Miercoles 29 de Marzo del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Luis R. Decamps R.

Aspavientos y zafarranchos en el PRD

Es una verdadera curiosidad que actualmente haya gente manifestando “preocupación”, dibujando “chembitas” y hasta susurrando contra los perredeistas porque éstos, aún sin cronograma convencional definido, hacen aspavientos y hasta se sitúan en zafarrancho de combate con la mira puesta en la selección de su candidato presidencial para las elecciones del año 2012.

En efecto, semejante postura resulta cuando menos extraña a la luz de las enseñanzas de la historia reciente del país, pues en adición al hecho de que los adversarios del PRD están en campaña permanente (y en política lo que es igual no es ventaja, excepto para el que está arriba), los perredeistas no hacen nada nuevo: simplemente dan riendas sueltas a sus instintos militantes y reiteran los perfiles de su personería funcional. ¿Cuál es la sorpresa o la aprehensión? Son los “caballos” del PRD que se quieren “soltar” otra vez, y en su consabido estilo desbocado, teatral y bullicioso.

Por supuesto, todo el que tenga aunque sea un mínimo de conciencia sobre la significación del PRD en la historia de la República Dominicana (la hecha, la que se hace ahora y la que se hará en el mañana) estará conteste en que a esa organización, al tiempo de acabar de soltar las amarras de su militancia, le urge apurar, para galvanizar sus aspiraciones de retorno al poder, una buena dosis de ideología. Pero no de cualquiera, obviamente. La dosis ideológica que el PRD necesita es de aquella que lo “vacune” contra la sospecha de entrega a la plutocracia que hace tiempo cuelga como un sambenito del cuello de su cúpula debido a que ésta luce alejada de los intereses de los sectores populares (base tradicional de apoyo social de ese partido) y aparenta estar casi al margen de las siempre socialmente necesarias “conceptualizaciones” y disquisiciones de filosofía política. Claro, tal consideración parte de la presunción de que a los perredeistas les interesa rescatar por lo menos una parte del electorado que han perdido en los últimos años, más situada a la izquierda y al centro que a la derecha (la alusión al viejo maniqueísmo es adrede, aunque a los nuevos “políticos lights” les parezca truculenta) del espectro político nacional.

No nos confundamos, empero: ese aserto es una cosa y “hacer gárgaras” con el tema de la ideología es otra. Los partidos modernos asumen la ideología como una referencia filosófica (para no perder de vista su naturaleza, sus caracteres y sus metas estratégicas), pero no como una cédula de identidad que haya que portar y mostrar todos los días por doquier. Ya esto último no sólo es un anacronismo sino que deviene ridículo ante las demandas del sentido común. La razón es simple: al fin y al cabo en la política de hoy de lo que se trata es de ganar batallas electorales, y el pueblo, que es el que vota, no está interesado (aunque sea para su propia desventura) en regurgitaciones doctrinarias sino en “soluciones” a sus carencias y aspiraciones inmediatas.

No se habla aquí, valga la aclaración, de abandonar la idea de encender la “lumbre” ideológica en el PRD (al autor de estas líneas, a su edad, no le luciría recular en el tema) sino de insistir más en promover el talento, los escrúpulos de simple conciencia y eso que alguna gente todavía llama “lo políticamente correcto”. Esos tres elementos, casi ausentes en la vida partidarista nacional, pudieran ser en la actualidad mejores acicates para el progreso, la solidaridad y el bienestar general que los interesantísimos puntos de vista de Marx, Maritain, Hayes o Bobbio (con las debidas disculpas por el conato de irreverencia).

En realidad, detrás del Congreso convocado para “afinarse” ideológicamente los grupos del PRD se están posicionando estratégicamente para el combate. Y esto no está mal: tal es la base de la democracia (la interna y la societal). Sólo una salvedad sería necesaria: como todo indica que habrá una lucha “cuerpo a cuerpo” entre el ingeniero Miguel Vargas, el ex presidente Hipólito Mejía, el licenciado Luis Abinader y el doctor Guido Gómez Mazara por la candidatura presidencial, deberá elaborarse una buena política de arbitraje y un sistema de compensaciones que garantice la unidad para la campaña electoral. Todo lo otro, si prescindimos de las pendejadas, termina sobrando.

Y una última cosa: a tono con lo dicho hasta aquí, los grupos de Vargas y Mejía no deberían continuar con la línea de ignorar o desdeñar la renovada presencia pública del licenciado Abinader y el doctor Gómez Mazara, pues aunque el PRD es una entidad de fuertes polarizaciones, estos últimos representan sectores absolutamente indispensables para la victoria electoral del PRD en el 2012. Ojalá y no se olvide cómo Hipólito Mejía orquestó en 2000, al mejor estilo de Ulpiano, su triunfal política unitaria: reconociéndole a cada quien lo que se había ganado como fuerza intrínseca del PRD.

En otras palabras, dejémonos de dramatismos: de lo que se trata actualmente es que en el PRD cada quien está en lo suyo, y eso no sólo es legítimo sino que la temperatura del debate no debe ser motivo de excesiva aprehensión: siempre será más provechosa la controversia caldeada que una insípida lucha de sordos o una gutural batalla de mudos. Nunca, jamás se debe confundir el necesario llamado a la moderación con el toque de corneta del aspaviento: si éste no hace presencia, junto al zafarrancho de combate, entonces no estaríamos en presencia del PRD. Podría ser una caricatura, pero nada más…

Eso es el PRD. Ese es el PRD. Esos son los perredeistas de verdad. Y los otros, por mejores intenciones que tengan, deberían entenderlo de una vez y por todas para que no caigan de… caderas.

(*) El autor es abogado y profesor universitario
lrdecamps@hotmail.com

Otras opiniones de: Luis R. Decamps R.

El gobierno versus Leonel: El blanco real de Felucho Odebrecht y la lucha interna en el PLD y el PRMEl raro "antiimperialismo" del doctor Ray GuevaraDanilo y el PRD: ¿Un noviazgo sin amor?Sabores y picores en el PLD de hoyAntonostalgia del PEMELa reeleccion resbala y la oposicion en babiaLa reivindicacion historica del balaguerismo Google se parece a Dios, pero no lo es...El ostracismo de Leonel: ¿Culpa o ingratitud?La robótica ultranacionalista Hipocresia y cinismo en el panorama politicoLuis Abinader ante la historia El asesinato de Indhira Ghandi Lo que nos queda: El balaguerismo Abril 1965: El capitan que tomo por asalto la gloria La rebelión del leonelismo Luis Abinader en la cresta de la ola La “tozudez” de Leonel: ¿panico en el PLD?La reeleccion: ¿Un “maco” made in PLD?La agenda “patriotica” del conservadurismo El asesinato de Mahatma Gandhi en 1948El asesinato de Gaitan y el “Bogotazo” de 1948Baches y cachivaches de la reeleccion El asesinato de Olof Palme en 1986Las tribulaciones actuales del peledeismo historico Quirino al habla y Leonel en su ordalia “Pendejadas” de la vieja educacion domestica Brincos y mimicas con la reeleccion Leonel y el legado historico de BalaguerEl PLD y la crisis del pensamiento critico Hipolito Mejia ante la historiaEl asesinato de Isaac Rabin en 1995 Vainas y sables en el PLDEl asesinato del Che Guevara en 1967Leonel: El “zóon politikón” El asesinato de Anwar El-Sadat en 1981La reeleccion: Rosas y espinas en el PLDLeonel: ¿Camino a su primera derrota?Martin Luther King: humanista integral Malcolm X: De ratero a redentor social Kennedy: El hombre y el destino El PLD, LOma Miranda y Groucho MarxAdalai Stevenson: Un demócrata olvidado Matices históricos de la política en USATransfugas y "corchos" en la era del PLDEl legado gris de la "era" del PLDEl PRD, Majluta y la "Ley de Lemas"Trujillo: la lección ignorada La Constitución, el referendo y la reelección Danilo, Leonel y al reelección Caamaño y la prepotencia del embajador Era Trujillo realmente patriota o nacionalista?La "no reelección": ¿Una engañifa institucional?Graznidos del trujillismo historico El "vicio" del poder y la tentación totalitaria La socialdemocracia sigue siendo el camino Sobre "desfases" y “cambios de paradigmas"No es comunismo sino cristianismo La hipocresía como ideología Patriotismo, nacionalismo y antihaitianismo Ni Marx ni Cristo: ¿El signo de la época?Un articulo de Balaguer Recordando la “Izquierda Democrática” La política: ¿Pasión o profesión? La "política del gran garrote" de los EEUU El atentado de 1981 contra Juan Pablo IIEl decrepito circo del ultranacionalismo Elogio de la hipocresía Danilo versus Leonel: ¿Cambio de mando en el PLD?Verdades y mentiras en el PRD de hoy El conservadurismo dominicano; en la cresta de la olaEl disparate de la "fusión" con Haití Luis Abinader: Perfiles de un liderazgo en ascensoLa prensa digital: perfiles de una revolución mediática Liberalismo y conservadurismo en la historia dominicanaLa tirria del conservadurismo contra las ONGsSu majestad, el peledeismoSi a la regularización, no al ultranacionalismo Hipocresia y cinismo en el ultranacionalismo criolloLauros y perversiones de la democraciaEl dia que Hitler escapo de la muerte El "voto preferencial": Mitos y realidades El dia que ¨mataron¨ a Lenin Secreto a voces: el PRD necesita un nuevo liderazgoEl gobierno de Danilo, la encuesta Gallup y el pobre PRDLa "doctrina Monroe" y la "Seguridad Nacional" de Estados UnidosLa miseria ideológica de los partidos De Leonel a Danilo: Breve historia de la cosmética política PRD: El derrotero suicida de la división Se cavan las trincheras en el PRD: ¿La “tesis Betancourt" o la táctica penagomista de “ir como quiera”?El gobierno "light", la culebra que no se muerde la cola y la impronta de Barrabás en el PRDBolívar, García Márquez y la subversión de la historia Derecha e izquierda en la política del siglo XXIDe Maquiavelo a Rousseau: realismo e idealismo en politicaCorea del Norte: Ritos de una extraña monarquía "comunista" Leonel, el PLD, la Barrick Gold y el perogrulloDanilo y Leonel: el desafio silenteLos “pendejos” de la guerra restauradoraEl PRD, el liberalismo histórico y la riña de los egos Liberalismo y socialismo: Otras viejas vainas de los "pendejos"“Pendejos” Y “Realistas” en la primera república La feria de la política: pinceladas históricas para pendejosLa vieja vaina del "bien común": anatomía del político pendejoDe Marx a Bosch: la "envidia" de los "pendejos" socialistasConfucio: Un "pendejo" de antes de CristoJesucristo: Pionero de la ideologia de los "pendejos"Los Trinitarios: Nuestros primeros "pendejos" y "envidiosos"Los gobiernos del PLD: Poder, "Progreso" e Impunidad¿Se necesita o no una ley orgánica para aprobar la reforma tributaria de Danilo? Las fotos de Fidel: El contramensaje de la imagen El Feliz Bautista, los zafarranchos en el PLD y el "regalito" de Leonel a Danilo¿ Presión tributaria? Enemas y vomitivos para todosEl “eterno retorno”: Lla otra cara de las “megapensiones” El viejo imperialismo: antinostalgia de otra "Era"El "ABC" de la democracia: notas para desmeroriadosDe politica y politicos: machacando ideasVincho, Leonel y otros "bultos" del gobierno de DaniloRecordando a McLuhan: recovecos de la globalizacionMercado y doctrina: La politica en la "posmodernidad"El neoliberalismo y la crisis del capitalismo globalTodo “made in PLD”: De la mediocracia a la desesperación Nuestro "mundo posideológico"Despues del “Mundo de Yalta”Los grupos en el PRD: ¿Vicio o Virtud?¡Ay, qué miedo!: El don me quiere botar del PRDLa socialdemocracia dominicana: verdades y mentirasEl antireelecionismo: Mitos y realidadesMe derrotó el Estado, pero siento orgullo de mi voto Hipolito Mejía: Un voto por el país ¿A quien le creo? Encuestas, realidades, opiniones populares y otras vainas raras en el escenario electoral dominicano Hipólito: El elegidoHipolito: el presidente que yo conocíLas elecciones dominicanas, segun Broussonet¿La “Era” de Leonel? De encuesta Gallup a “crisis” de JCE: ¿Vericuetos de la agenda de campaña del PLD?Danilo y Margarita: ¿Es cierto que “esta linda la mar”?Fernández Domínguez: De Puerto rico a la gloria Consumatum Est: Con Margarita, Leonel le gana el primer “round” a Danilo y al Comite PoliticoLas dos encuesta de “Asisa”, las bellaquería y el “riflazo” de DaniloLeonel, doña Margarita y otras piedras en el camino de DaniloLa encuesta de "Asisa", la "cuerda" de Danilo y la candidatura de Doña MargaritaEl PLD y la “recuperación” económica del paisDanilo: ¿Bajo el contrasigno de la historia? La nómina pública, los timbales palaciegos y el festin de los “Wikileaks”La Amet, el “Progreso”y otros “bultos” gubernamentales“¡Memoria contra el olvido!”: El FMI, Leonel y el dominicano común “Se Pasa la tenaza…”: Hipólito, Perogrullo y DaniloEl “chulla” latinoamericanaDanilo y el PLD: maullidos del GatopardoEl “paquetazo”, el gobierno y el pobre Danilo El conde Abraños: de política y politiquerosEl PLD frente e Hipólito: el “cuentazo” del “retroceso” Hipólito y el PLD: Mentiras viejas, Verdades nuevasLeonel; Razones y sinrazones de una “¨declinatoria” Política, realidad y artificioLos trotes postreros de la convención del PRD...Mis apuestas en la convención del PRDEl dilema de Leonel, según BroussonetHipólito, Miguel y e PRD en el análisis de BroussonetLa “descelebración” de la navidad y ptras curiosidades Jesús de Nazaret: El gestor de una nueva civilización Leonel, la reeleción y el referendoLo que viene en el PRD: Un “choque de trenes” De Trucutú al nuevo doctor Merengue: la retórica de la política "light"La tesis reeleccionista del candidato títereEl PLD, los valores y la iniciativa de la Primera DamaIdentidad, “reingeniería” y candidatura presidencial en el PRD¿Es realmente posible una nueva reforma constituciona?El Metro en los hechos: ¿Gran obra o estafa? El Comité Político del PLD: Un anacronismo¿Reelección de Leonel? Una discusión para tontos La “ceremonia de la bata blanca” ¿Par qué sirve el DNPC (antiguo DEPRECO)? Luis Abinader: impresiones fugaces sobre su discurso políticoLos desplantes del PRD al liberalismo históricoHipólito Mejía: ¿como el ave fénix? “Corran, muchachos, corran…” Milagros Ortíz Bosch en las “pinceladas” de Broussonet Una luz en el caminoEl gobierno como la arepa y la ” Nueva Republica de la Barrick Gold““Tiren coño, cobardes, tiren…”Marx y Bolívar: Notas sobre una controversia histórica “SE PASA LA TENAZA…”La candidatura del desprecio “SE PASA LA TENAZA…” La canidatura de Milagros Ortiz Bosch“SE PASA LA TENAZA…”“SE PASA LA TENAZA…”¿ingenuidad y desaprensión ?“SE PASA LA TENAZA…”: Se pusieron guapitos...“SE PASA LA TENAZA…”: La queja de algunos hipolitistas“SE PASA LA TENAZA…”: ¿Hipolito entierra el hacha? “SE PASA LA TENAZA…”Requiem por la “Constitución de Leonel”Viejas perogrulladas de la táctica política La “agenda Fernández”La portentosa voz de mando del general LuperónMiguel Vargas en la cresta de la olaLa feria de la corrupciónLa verdad como “roba la gallina”: Percepción y realidad en los gobiernos del PLD
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados