Miercoles 29 de Marzo del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Luis R. Decamps R.

El Comité Político del PLD: Un anacronismo

El Partido de la Liberación Dominicana (PLD) es la única gran organización política del país (y probablemente del resto de nuestra América) que conserva un órgano de membresía estrecha, casi permanente y de mecánica vertical (con vocación centralista y estilo de dirección aristocrática) como supremo conductor de sus tareas cotidianas.

Se trata de una estructura de clara fisonomía cupular e integrada mayoritariamente por políticos de “nariz parada” (absurdo legado “pequeño burgués” de su época de petulancia intelectual post-universitaria) que, al mejor estilo del politburó del Comité Central del viejo Partido Comunista de la Unión Soviética, no sólo dirige al PLD “a control remoto” sino que inclusive, según las malas lenguas, en ocasiones intimida y le hace desplantes hasta al propio presidente de la entidad y de la república.

Estamos hablando, obviamente, del omnipotente, omnisciente y nunca bien alabado Comité Político del PLD, que en esencia es, aunque ya casi nadie lo recuerda, el heredero histórico de la inefable Comisión Permanente del PRD de principios del decenio de los años setenta, es decir, una hechura del profesor Juan Bosch (cuando éste renegaba ideológicamente de la democracia y apostaba por un proyecto histórico popular pero dictatorial) en un tramo particularmente violento y peligroso de la historia dominicana.

El Comité político del PLD es, pues, un mecanismo de dirección prebostal, excluyente y filo-totalitario (sus decisiones cursan de arriba hacia abajo como verdades irrefutables, en línea recta y sin posibilidad real de apelaciones exitosas) que nació en la época en que la actividad partidarista era más cruenta que pacífica (casi con las características de una guerra cotidiana) y que exigía en los partidos anti-sistema niveles de cohesión interna y de “unificación de criterios” que rayaban en el clandestinaje y en el secretismo conventual.

Eran tiempos aquellos -hay que recordarlo- en que estaba de moda entre los partidos democráticos y revolucionarios la tendencia “político-militar” a la adopción de una ideología uniformada que propendía a la promoción de la dureza de carácter en los militantes y a hacer la corte a la concepción leninista que predicaba la sujeción a una disciplina partidaria férrea y sin grietas. Lo otro se consideraba “democratismo burgués”, “debilidad ideológica” o riesgosa “blandenguería populista”.

También eran aquellos -no lo olvidemos- momentos históricos de aristocratismo “revolucionario” (sólo llegaban a los órganos supremos de dirección ciertos elegidos, las más de las veces a resultas de su profuso manejo de las ideas, sus méritos prácticos casi temerarios o, simplemente, porque habían sido “ungidos” por el alto liderato en una especie de “selección natural” que privilegiaba a los más “formados”), y una vez se ascendía a las cumbres de la conducción política interna sólo se descendía renunciando o bajo imputaciones de “alta traición” o “derechización”.

En consecuencia, el políticamente encopetado e infalible Comité Político del PLD es, por así decirlo, un sobreviviente de la racionalidad (ideología, zafarranchos, praxis, escenarios, nudos de controversia y confrontaciones) de la Guerra Fría, y la verdad monda y lironda es que, si lo calibramos a la luz de la lógica y la ética democráticas de hoy, no es más que una ridícula antigualla que los peledeístas modernos deberían esforzase por colocar, más temprano que tarde, en el baúl de los recuerdos (por supuesto, para el autor fuese más fácil: simplemente lo lanzaría al zafacón de la historia).

Ciertamente, en estos momentos es muy difícil encontrar en la actualidad tanto en el país como en el resto del continente (ya denunciada y superada la visión “guardiológica” de dirección política que impusieron a escala planetaria en el siglo XX los comunistas, los fascistas, los ultranacionalistas y los fundamentalistas religiosos) entidades políticas de masas que no hayan evolucionado internamente hacia metodologías de dirección y ejercicio del liderazgo más horizontales y, por ello mismo, más cónsonas con el espíritu libre, plural y participativo de la democracia occidental.

Se puede argüir que organizaciones como el Partido Comunista Cubano (PCC), en América Latina, o el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), en Europa, mantienen vigentes instancias de dirección diaria parecidas al Comité Político del PLD, pero en lo que concierne a esas entidades hay que recordar, primero, que en el ejemplo caribeño se trata de una ficción (la personalidad de Fidel Castro como líder siempre desbordó y esterilizó toda estructura dirigencial) y, segundo, que en la especie del viejo continente la famosa “Ejecutiva” socialista es una instancia que se renueva periódicamente, está a expensas siempre de la crítica abierta de la militancia partidaria y, además, es habitual que las discrepancias entre sus miembros se hagan públicas sin que por ello se produzca una reclamación institucional de “disciplina” o “drásticas sanciones”.

En el caso del PLD, en cambio, se está ante un organismo absolutamente cerrado, de matrícula casi inamovible, con rasgos orgánicos de logia, sujeta a un código de silencio como el de las fraternidades universitarias secretas y que, en lo atinente a sus deliberaciones, habitualmente se parapeta tras una concepción de la disciplina que privilegia el intimismo, el conciliábulo y el disimulo (tan caros al totalitarismo) al tiempo que condena como “pecado capital” toda emisión abierta de ideas o pensamientos. No es, pues, el característico mecanismo dirigente de los partidos democráticos y de masas sino, por el contrario, una de esas instancias, tipo Estado Mayor, propias, como se ha insinuado más arriba, de las organizaciones comunistas, fascistas, ultranacionalistas o fundamentalistas que operan desde las sombras.

La autoridad y el prestigio que aún tiene el Comité Político del PLD no sólo entre sus conmilitones sino también en importantes segmentos de la población dominicana, tan amplios como notorios con todo y su naturaleza antediluviana y su avasallante perfil de “Gran hermano”, es un ejemplo vivo de alienación psico-social: la misma gente que se escandaliza ante las prácticas anti-democráticas en el Estado o en la sociedad civil, calla ante conductas de igual raigambre cuando proceden de aquel supremo y docto órgano del liderazgo peledeísta que el ejercicio prolongado del poder y la impunidad solidaria (como en las sociedades secretas de políticos y empresarios que hacen negocios “no santos”) han terminado convirtiendo, según la opinión de un conocidísimo comentarista de la televisión nacional, en “el grupo económico más poderoso del país” (por oposición a los ricos de apellidos tradicionales: los Viccini, los Corripio, los Bonetti, los Ramos, etcétera).

El todopoderoso e institucionalmente narcisista Comité Político del PLD, compuesto por dos docenas de individuos (incluyendo a los incumbentes de los dos principales poderes del Estado, un ex vicepresidente de la república y tres mujeres), fue el partero de la reciente decisión de esa organización política que, despreciando la opinión de sus bases y haciendo caso omiso a toda consideración democrática, tácitamente puso a recesar a su Comité Central (que se hizo el “harakiri” aplaudiéndose a sí mismo) y prorrogó el mandato de todos sus dirigentes “hasta después de las elecciones del año 2012”.

En otras palabras, un grupito integrado por una veintena de semidioses decidió por más de un millón de personas registradas en el padrón peledeísta (según presunción del 2009) sobre el destino inmediato y mediato de la organización, y sólo un dirigente medio (léase bien: uno solo) se atrevió a protestar. Naturalmente, para entender toda esta lógica interna de sumisión y vasallaje hay que tener en cuenta que el PLD ha gobernado en sus dos períodos y medio (1996-2000, 2004-2008, 2008-2010) con no más de 40 0 50 altos funcionarios que han rotado a lo largo de toda la administración pública: los nombres no han cambiado en diez años de gestión pública.

Aunque la del Comité Político del PLD parece la verdadera “dictadura perfecta” (que no la del PRI mexicano en su época de poder y gloria), por favor que las lisonjas vengan en mandarín…

(*) El autor es abogado y profesor universitario

lrdecampsr@hotmail.com

Otras opiniones de: Luis R. Decamps R.

El gobierno versus Leonel: El blanco real de Felucho Odebrecht y la lucha interna en el PLD y el PRMEl raro "antiimperialismo" del doctor Ray GuevaraDanilo y el PRD: ¿Un noviazgo sin amor?Sabores y picores en el PLD de hoyAntonostalgia del PEMELa reeleccion resbala y la oposicion en babiaLa reivindicacion historica del balaguerismo Google se parece a Dios, pero no lo es...El ostracismo de Leonel: ¿Culpa o ingratitud?La robótica ultranacionalista Hipocresia y cinismo en el panorama politicoLuis Abinader ante la historia El asesinato de Indhira Ghandi Lo que nos queda: El balaguerismo Abril 1965: El capitan que tomo por asalto la gloria La rebelión del leonelismo Luis Abinader en la cresta de la ola La “tozudez” de Leonel: ¿panico en el PLD?La reeleccion: ¿Un “maco” made in PLD?La agenda “patriotica” del conservadurismo El asesinato de Mahatma Gandhi en 1948El asesinato de Gaitan y el “Bogotazo” de 1948Baches y cachivaches de la reeleccion El asesinato de Olof Palme en 1986Las tribulaciones actuales del peledeismo historico Quirino al habla y Leonel en su ordalia “Pendejadas” de la vieja educacion domestica Brincos y mimicas con la reeleccion Leonel y el legado historico de BalaguerEl PLD y la crisis del pensamiento critico Hipolito Mejia ante la historiaEl asesinato de Isaac Rabin en 1995 Vainas y sables en el PLDEl asesinato del Che Guevara en 1967Leonel: El “zóon politikón” El asesinato de Anwar El-Sadat en 1981La reeleccion: Rosas y espinas en el PLDLeonel: ¿Camino a su primera derrota?Martin Luther King: humanista integral Malcolm X: De ratero a redentor social Kennedy: El hombre y el destino El PLD, LOma Miranda y Groucho MarxAdalai Stevenson: Un demócrata olvidado Matices históricos de la política en USATransfugas y "corchos" en la era del PLDEl legado gris de la "era" del PLDEl PRD, Majluta y la "Ley de Lemas"Trujillo: la lección ignorada La Constitución, el referendo y la reelección Danilo, Leonel y al reelección Caamaño y la prepotencia del embajador Era Trujillo realmente patriota o nacionalista?La "no reelección": ¿Una engañifa institucional?Graznidos del trujillismo historico El "vicio" del poder y la tentación totalitaria La socialdemocracia sigue siendo el camino Sobre "desfases" y “cambios de paradigmas"No es comunismo sino cristianismo La hipocresía como ideología Patriotismo, nacionalismo y antihaitianismo Ni Marx ni Cristo: ¿El signo de la época?Un articulo de Balaguer Recordando la “Izquierda Democrática” La política: ¿Pasión o profesión? La "política del gran garrote" de los EEUU El atentado de 1981 contra Juan Pablo IIEl decrepito circo del ultranacionalismo Elogio de la hipocresía Danilo versus Leonel: ¿Cambio de mando en el PLD?Verdades y mentiras en el PRD de hoy El conservadurismo dominicano; en la cresta de la olaEl disparate de la "fusión" con Haití Luis Abinader: Perfiles de un liderazgo en ascensoLa prensa digital: perfiles de una revolución mediática Liberalismo y conservadurismo en la historia dominicanaLa tirria del conservadurismo contra las ONGsSu majestad, el peledeismoSi a la regularización, no al ultranacionalismo Hipocresia y cinismo en el ultranacionalismo criolloLauros y perversiones de la democraciaEl dia que Hitler escapo de la muerte El "voto preferencial": Mitos y realidades El dia que ¨mataron¨ a Lenin Secreto a voces: el PRD necesita un nuevo liderazgoEl gobierno de Danilo, la encuesta Gallup y el pobre PRDLa "doctrina Monroe" y la "Seguridad Nacional" de Estados UnidosLa miseria ideológica de los partidos De Leonel a Danilo: Breve historia de la cosmética política PRD: El derrotero suicida de la división Se cavan las trincheras en el PRD: ¿La “tesis Betancourt" o la táctica penagomista de “ir como quiera”?El gobierno "light", la culebra que no se muerde la cola y la impronta de Barrabás en el PRDBolívar, García Márquez y la subversión de la historia Derecha e izquierda en la política del siglo XXIDe Maquiavelo a Rousseau: realismo e idealismo en politicaCorea del Norte: Ritos de una extraña monarquía "comunista" Leonel, el PLD, la Barrick Gold y el perogrulloDanilo y Leonel: el desafio silenteLos “pendejos” de la guerra restauradoraEl PRD, el liberalismo histórico y la riña de los egos Liberalismo y socialismo: Otras viejas vainas de los "pendejos"“Pendejos” Y “Realistas” en la primera república La feria de la política: pinceladas históricas para pendejosLa vieja vaina del "bien común": anatomía del político pendejoDe Marx a Bosch: la "envidia" de los "pendejos" socialistasConfucio: Un "pendejo" de antes de CristoJesucristo: Pionero de la ideologia de los "pendejos"Los Trinitarios: Nuestros primeros "pendejos" y "envidiosos"Los gobiernos del PLD: Poder, "Progreso" e Impunidad¿Se necesita o no una ley orgánica para aprobar la reforma tributaria de Danilo? Las fotos de Fidel: El contramensaje de la imagen El Feliz Bautista, los zafarranchos en el PLD y el "regalito" de Leonel a Danilo¿ Presión tributaria? Enemas y vomitivos para todosEl “eterno retorno”: Lla otra cara de las “megapensiones” El viejo imperialismo: antinostalgia de otra "Era"El "ABC" de la democracia: notas para desmeroriadosDe politica y politicos: machacando ideasVincho, Leonel y otros "bultos" del gobierno de DaniloRecordando a McLuhan: recovecos de la globalizacionMercado y doctrina: La politica en la "posmodernidad"El neoliberalismo y la crisis del capitalismo globalTodo “made in PLD”: De la mediocracia a la desesperación Nuestro "mundo posideológico"Despues del “Mundo de Yalta”Los grupos en el PRD: ¿Vicio o Virtud?¡Ay, qué miedo!: El don me quiere botar del PRDLa socialdemocracia dominicana: verdades y mentirasEl antireelecionismo: Mitos y realidadesMe derrotó el Estado, pero siento orgullo de mi voto Hipolito Mejía: Un voto por el país ¿A quien le creo? Encuestas, realidades, opiniones populares y otras vainas raras en el escenario electoral dominicano Hipólito: El elegidoHipolito: el presidente que yo conocíLas elecciones dominicanas, segun Broussonet¿La “Era” de Leonel? De encuesta Gallup a “crisis” de JCE: ¿Vericuetos de la agenda de campaña del PLD?Danilo y Margarita: ¿Es cierto que “esta linda la mar”?Fernández Domínguez: De Puerto rico a la gloria Consumatum Est: Con Margarita, Leonel le gana el primer “round” a Danilo y al Comite PoliticoLas dos encuesta de “Asisa”, las bellaquería y el “riflazo” de DaniloLeonel, doña Margarita y otras piedras en el camino de DaniloLa encuesta de "Asisa", la "cuerda" de Danilo y la candidatura de Doña MargaritaEl PLD y la “recuperación” económica del paisDanilo: ¿Bajo el contrasigno de la historia? La nómina pública, los timbales palaciegos y el festin de los “Wikileaks”La Amet, el “Progreso”y otros “bultos” gubernamentales“¡Memoria contra el olvido!”: El FMI, Leonel y el dominicano común “Se Pasa la tenaza…”: Hipólito, Perogrullo y DaniloEl “chulla” latinoamericanaDanilo y el PLD: maullidos del GatopardoEl “paquetazo”, el gobierno y el pobre Danilo El conde Abraños: de política y politiquerosEl PLD frente e Hipólito: el “cuentazo” del “retroceso” Hipólito y el PLD: Mentiras viejas, Verdades nuevasLeonel; Razones y sinrazones de una “¨declinatoria” Política, realidad y artificioLos trotes postreros de la convención del PRD...Mis apuestas en la convención del PRDEl dilema de Leonel, según BroussonetHipólito, Miguel y e PRD en el análisis de BroussonetLa “descelebración” de la navidad y ptras curiosidades Jesús de Nazaret: El gestor de una nueva civilización Leonel, la reeleción y el referendoLo que viene en el PRD: Un “choque de trenes” De Trucutú al nuevo doctor Merengue: la retórica de la política "light"La tesis reeleccionista del candidato títereEl PLD, los valores y la iniciativa de la Primera DamaIdentidad, “reingeniería” y candidatura presidencial en el PRD¿Es realmente posible una nueva reforma constituciona?El Metro en los hechos: ¿Gran obra o estafa? ¿Reelección de Leonel? Una discusión para tontos Aspavientos y zafarranchos en el PRDLa “ceremonia de la bata blanca” ¿Par qué sirve el DNPC (antiguo DEPRECO)? Luis Abinader: impresiones fugaces sobre su discurso políticoLos desplantes del PRD al liberalismo históricoHipólito Mejía: ¿como el ave fénix? “Corran, muchachos, corran…” Milagros Ortíz Bosch en las “pinceladas” de Broussonet Una luz en el caminoEl gobierno como la arepa y la ” Nueva Republica de la Barrick Gold““Tiren coño, cobardes, tiren…”Marx y Bolívar: Notas sobre una controversia histórica “SE PASA LA TENAZA…”La candidatura del desprecio “SE PASA LA TENAZA…” La canidatura de Milagros Ortiz Bosch“SE PASA LA TENAZA…”“SE PASA LA TENAZA…”¿ingenuidad y desaprensión ?“SE PASA LA TENAZA…”: Se pusieron guapitos...“SE PASA LA TENAZA…”: La queja de algunos hipolitistas“SE PASA LA TENAZA…”: ¿Hipolito entierra el hacha? “SE PASA LA TENAZA…”Requiem por la “Constitución de Leonel”Viejas perogrulladas de la táctica política La “agenda Fernández”La portentosa voz de mando del general LuperónMiguel Vargas en la cresta de la olaLa feria de la corrupciónLa verdad como “roba la gallina”: Percepción y realidad en los gobiernos del PLD
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados