Miercoles 24 de Mayo del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Luis R. Decamps R.

¿Par qué sirve el DNPC (antiguo DEPRECO)?

El Departamento de Prevención de la Corrupción Administrativa (DEPRECO) fue una feliz y laudable iniciativa moralizadora de la época en que la mayoría de los peledeístas (incluyendo a parte de su cúpula directiva) aún no habían perdido su virginidad política ni renunciado a su indumentaria de prebostes ideológicos y gendarmes de la ética militante en el país.

En efecto, el DEPRECO fue creado por el presidente Leonel Fernández, en virtud del decreto número 322-97 del 24 de julio del año 1997, “como una dependencia… especializada en el manejo de todo lo relativo a la corrupción administrativa en la República Dominicana” y “responsable del diseño, ejecución y manejo del Programa Nacional de la Lucha Contra la Corrupción Administrativa”.

Eran aquellos tiempos de candor y sanas expectativas para los dominicanos, pues aunque el PLD había llegado al poder acunado en el arrugado regazo del balaguerismo gobernante (en el marco de una infame alianza cuya estrategia era cerrar “el camino malo” que alegadamente representaban el PRD y el doctor Peña Gómez) la imagen de talento y honestidad que exhibían los discípulos de Bosch traía consigo justificadas esperanzas.

No obstante, al concluir aquel mandato primigenio del doctor Fernández (dos años de transformismo conceptual y los restantes de neoliberalismo casi fundamentalista), el balance de la actividad del DEPRECO resultó deprimente: no sólo no hubo combate real a la corrupción (su mayor logro fue perseguir a un locuaz y pintoresco reformista que había sido director del IAD) sino que buena parte del funcionariado peledeísta adoptó el estilo de prevaricación y cohecho del balaguerismo (aunque en una variante novedosa y peculiar por su evidente raigambre intelectual: el “comesolismo”)… Es decir: el DEPRECO no sirvió para nada.

Paradójicamente fue a partir del año 2000, cuando el PLD resultó espectacularmente desalojado del poder por el agrónomo Hipólito Mejía (un perredeista pragmático que supo “amarrar la chiva” con el doctor Balaguer para que éste le “santiguara” la victoria: el caprino ya tiene nombre y apellido, pero eso es harina de otro costal), que el DEPRECO empezó a cumplir de verdad con su rol institucional, y justamente, por una ironía del destino, contra sus creadores: un puñado de ex funcionarios peledeístas, procesados por corrupción, terminó expuesto al escarnio público y fue a parar con sus huesos a la cárcel.

La política anticorrupción del presidente Mejía operó apropiadamente durante los primeros meses de su administración, hasta tal punto de que el DEPRECO no sólo imputó y encartó a servidores de pasadas gestiones gubernativas (los nombres aún deben estar frescos en la memoria de mucha gente, sobre todo porque ahora casi todos ocupan puestos públicos de relevancia) sino también a funcionarios perredeistas, incluyendo a uno que era bastante cercano personal y políticamente al mismísimo Jefe de Estado.

El destino de esa tajante política moralizadora de la gestión pública, empero, quedó sellado en una reunión con una comisión de dirigentes del PLD, en la residencia del licenciado José Tomás Pérez, entonces secretario general de esa entidad, en la que se acordó suspender la acción legal-administrativa que se estaba desarrollando a propósito de los taxis amarillos (los denominados “pollitos”) a cambio de que el peledeismo garantizara la “gobernabilidad” en el Congreso. El mensaje, a partir de entonces, fue claro: el DEPRECO tenía que actuar con bastante cuidado y de manera selectiva frente a los corruptos del PLD.

Con todo, hay que recordar que a lo largo de la administración del presidente Mejía hubo aún ataques frontales contra la corrupción administrativa (campañas publicitarias y personales permanentes, formación de “comités de ética” en las dependencias gubernamentales, procesamientos ante las denuncias privadas o públicas, discurso belicoso al tenor del propio gobernante, etcétera), y si hemos de ser justos tenemos que reconocer que, a pesar de la mencionada atenuación de la política oficial en el sentido apuntado, el DEPRECO desempeñó un rol beligerante y activo: tanto, que desde el PLD siempre se le acusó de realizar “acusaciones políticas” y de instrumentar expedientes “caprichosos”. A la larga, empero, los procesados salieron en libertad… Es decir: el DEPRECO no sirvió para nada.

En el año 2004, cuando el PRD fue apabullantemente derrotado y expulsado del poder por el PLD y el doctor Fernández, el DEPRECO enfiló sus cañones contra varios ex funcionarios de la gestión que acababa de concluir (Plan Renove, invernaderos, “rockash”, etcétera), y algunos de ellos no solo fueron procesados sino también condenados a penas privativas de libertad. En el ínterin, el DEPRECO pasó a llamarse Dirección Nacional de Persecución de la Corrupción (DNPC) en virtud del decreto número 324-07 del 3 de julio de 2007. Todos los condenados, sin embargo, a posteriori fueron objeto de indultos por parte del presidente de la república… Es decir: ni el antiguo DEPRECO ni la nueva DNPC sirvieron para nada.

La República Dominicana, conforme a Transparencia Internacional (entidad no gubernamental especializada en el tema), ha estado desde el 2000 entre los 25 países más corruptos del mundo (manteniendo hasta hoy cierta “estabilidad” en tan lastimero status), pues entre 2004 y 2009 su índice promedio de “percepción de corrupción” (gradación de 0 a 10, siendo el primero el número que indica más) ha sido 3.0, una verdadera vergüenza nacional… Es decir, el DEPRECO (actualmente DNCP) no sirvió para nada.

De manera, pues, que las recientes declaraciones del director de la flamante DNCP (antiguo DEPRECO) prácticamente declarando la infecundidad y la impotencia de la entidad que dirige frente a la corrupción gubernamental, no son nada nuevo: esa entelequia sólo ha desempeñado un ridículo y abusivo papel de “bulto” publicitario, constreñimiento selectivo y chantaje político… En realidad, desde el punto de vista de los intereses de la sociedad dominicana, el DEPRECO no ha servido ni servirá para absolutamente nada… Dejémonos de pendejadas y seamos sinceros, señores.

(*) El autor es abogado y profesor universitario

lrdecampsr@hotmail.com

Otras opiniones de: Luis R. Decamps R.

Mis hijos y el "principio de la infracción solidaria"Percepción, política práctica e intelectualidad Joao, la bella Monica y otras "monerías" del gobiernoHumanismo, pos modernidad y valores Leonel: !Arrinconado por el gobierno!El gobierno versus Leonel: El blanco real de Felucho Odebrecht y la lucha interna en el PLD y el PRMEl raro "antiimperialismo" del doctor Ray GuevaraDanilo y el PRD: ¿Un noviazgo sin amor?Sabores y picores en el PLD de hoyAntonostalgia del PEMELa reeleccion resbala y la oposicion en babiaLa reivindicacion historica del balaguerismo Google se parece a Dios, pero no lo es...El ostracismo de Leonel: ¿Culpa o ingratitud?La robótica ultranacionalista Hipocresia y cinismo en el panorama politicoLuis Abinader ante la historia El asesinato de Indhira Ghandi Lo que nos queda: El balaguerismo Abril 1965: El capitan que tomo por asalto la gloria La rebelión del leonelismo Luis Abinader en la cresta de la ola La “tozudez” de Leonel: ¿panico en el PLD?La reeleccion: ¿Un “maco” made in PLD?La agenda “patriotica” del conservadurismo El asesinato de Mahatma Gandhi en 1948El asesinato de Gaitan y el “Bogotazo” de 1948Baches y cachivaches de la reeleccion El asesinato de Olof Palme en 1986Las tribulaciones actuales del peledeismo historico Quirino al habla y Leonel en su ordalia “Pendejadas” de la vieja educacion domestica Brincos y mimicas con la reeleccion Leonel y el legado historico de BalaguerEl PLD y la crisis del pensamiento critico Hipolito Mejia ante la historiaEl asesinato de Isaac Rabin en 1995 Vainas y sables en el PLDEl asesinato del Che Guevara en 1967Leonel: El “zóon politikón” El asesinato de Anwar El-Sadat en 1981La reeleccion: Rosas y espinas en el PLDLeonel: ¿Camino a su primera derrota?Martin Luther King: humanista integral Malcolm X: De ratero a redentor social Kennedy: El hombre y el destino El PLD, LOma Miranda y Groucho MarxAdalai Stevenson: Un demócrata olvidado Matices históricos de la política en USATransfugas y "corchos" en la era del PLDEl legado gris de la "era" del PLDEl PRD, Majluta y la "Ley de Lemas"Trujillo: la lección ignorada La Constitución, el referendo y la reelección Danilo, Leonel y al reelección Caamaño y la prepotencia del embajador Era Trujillo realmente patriota o nacionalista?La "no reelección": ¿Una engañifa institucional?Graznidos del trujillismo historico El "vicio" del poder y la tentación totalitaria La socialdemocracia sigue siendo el camino Sobre "desfases" y “cambios de paradigmas"No es comunismo sino cristianismo La hipocresía como ideología Patriotismo, nacionalismo y antihaitianismo Ni Marx ni Cristo: ¿El signo de la época?Un articulo de Balaguer Recordando la “Izquierda Democrática” La política: ¿Pasión o profesión? La "política del gran garrote" de los EEUU El atentado de 1981 contra Juan Pablo IIEl decrepito circo del ultranacionalismo Elogio de la hipocresía Danilo versus Leonel: ¿Cambio de mando en el PLD?Verdades y mentiras en el PRD de hoy El conservadurismo dominicano; en la cresta de la olaEl disparate de la "fusión" con Haití Luis Abinader: Perfiles de un liderazgo en ascensoLa prensa digital: perfiles de una revolución mediática Liberalismo y conservadurismo en la historia dominicanaLa tirria del conservadurismo contra las ONGsSu majestad, el peledeismoSi a la regularización, no al ultranacionalismo Hipocresia y cinismo en el ultranacionalismo criolloLauros y perversiones de la democraciaEl dia que Hitler escapo de la muerte El "voto preferencial": Mitos y realidades El dia que ¨mataron¨ a Lenin Secreto a voces: el PRD necesita un nuevo liderazgoEl gobierno de Danilo, la encuesta Gallup y el pobre PRDLa "doctrina Monroe" y la "Seguridad Nacional" de Estados UnidosLa miseria ideológica de los partidos De Leonel a Danilo: Breve historia de la cosmética política PRD: El derrotero suicida de la división Se cavan las trincheras en el PRD: ¿La “tesis Betancourt" o la táctica penagomista de “ir como quiera”?El gobierno "light", la culebra que no se muerde la cola y la impronta de Barrabás en el PRDBolívar, García Márquez y la subversión de la historia Derecha e izquierda en la política del siglo XXIDe Maquiavelo a Rousseau: realismo e idealismo en politicaCorea del Norte: Ritos de una extraña monarquía "comunista" Leonel, el PLD, la Barrick Gold y el perogrulloDanilo y Leonel: el desafio silenteLos “pendejos” de la guerra restauradoraEl PRD, el liberalismo histórico y la riña de los egos Liberalismo y socialismo: Otras viejas vainas de los "pendejos"“Pendejos” Y “Realistas” en la primera república La feria de la política: pinceladas históricas para pendejosLa vieja vaina del "bien común": anatomía del político pendejoDe Marx a Bosch: la "envidia" de los "pendejos" socialistasConfucio: Un "pendejo" de antes de CristoJesucristo: Pionero de la ideologia de los "pendejos"Los Trinitarios: Nuestros primeros "pendejos" y "envidiosos"Los gobiernos del PLD: Poder, "Progreso" e Impunidad¿Se necesita o no una ley orgánica para aprobar la reforma tributaria de Danilo? Las fotos de Fidel: El contramensaje de la imagen El Feliz Bautista, los zafarranchos en el PLD y el "regalito" de Leonel a Danilo¿ Presión tributaria? Enemas y vomitivos para todosEl “eterno retorno”: Lla otra cara de las “megapensiones” El viejo imperialismo: antinostalgia de otra "Era"El "ABC" de la democracia: notas para desmeroriadosDe politica y politicos: machacando ideasVincho, Leonel y otros "bultos" del gobierno de DaniloRecordando a McLuhan: recovecos de la globalizacionMercado y doctrina: La politica en la "posmodernidad"El neoliberalismo y la crisis del capitalismo globalTodo “made in PLD”: De la mediocracia a la desesperación Nuestro "mundo posideológico"Despues del “Mundo de Yalta”Los grupos en el PRD: ¿Vicio o Virtud?¡Ay, qué miedo!: El don me quiere botar del PRDLa socialdemocracia dominicana: verdades y mentirasEl antireelecionismo: Mitos y realidadesMe derrotó el Estado, pero siento orgullo de mi voto Hipolito Mejía: Un voto por el país ¿A quien le creo? Encuestas, realidades, opiniones populares y otras vainas raras en el escenario electoral dominicano Hipólito: El elegidoHipolito: el presidente que yo conocíLas elecciones dominicanas, segun Broussonet¿La “Era” de Leonel? De encuesta Gallup a “crisis” de JCE: ¿Vericuetos de la agenda de campaña del PLD?Danilo y Margarita: ¿Es cierto que “esta linda la mar”?Fernández Domínguez: De Puerto rico a la gloria Consumatum Est: Con Margarita, Leonel le gana el primer “round” a Danilo y al Comite PoliticoLas dos encuesta de “Asisa”, las bellaquería y el “riflazo” de DaniloLeonel, doña Margarita y otras piedras en el camino de DaniloLa encuesta de "Asisa", la "cuerda" de Danilo y la candidatura de Doña MargaritaEl PLD y la “recuperación” económica del paisDanilo: ¿Bajo el contrasigno de la historia? La nómina pública, los timbales palaciegos y el festin de los “Wikileaks”La Amet, el “Progreso”y otros “bultos” gubernamentales“¡Memoria contra el olvido!”: El FMI, Leonel y el dominicano común “Se Pasa la tenaza…”: Hipólito, Perogrullo y DaniloEl “chulla” latinoamericanaDanilo y el PLD: maullidos del GatopardoEl “paquetazo”, el gobierno y el pobre Danilo El conde Abraños: de política y politiquerosEl PLD frente e Hipólito: el “cuentazo” del “retroceso” Hipólito y el PLD: Mentiras viejas, Verdades nuevasLeonel; Razones y sinrazones de una “¨declinatoria” Política, realidad y artificioLos trotes postreros de la convención del PRD...Mis apuestas en la convención del PRDEl dilema de Leonel, según BroussonetHipólito, Miguel y e PRD en el análisis de BroussonetLa “descelebración” de la navidad y ptras curiosidades Jesús de Nazaret: El gestor de una nueva civilización Leonel, la reeleción y el referendoLo que viene en el PRD: Un “choque de trenes” De Trucutú al nuevo doctor Merengue: la retórica de la política "light"La tesis reeleccionista del candidato títereEl PLD, los valores y la iniciativa de la Primera DamaIdentidad, “reingeniería” y candidatura presidencial en el PRD¿Es realmente posible una nueva reforma constituciona?El Metro en los hechos: ¿Gran obra o estafa? El Comité Político del PLD: Un anacronismo¿Reelección de Leonel? Una discusión para tontos Aspavientos y zafarranchos en el PRDLa “ceremonia de la bata blanca” Luis Abinader: impresiones fugaces sobre su discurso políticoLos desplantes del PRD al liberalismo históricoHipólito Mejía: ¿como el ave fénix? “Corran, muchachos, corran…” Milagros Ortíz Bosch en las “pinceladas” de Broussonet Una luz en el caminoEl gobierno como la arepa y la ” Nueva Republica de la Barrick Gold““Tiren coño, cobardes, tiren…”Marx y Bolívar: Notas sobre una controversia histórica “SE PASA LA TENAZA…”La candidatura del desprecio “SE PASA LA TENAZA…” La canidatura de Milagros Ortiz Bosch“SE PASA LA TENAZA…”“SE PASA LA TENAZA…”¿ingenuidad y desaprensión ?“SE PASA LA TENAZA…”: Se pusieron guapitos...“SE PASA LA TENAZA…”: La queja de algunos hipolitistas“SE PASA LA TENAZA…”: ¿Hipolito entierra el hacha? “SE PASA LA TENAZA…”Requiem por la “Constitución de Leonel”Viejas perogrulladas de la táctica política La “agenda Fernández”La portentosa voz de mando del general LuperónMiguel Vargas en la cresta de la olaLa feria de la corrupciónLa verdad como “roba la gallina”: Percepción y realidad en los gobiernos del PLD
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados