Jueves 30 de Marzo del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Carlos McCoy

Invadamos a Haití. Expulsémoslos de nuestro país

El título de este trabajo puede parecer muy radical, pero con sinceridad creemos que es una de las soluciones a largo plazo para conjurar de una vez y por todas la problemática de ambos países.

No estamos hablando de utilizar las Fuerzas Armadas dominicanas y militarmente invadir el territorio de nuestro vecino, como si lo han hecho ellos es varias ocasiones, ni tampoco volver a usar practicas ya superadas de conminarlos a pronunciar la palabra “perejil” para saber si son nacionales haitianos y deportarlos o asesinarlos.

Estamos hablando de otro tipo de invasión. Una invasión comercial, una incursión forestal, un asalto educacional, una penetración de salud.

Esto lo han estado haciendo, por mucho tiempo, parte de la población dominicana liderados por los industriales y comerciantes criollos, pero sin ningún tipo de orden o regulación y a una muy pequeña escala. En la ciudad de Quanaminthe (Juana Méndez) Haití, podemos ver muchos ejemplos.

Independientemente de lo que diga o haga la comunidad internacional, que se ha vuelto buche y pluma, nosotros tenemos que tomar la iniciativa. Es a nosotros como Nación a quienes más nos perjudica la situación de pobreza e insalubridad en que vive ese paupérrimo pueblo.

Los organismos internacionales ahora quieren rasgarse las vestiduras ante la epidemia de cólera que sufre Haití algo que, dadas las condiciones sanitarias en la que se desenvuelve ese pueblo, empeoradas por el terremoto de enero pasado, era lógico de esperar.

La Organización Mundial de la Salud no puede sorprenderse de esta epidemia ni de ninguna otra que se pueda presenta en un futuro cercano. Cuando cientos de miles de personas viven hacinados en casas de campañas, haciendo sus necesidades fisiológicas en cualquier lugar sin ningún tipo de control sanitario, es lógico que sucedan estas y peores cosas.

El gobierno dominicano no puede seguir esperando el cumplimiento de la palabra empeñada por algunas potencias extranjeras.

Para esas naciones, un país de negros analfabetos, enfermos, viviendo en una tierra deforestada casi totalmente y en la cual no se hayan detectado en su suelo riquezas minerales, no está dentro de sus prioridades.

Además no le perdonaron ni le van a perdonar nunca, que estos negros esclavos se convirtieran en la segunda nación soberana del nuevo mundo, detrás de los Estados Unidos, venciendo, aun haya sido con la ayuda de la fiebre amarilla, a uno de los ejércitos más poderosos del mundo. Encabezado nada más y nada menos que por el General Charles Victor Emmanuel Leclerc, cuñado de Napoleón Bonaparte.

El Estado dominicano y los inversionistas nacionales, están en la obligación de expandir nuestra frontera hacia el oeste. Nuestras fronteras comerciales, educacionales, sanitarias, tecnológicas y forestales. La solución al problema haitiano solo podemos lograrlo compartiendo nuestras pequeñas riquezas. No podemos a esperar a que nos veamos obligados, en toda la isla, a repartir nuestra gran pobreza.

Si elevamos un poco la calidad de vida del pueblo haitiano invadiéndolos con los pocos recursos de los que el Estado y los industriales y comerciantes dominicanos puedan disponer, estaríamos creando oportunidades de trabajo en esa nación y por osmosis, los nacionales haitianos que hoy pululan en nuestros campos y ciudades, se irían detrás de esas oportunidades laborales en su propia tierra que, paralelamente, dejarían puestos vacantes en nuestro país que serían llenadas por nuestros obreros y campesinos obligando a nuestros empresarios a pagar mejores salarios y a cotizar en los sistemas de salud y de pensión nacionales.

Sería como matar dos pájaros de un solo tiro.

No creemos que ni los haitianos ni la comunidad internacional se opongan a este tipo de invasión. A estas expulsiones.

Carlos McCoy
Octubre/2010

carlosmccoy@ymail.com

Otras opiniones de: Carlos McCoy

El costo del populismoRobando con elegancia“Vísteme despacio, que voy de prisa”Curarse en saludCorrupción, el verdadero muroAgro foresta, ¡Cuidado!Interrogatorio (Cuento corto)¡O! DebrechtDonald Trump y la inmigraciónMargarita de TroyaImportando miseriasEl PLD, de lo moral a lo materialHerencia político militarCon la nacionalidad fríaSi hay Dios, ¡Es americano!Deshojando la margaritaNacionalizando el problema haitianoOfensiva diplomáticaLa gota que derramó el vaso haitianoCrisis de las leyesCreatividad en los empleos juveniles.El deporte como motor del desarrolloUna insensata oposiciónLa JCE y Haití CommoditiesSe volteó la tortillaEl Brexit, un alud económico y socialEl Brexit, consecuencias futurasEl derecho a portar armasTigueres con poderesEl INDEX (Instituto del Dominicano en el Exterior)Nuestras tradicionesSuicidios en la clase media americana¿Por qué somos tan pobres?En ultramar, una generación envejece y otra surgeSatisfacciónEl viejo catolicismo como retrancaFrustración y rabia en Nueva YorkEl “Pick and choose” de los refugiados sirios¿Avergonzados de nuestra historia?AxiomaMantenimiento Partidario¡Concho, estamos “jartos”!El patético Servicio Exterior DominicanoLa isla de Santo DomingoBlancos, negros y mulatosMás huacalitos y menos Provincias y MunicipiosLa diáspora, déjà vuLo que Leonel no dijoSignos muy parecidos e iguales de preocupantesTurismo, Agricultura y desarrolloNi el uno ni el otroEste lio lo provocó la Constitución del 2010Fusión y fisión¡Otra vez la iglesia!Competencia deslealEgos¡Acorralamiento!Dictadura. Democracia y corrupciónHaití……Grandes decisionesLiderazgos contaminados en ultramarDe palíndromos, capicúas, carambolas y boomerangsCarretera fronterizaEncrucijada ConstitucionalUtopía taínaMuerto el perro, se acabó la rabiaSi mi abuela tuviera ruedas…Haití, bomba de tiempoSolución al problema haitiano¿CARICOM?¡Cuidado, curva peligrosa!Bosch, la piedrita en el zapatoGrupismo en el PLDDejémonos de paños tibios¡Ayiti Ankó! ¡Haití de nuevo! Lectura de una encuestaOrgullo nacionalCrecimiento inconmensurableLos números en creoleHaití nos aleccionaCocolos y haitianosSino sangre, por lo menos esfuerzos, sudor y lágrimasHub aéreo agropecuarioArcoíris moradoLa bandera¡Bien por Haití!Él no se gobierna16 y 69 palé cuasi perfectoLa renuncia del Embajador Raúl YzaguirrePlaza del técnico¿Y el carisma?El precio del oro y la Barrick GoldObesidad del Estado¿Extemporáneo?Cuatro son muy pocos. ¿Doce, no son suficientes?Ferrocarril Cibao-SurDanilo y la reelección presidencialDesparpajo CongresualRenovarse o morirBingo Chino¡Se rompió la soga electoral!Una pausa… para verCaos en el Metro de Santo DomingoEl Metro y la OMSAPoner a circular el circulanteEchándole más leña al caosTanda extendida, pero de arriba para abajoRumbo al Puerto de origenEl barrilito, el cofrecito, las exoneraciones y otras hecesVuelta al Boschismo, utopía o hipocresía¿Y que nombre les pondremos? Matarile rile rile.El al revés del que salió¡Preñaron a la niña!Daniel y AntonioCero CameralLos Estados Unidos y el Servicio Exterior DomicanoEl Adagio de DaniloLa Barquita, el Ozama, el Isabela y el HainaEsta sociedad va en caída libre hacia el total deterioro moral¡En la china!El gabinetePaís o Nación No todo lo que brilla es oroMirándose en el espejo correctoCopiar y pegarNuestro gabineteEl gobierno de Danilo ya tiene siete mesesNo es como se comienza… El futuro del reformismoHipocondría nacionalUn mejor país, pero para todos ¿De qué te ríes?Se puede correr la roscaVergüenza ajenaDespoliticemos El Metro de Santo DomingoEncrucijada del sistema partidista¡Por favor, dame un chance!Joven, ¡Atrévete! Se parte de la solución El curroTráfico inducido¡Ojo pelao!Genio y figura… Hasta la sepultura Tránsito terrestre, fuente inagotable de recursosNi agradece ni guarda rencor PRD Personas Reburujadas y Desordenadas La pesada carga de DaniloDesesperación, mala consejeraEl Doctor Merengue¿Porqué Danilo y no Leonel?Recordar ¿Es vivir?Dios los cría y ellos se juntanCon los pies sobre la tierraA confesión de partes…¡Por fin, campaña de propuestas!Continuar lo que está bienDanilo y Curitiba Percepción de corrupciónLa clase mediaBendito Plebiscito¡Llegó papá!Enmarañar lo sencillo“Dan Mar”Castrando las aristas de AmableCommodities, la oportunidad del sigloNo bajar la guardia Los viajes de LeonelSúper turismo“El pequeño Haití” espina clavada en el centro de nuestra capital¿Invernaderos? ¡Cuidado!Los dueños del paísExplosión demográfica, educación, salud y pobrezaChina y Taiwán CarambolaEl narcotráfico y la economíaEl PRD y la reelección de Leonel El bueno, el malo y el feoNi a favor ni en contra, sino todo lo contrarioMi generaciónSin cartuchos ¡Te lo dije!Sainete electoralUnión antillanaHaití, en dos actosEl Metro o la yarda¿Matriarcado?Los gringos ¡A la carga!Tomémosle la palabraHaití, el desastre y su secuela¡Juégatela!El turismo dominicanoOperativos, patronatos, comisiones, etc.El voto negativoAhora o nuncaCorrupción y narcotráficoDeja vu¡Otro pedazo de papel!
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados