de las tareas nacionales más trascendentales de la hora presente reside en contribuir a curar la sociedad dominicana de sus sangrantes heridas inmateriales para salvar la institución familiar y, con ello, tratar de garantizarles algo de porvenir a nuestros hijos y sus descendientes. Y la campaña de referencia es importante, muy importante para eso.

Por lo demás, reitero que no importa que el gato se esté robando la carne ni que su color no sea de nuestro agrado: en este momento lo primordial es que cace ratones… Para todo lo otro, pronto llegará el 2012, y las cuentas pendientes, a no dudar, se ajustarán…

(*) El autor es abogado y profesor universitario

lrdecampsr@hotmail.com

Otras opiniones de: Luis R. Decamps R.

Mis hijos y el "principio de la infracción solidaria"Percepción, política práctica e intelectualidad Joao, la bella Monica y otras "monerías" del gobiernoHumanismo, pos modernidad y valores Leonel: !Arrinconado por el gobierno!El gobierno versus Leonel: El blanco real de Felucho Odebrecht y la lucha interna en el PLD y el PRMEl raro "antiimperialismo" del doctor Ray GuevaraDanilo y el PRD: ¿Un noviazgo sin amor?Sabores y picores en el PLD de hoyAntonostalgia del PEMELa reeleccion resbala y la oposicion en babiaLa reivindicacion historica del balaguerismo Google se parece a Dios, pero no lo es...El ostracismo de Leonel: ¿Culpa o ingratitud?La robótica ultranacionalista Hipocresia y cinismo en el panorama politicoLuis Abinader ante la historia El asesinato de Indhira Ghandi Lo que nos queda: El balaguerismo Abril 1965: El capitan que tomo por asalto la gloria La rebelión del leonelismo Luis Abinader en la cresta de la ola La “tozudez” de Leonel: ¿panico en el PLD?La reeleccion: ¿Un “maco” made in PLD?La agenda “patriotica” del conservadurismo El asesinato de Mahatma Gandhi en 1948El asesinato de Gaitan y el “Bogotazo” de 1948Baches y cachivaches de la reeleccion El asesinato de Olof Palme en 1986Las tribulaciones actuales del peledeismo historico Quirino al habla y Leonel en su ordalia “Pendejadas” de la vieja educacion domestica Brincos y mimicas con la reeleccion Leonel y el legado historico de BalaguerEl PLD y la crisis del pensamiento critico Hipolito Mejia ante la historiaEl asesinato de Isaac Rabin en 1995 Vainas y sables en el PLDEl asesinato del Che Guevara en 1967Leonel: El “zóon politikón” El asesinato de Anwar El-Sadat en 1981La reeleccion: Rosas y espinas en el PLDLeonel: ¿Camino a su primera derrota?Martin Luther King: humanista integral Malcolm X: De ratero a redentor social Kennedy: El hombre y el destino El PLD, LOma Miranda y Groucho MarxAdalai Stevenson: Un demócrata olvidado Matices históricos de la política en USATransfugas y "corchos" en la era del PLDEl legado gris de la "era" del PLDEl PRD, Majluta y la "Ley de Lemas"Trujillo: la lección ignorada La Constitución, el referendo y la reelección Danilo, Leonel y al reelección Caamaño y la prepotencia del embajador Era Trujillo realmente patriota o nacionalista?La "no reelección": ¿Una engañifa institucional?Graznidos del trujillismo historico El "vicio" del poder y la tentación totalitaria La socialdemocracia sigue siendo el camino Sobre "desfases" y “cambios de paradigmas"No es comunismo sino cristianismo La hipocresía como ideología Patriotismo, nacionalismo y antihaitianismo Ni Marx ni Cristo: ¿El signo de la época?Un articulo de Balaguer Recordando la “Izquierda Democrática” La política: ¿Pasión o profesión? La "política del gran garrote" de los EEUU El atentado de 1981 contra Juan Pablo IIEl decrepito circo del ultranacionalismo Elogio de la hipocresía Danilo versus Leonel: ¿Cambio de mando en el PLD?Verdades y mentiras en el PRD de hoy El conservadurismo dominicano; en la cresta de la olaEl disparate de la "fusión" con Haití Luis Abinader: Perfiles de un liderazgo en ascensoLa prensa digital: perfiles de una revolución mediática Liberalismo y conservadurismo en la historia dominicanaLa tirria del conservadurismo contra las ONGsSu majestad, el peledeismoSi a la regularización, no al ultranacionalismo Hipocresia y cinismo en el ultranacionalismo criolloLauros y perversiones de la democraciaEl dia que Hitler escapo de la muerte El "voto preferencial": Mitos y realidades El dia que ¨mataron¨ a Lenin Secreto a voces: el PRD necesita un nuevo liderazgoEl gobierno de Danilo, la encuesta Gallup y el pobre PRDLa "doctrina Monroe" y la "Seguridad Nacional" de Estados UnidosLa miseria ideológica de los partidos De Leonel a Danilo: Breve historia de la cosmética política PRD: El derrotero suicida de la división Se cavan las trincheras en el PRD: ¿La “tesis Betancourt" o la táctica penagomista de “ir como quiera”?El gobierno "light", la culebra que no se muerde la cola y la impronta de Barrabás en el PRDBolívar, García Márquez y la subversión de la historia Derecha e izquierda en la política del siglo XXIDe Maquiavelo a Rousseau: realismo e idealismo en politicaCorea del Norte: Ritos de una extraña monarquía "comunista" Leonel, el PLD, la Barrick Gold y el perogrulloDanilo y Leonel: el desafio silenteLos “pendejos” de la guerra restauradoraEl PRD, el liberalismo histórico y la riña de los egos Liberalismo y socialismo: Otras viejas vainas de los "pendejos"“Pendejos” Y “Realistas” en la primera república La feria de la política: pinceladas históricas para pendejosLa vieja vaina del "bien común": anatomía del político pendejoDe Marx a Bosch: la "envidia" de los "pendejos" socialistasConfucio: Un "pendejo" de antes de CristoJesucristo: Pionero de la ideologia de los "pendejos"Los Trinitarios: Nuestros primeros "pendejos" y "envidiosos"Los gobiernos del PLD: Poder, "Progreso" e Impunidad¿Se necesita o no una ley orgánica para aprobar la reforma tributaria de Danilo? Las fotos de Fidel: El contramensaje de la imagen El Feliz Bautista, los zafarranchos en el PLD y el "regalito" de Leonel a Danilo¿ Presión tributaria? Enemas y vomitivos para todosEl “eterno retorno”: Lla otra cara de las “megapensiones” El viejo imperialismo: antinostalgia de otra "Era"El "ABC" de la democracia: notas para desmeroriadosDe politica y politicos: machacando ideasVincho, Leonel y otros "bultos" del gobierno de DaniloRecordando a McLuhan: recovecos de la globalizacionMercado y doctrina: La politica en la "posmodernidad"El neoliberalismo y la crisis del capitalismo globalTodo “made in PLD”: De la mediocracia a la desesperación Nuestro "mundo posideológico"Despues del “Mundo de Yalta”Los grupos en el PRD: ¿Vicio o Virtud?¡Ay, qué miedo!: El don me quiere botar del PRDLa socialdemocracia dominicana: verdades y mentirasEl antireelecionismo: Mitos y realidadesMe derrotó el Estado, pero siento orgullo de mi voto Hipolito Mejía: Un voto por el país ¿A quien le creo? Encuestas, realidades, opiniones populares y otras vainas raras en el escenario electoral dominicano Hipólito: El elegidoHipolito: el presidente que yo conocíLas elecciones dominicanas, segun Broussonet¿La “Era” de Leonel? De encuesta Gallup a “crisis” de JCE: ¿Vericuetos de la agenda de campaña del PLD?Danilo y Margarita: ¿Es cierto que “esta linda la mar”?Fernández Domínguez: De Puerto rico a la gloria Consumatum Est: Con Margarita, Leonel le gana el primer “round” a Danilo y al Comite PoliticoLas dos encuesta de “Asisa”, las bellaquería y el “riflazo” de DaniloLeonel, doña Margarita y otras piedras en el camino de DaniloLa encuesta de "Asisa", la "cuerda" de Danilo y la candidatura de Doña MargaritaEl PLD y la “recuperación” económica del paisDanilo: ¿Bajo el contrasigno de la historia? La nómina pública, los timbales palaciegos y el festin de los “Wikileaks”La Amet, el “Progreso”y otros “bultos” gubernamentales“¡Memoria contra el olvido!”: El FMI, Leonel y el dominicano común “Se Pasa la tenaza…”: Hipólito, Perogrullo y DaniloEl “chulla” latinoamericanaDanilo y el PLD: maullidos del GatopardoEl “paquetazo”, el gobierno y el pobre Danilo El conde Abraños: de política y politiquerosEl PLD frente e Hipólito: el “cuentazo” del “retroceso” Hipólito y el PLD: Mentiras viejas, Verdades nuevasLeonel; Razones y sinrazones de una “¨declinatoria” Política, realidad y artificioLos trotes postreros de la convención del PRD...Mis apuestas en la convención del PRDEl dilema de Leonel, según BroussonetHipólito, Miguel y e PRD en el análisis de BroussonetLa “descelebración” de la navidad y ptras curiosidades Jesús de Nazaret: El gestor de una nueva civilización Leonel, la reeleción y el referendoLo que viene en el PRD: Un “choque de trenes” De Trucutú al nuevo doctor Merengue: la retórica de la política "light"La tesis reeleccionista del candidato títereIdentidad, “reingeniería” y candidatura presidencial en el PRD¿Es realmente posible una nueva reforma constituciona?El Metro en los hechos: ¿Gran obra o estafa? El Comité Político del PLD: Un anacronismo¿Reelección de Leonel? Una discusión para tontos Aspavientos y zafarranchos en el PRDLa “ceremonia de la bata blanca” ¿Par qué sirve el DNPC (antiguo DEPRECO)? Luis Abinader: impresiones fugaces sobre su discurso políticoLos desplantes del PRD al liberalismo históricoHipólito Mejía: ¿como el ave fénix? “Corran, muchachos, corran…” Milagros Ortíz Bosch en las “pinceladas” de Broussonet Una luz en el caminoEl gobierno como la arepa y la ” Nueva Republica de la Barrick Gold““Tiren coño, cobardes, tiren…”Marx y Bolívar: Notas sobre una controversia histórica “SE PASA LA TENAZA…”La candidatura del desprecio “SE PASA LA TENAZA…” La canidatura de Milagros Ortiz Bosch“SE PASA LA TENAZA…”“SE PASA LA TENAZA…”¿ingenuidad y desaprensión ?“SE PASA LA TENAZA…”: Se pusieron guapitos...“SE PASA LA TENAZA…”: La queja de algunos hipolitistas“SE PASA LA TENAZA…”: ¿Hipolito entierra el hacha? “SE PASA LA TENAZA…”Requiem por la “Constitución de Leonel”Viejas perogrulladas de la táctica política La “agenda Fernández”La portentosa voz de mando del general LuperónMiguel Vargas en la cresta de la olaLa feria de la corrupciónLa verdad como “roba la gallina”: Percepción y realidad en los gobiernos del PLD
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados