Jueves 25 de Mayo del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Carlos McCoy

¿Invernaderos? ¡Cuidado!

Nosotros tenemos la costumbre de entusiasmarnos rápidamente con cualquier novedad, principalmente si viene del extranjero.

Cualquier foráneo es capaz, todavía, de cambiarnos espejitos por oro. Ni siquiera cangrejitos por botones. Huelgan los ejemplos.

Cuando abrimos los ojos y nos damos cuenta del engaño, el forastero hace rato que espantó la mula, dejó el limpio y nos quedamos con unas experiencias de sabores muy amargos.

La “Nueva novedad” en el campo tecnológico, la constituye la producción agrícola en ambiente controlado, mejor conocida como “Invernaderos”

Las bondades de que nos hablan los promotores de esta tecnología no tienen parangón. Como le dicen a los prospectos en las grandes ligas “No puede fallar”

Nos dicen que con estos mini ecosistemas artificiales, no importa que llueva o haya sequía, el riego es totalmente controlado gota a gota. Las altas o bajas temperaturas, que aunque en nuestro país no son extremas, tampoco son un problema, esa parte también está computarizada. El control de las plagas así como la aplicación de abono se ejecuta de una manera más económica y más eficiente que si fuera en cielo abierto.

Es más fácil conseguir seguros y financiamientos pues los riesgos de una mala cosecha son mucho menores.

Al ser producciones de frutas, flores y verduras de ciclos cortos, el flujo de caja es más constante y en consecuencia las ganancias son mucho más rápidas.

¿Puede ser verdad tanta belleza?

La respuesta es sí y no.

Es afirmativa si se toman en cuenta muchos detalles que no vemos se estén aplicando en nuestro país.

Lo primero es que no se pueden instalar invernaderos donde hay árboles y si los hay, tenemos la necesidad de talarlos para hacer espacios y poder construir las naves. Poniendo en peligro los esfuerzos de reforestación que lleva a cabo el gobierno dominicano. Un invernadero puede tener una dimensión de hasta 5000 Metros cuadrados. Todo depende del lugar donde se vaya a instalar y de qué tipo de producción agrícola se desea. Tampoco es absolutamente necesario que el terreno sea totalmente llano. Pudiéndose instalar en terrenos con suaves laderas.

En la República Dominicana las mayores cantidades de invernaderos se están instalando en zonas de excelente vocación agrícola a cielo abierto, donde se puede cultivar una gran variedad de productos sin necesidad del llamado ambiente controlado.

Así vemos como las zonas de Constanza, Jarabacoa y San José de Ocoa, hasta ahora, son las preferidas.

¿Por qué hacemos esto y no como lo están haciendo en España? La principal zona para la instalación de invernaderos aprobada por el gobierno de esa nación, es Armería, en el sur ibérico. La zona más árida de la madre patria.

Las tierras más secas y de menos vocación agrícola de nuestro país, se encuentran en la línea noroeste y en el llamado sur profundo, incluyendo la Provincia de Azua.

Hacia esas zonas deberíamos orientar las instalaciones de esos invernaderos para activar económicamente esas deprimidas áreas y paralelamente evitar seguir deforestando.

Otro problema con los invernaderos es el manejo de desechos. En este tipo de estructuras se utiliza mucho el plástico y el PVC, regularmente estos materiales se entierran cuando se rompen o se deterioran y ya no cumplen una función práctica, pero todos sabemos que se requieren cientos de años para su destrucción, contribuyendo a la contaminación del medio ambiente.

Si en vez de enterrarlos los incineramos, el efecto es peor, pues los gases tóxicos que emanan de la quema de plásticos y PVC son cancerígenos.

Por otro lado, los desechos orgánicos que generan este tipo de agricultura, si no se les da el tratamiento adecuado, también pueden ser un buen caldo de cultivo para enfermedades.

Son simples preocupaciones nuestras para que no desbaratemos con los pies, unos bosques que han sido sembrados por muchas manos. Por lo que exhortamos a los técnicos agrícolas y al Ministerio de Medio Ambiente a trabajar juntos en estos proyectos, tomando las medidas preventivas necesarias, para que al final, no cueste más la sal que el chivo.

Carlos McCoy

Noviembre/2010

Carlosmccoy@ymail.com











Otras opiniones de: Carlos McCoy

Oportunidades migratoriasÁrboles en lugar de lápidasEl costo del populismoRobando con elegancia“Vísteme despacio, que voy de prisa”Curarse en saludCorrupción, el verdadero muroAgro foresta, ¡Cuidado!Interrogatorio (Cuento corto)¡O! DebrechtDonald Trump y la inmigraciónMargarita de TroyaImportando miseriasEl PLD, de lo moral a lo materialHerencia político militarCon la nacionalidad fríaSi hay Dios, ¡Es americano!Deshojando la margaritaNacionalizando el problema haitianoOfensiva diplomáticaLa gota que derramó el vaso haitianoCrisis de las leyesCreatividad en los empleos juveniles.El deporte como motor del desarrolloUna insensata oposiciónLa JCE y Haití CommoditiesSe volteó la tortillaEl Brexit, un alud económico y socialEl Brexit, consecuencias futurasEl derecho a portar armasTigueres con poderesEl INDEX (Instituto del Dominicano en el Exterior)Nuestras tradicionesSuicidios en la clase media americana¿Por qué somos tan pobres?En ultramar, una generación envejece y otra surgeSatisfacciónEl viejo catolicismo como retrancaFrustración y rabia en Nueva YorkEl “Pick and choose” de los refugiados sirios¿Avergonzados de nuestra historia?AxiomaMantenimiento Partidario¡Concho, estamos “jartos”!El patético Servicio Exterior DominicanoLa isla de Santo DomingoBlancos, negros y mulatosMás huacalitos y menos Provincias y MunicipiosLa diáspora, déjà vuLo que Leonel no dijoSignos muy parecidos e iguales de preocupantesTurismo, Agricultura y desarrolloNi el uno ni el otroEste lio lo provocó la Constitución del 2010Fusión y fisión¡Otra vez la iglesia!Competencia deslealEgos¡Acorralamiento!Dictadura. Democracia y corrupciónHaití……Grandes decisionesLiderazgos contaminados en ultramarDe palíndromos, capicúas, carambolas y boomerangsCarretera fronterizaEncrucijada ConstitucionalUtopía taínaMuerto el perro, se acabó la rabiaSi mi abuela tuviera ruedas…Haití, bomba de tiempoSolución al problema haitiano¿CARICOM?¡Cuidado, curva peligrosa!Bosch, la piedrita en el zapatoGrupismo en el PLDDejémonos de paños tibios¡Ayiti Ankó! ¡Haití de nuevo! Lectura de una encuestaOrgullo nacionalCrecimiento inconmensurableLos números en creoleHaití nos aleccionaCocolos y haitianosSino sangre, por lo menos esfuerzos, sudor y lágrimasHub aéreo agropecuarioArcoíris moradoLa bandera¡Bien por Haití!Él no se gobierna16 y 69 palé cuasi perfectoLa renuncia del Embajador Raúl YzaguirrePlaza del técnico¿Y el carisma?El precio del oro y la Barrick GoldObesidad del Estado¿Extemporáneo?Cuatro son muy pocos. ¿Doce, no son suficientes?Ferrocarril Cibao-SurDanilo y la reelección presidencialDesparpajo CongresualRenovarse o morirBingo Chino¡Se rompió la soga electoral!Una pausa… para verCaos en el Metro de Santo DomingoEl Metro y la OMSAPoner a circular el circulanteEchándole más leña al caosTanda extendida, pero de arriba para abajoRumbo al Puerto de origenEl barrilito, el cofrecito, las exoneraciones y otras hecesVuelta al Boschismo, utopía o hipocresía¿Y que nombre les pondremos? Matarile rile rile.El al revés del que salió¡Preñaron a la niña!Daniel y AntonioCero CameralLos Estados Unidos y el Servicio Exterior DomicanoEl Adagio de DaniloLa Barquita, el Ozama, el Isabela y el HainaEsta sociedad va en caída libre hacia el total deterioro moral¡En la china!El gabinetePaís o Nación No todo lo que brilla es oroMirándose en el espejo correctoCopiar y pegarNuestro gabineteEl gobierno de Danilo ya tiene siete mesesNo es como se comienza… El futuro del reformismoHipocondría nacionalUn mejor país, pero para todos ¿De qué te ríes?Se puede correr la roscaVergüenza ajenaDespoliticemos El Metro de Santo DomingoEncrucijada del sistema partidista¡Por favor, dame un chance!Joven, ¡Atrévete! Se parte de la solución El curroTráfico inducido¡Ojo pelao!Genio y figura… Hasta la sepultura Tránsito terrestre, fuente inagotable de recursosNi agradece ni guarda rencor PRD Personas Reburujadas y Desordenadas La pesada carga de DaniloDesesperación, mala consejeraEl Doctor Merengue¿Porqué Danilo y no Leonel?Recordar ¿Es vivir?Dios los cría y ellos se juntanCon los pies sobre la tierraA confesión de partes…¡Por fin, campaña de propuestas!Continuar lo que está bienDanilo y Curitiba Percepción de corrupciónLa clase mediaBendito Plebiscito¡Llegó papá!Enmarañar lo sencillo“Dan Mar”Castrando las aristas de AmableCommodities, la oportunidad del sigloNo bajar la guardia Los viajes de LeonelSúper turismo“El pequeño Haití” espina clavada en el centro de nuestra capitalInvadamos a Haití. Expulsémoslos de nuestro paísLos dueños del paísExplosión demográfica, educación, salud y pobrezaChina y Taiwán CarambolaEl narcotráfico y la economíaEl PRD y la reelección de Leonel El bueno, el malo y el feoNi a favor ni en contra, sino todo lo contrarioMi generaciónSin cartuchos ¡Te lo dije!Sainete electoralUnión antillanaHaití, en dos actosEl Metro o la yarda¿Matriarcado?Los gringos ¡A la carga!Tomémosle la palabraHaití, el desastre y su secuela¡Juégatela!El turismo dominicanoOperativos, patronatos, comisiones, etc.El voto negativoAhora o nuncaCorrupción y narcotráficoDeja vu¡Otro pedazo de papel!
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados