Jueves 20 de Julio del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Luis R. Decamps R.

Luis Abinader: impresiones fugaces sobre su discurso político

Hace unos días, tras una larga jornada de variopintas alternativas citadinas, mientras intentaba exorcizar el cansancio y el hastío buscando algo “digerible” en la televisión nacional me llamó poderosamente la atención, al detenerme en la repetición nocturna de un programa matutino de comentarios y entrevistas, el discurso sosegado, puntual e innovador de un político invitado.

Se trataba de un joven maduro, de tez clara y de mirada inteligente que, seguramente a propósito de la pregunta de alguno de sus interlocutores en el espacio, defendía al PRD, sin los consabidos visos de servilismo populista ni los demagógicos arrebatos de maniqueísmo tan propios de los políticos en campaña, de ciertos cuestionamientos (que consideraba injustos y sesgados) con el ardor templado de la reflexión aguda.

La verdad es que resultaba novedoso y atractivo ese discurso puramente partidista en labios del susodicho dirigente del PRD, y a despecho de mi inveterada costumbre de no dedicarle a los políticos en campaña más de un minuto de atención (con las debidas disculpas, la cuestión es que casi siempre nos atosigan con una perorata harto conocida y, muchas veces, para idiotas) me acomodé en un mullido mueble hogareño y me dispuse a darle momentáneo seguimiento a sus palabras.

Y lo hice, valga la precisión, con la apuesta de imparcialidad y el espíritu de implacable criticidad que me son característicos (ingrato fardo que empecé a cargar desde que era un escolar imberbe y que aún no he logrado echar al saco de la basura pese a haberlo intentado en un millón de ocasiones) a la hora de tratar los asuntos que tienen que ver con la política, los políticos y sus sinuosas andaduras.

Aquel entrevistado hablaba de manera sencilla, directa y sin cortapisas pero con gran propiedad, y aunque discurría sobre un tema partidario (que obviamente importa básicamente a sus conmilitones) su singular estilo de abordaje oral y filosófico parecía imprimirle a semejante tópico sectario los matices propios de los asuntos del más alto interés nacional.

Confieso que el aludido dirigente perredeísta me impresionó.

En la parte postrera de su exposición sobre el tema de referencia, tras abordar lo relativo a las luces y las sombras de su organización política en la actualidad y de cara al mañana inmediato, el entrevistado formuló una serie de sugerencias y propuestas concretas que me parecieron oportunas, certeras y viables.

Y todo ello me impresionó aún más.

Luego, los anfitriones del espacio televisivo condujeron la conversación hacia los vericuetos de la política y la economía nacionales e internacionales, y el entrevistado hizo galas de un manejo intelectualmente sorprendente, académicamente depurado y ostensiblemente experimentado de los mismos.

En efecto, habló con soltura y precisión de la situación política vernácula y mundial, de las posibilidades actuales y potenciales del presente gobierno frente a los graves problemas que actualmente existen o están en perspectiva, y exhibió una destreza analítica y un conocimiento de causa que me recordaron vagamente la época resplandeciente (por desventura, ay, definitivamente irrecuperable) de los grandes maestros de la política dominicana.

Pero hubo una parte de su exposición que me satisfizo de manera muy especial, y fue la atinente a la situación económica nacional e internacional, pues aquí demostró ser un estudioso, una persona bien informada y, cosa extraña en gente con tal nivel de formación, un individuo pragmático y aterrizado, un profesional con gran sentido práctico y comprensión de la realidad concreta de nuestro país y del orbe.

No puedo dejar de consignar que eso también me impresionó.

Lo cierto, lo meramente cierto es que por primera vez en muchos años un político en campaña logró que yo escuchara o viera la totalidad de su presentación en un espacio radial o televisivo, y reitero que lo consiguió por la madurez que exhibe a pesar de su juventud, por la confianza que proyecta su rostro filo-profesoral, por la frescura de sus ideas y por un estilo de expresarse y formular propuestas distinto del que ha caracterizado al liderazgo nacional de los últimos tiempos.

Ese joven reflexivo y sosegado, capaz y seguro, con formación y sentido práctico, ese joven que le ganó aquella noche la partida a mi cansancio, mi hastío y mi indiferencia ante la verborrea de los políticos del patio, ese joven y maduro dirigente político se llama Luis Abinader.

Debo decir, en honor a la más estricta verdad y para los que llevan anotaciones, que no conozco en persona a Abinader, pero que desde la noche mencionada una pregunta aletea en mi pensamiento: ¿no estarán los perredeístas desaprovechando, con el siempre obtuso alegato grupal de “que es muy joven”, a un líder diferente, lúcido, enfocado y agradable que pudiese ser esencial para proyectarle al PRD una imagen menos pedestre y, sobre todo, de mayor compromiso con la lucha por una sociedad verdaderamente democrática, justa, pacífica y progresista?

Por supuesto, todo el mundo sabe que Abinader está, literalmente, ante tres grandes valladares al interior del PRD: la presencia del liderazgo incuestionable del ingeniero Miguel Vargas (que tiene en su haber y favor la doble condición de ex candidato presidencial y máximo dirigente de la entidad), el formidable resurgimiento de la opción que encarna el ex presidente Hipólito Mejía (que desde ya promete una lucha “cuerpo a cuerpo” por la candidatura presidencial perredeísta) y, aunque la veda mediática no deja verlo en su real dimensión, la competencia del doctor Guido Gómez Mazara, talentoso y aguerrido líder joven que ha echado raíces profundas en las bases y dentro de las nuevas generaciones de ese partido.

El autor de estas líneas piensa, y lo proclama sin ambages, que los perredeístas (al margen de simpatías internas o de adhesiones grupales) deberían aquilatar adecuadamente y tratar de aprovechar de la mejor manera posible la opción social, política y conceptual que representa hoy en día en la República Dominicana el joven Abinader: líderes como él son un lujo para cualquier organización política.

lrdecampsr@hotmail.com

(*) El autor es abogado y profesor universitario

Otras opiniones de: Luis R. Decamps R.

Mis hijos y el "principio de la infracción solidaria"Percepción, política práctica e intelectualidad Joao, la bella Monica y otras "monerías" del gobiernoHumanismo, pos modernidad y valores Leonel: !Arrinconado por el gobierno!El gobierno versus Leonel: El blanco real de Felucho Odebrecht y la lucha interna en el PLD y el PRMEl raro "antiimperialismo" del doctor Ray GuevaraDanilo y el PRD: ¿Un noviazgo sin amor?Sabores y picores en el PLD de hoyAntonostalgia del PEMELa reeleccion resbala y la oposicion en babiaLa reivindicacion historica del balaguerismo Google se parece a Dios, pero no lo es...El ostracismo de Leonel: ¿Culpa o ingratitud?La robótica ultranacionalista Hipocresia y cinismo en el panorama politicoLuis Abinader ante la historia El asesinato de Indhira Ghandi Lo que nos queda: El balaguerismo Abril 1965: El capitan que tomo por asalto la gloria La rebelión del leonelismo Luis Abinader en la cresta de la ola La “tozudez” de Leonel: ¿panico en el PLD?La reeleccion: ¿Un “maco” made in PLD?La agenda “patriotica” del conservadurismo El asesinato de Mahatma Gandhi en 1948El asesinato de Gaitan y el “Bogotazo” de 1948Baches y cachivaches de la reeleccion El asesinato de Olof Palme en 1986Las tribulaciones actuales del peledeismo historico Quirino al habla y Leonel en su ordalia “Pendejadas” de la vieja educacion domestica Brincos y mimicas con la reeleccion Leonel y el legado historico de BalaguerEl PLD y la crisis del pensamiento critico Hipolito Mejia ante la historiaEl asesinato de Isaac Rabin en 1995 Vainas y sables en el PLDEl asesinato del Che Guevara en 1967Leonel: El “zóon politikón” El asesinato de Anwar El-Sadat en 1981La reeleccion: Rosas y espinas en el PLDLeonel: ¿Camino a su primera derrota?Martin Luther King: humanista integral Malcolm X: De ratero a redentor social Kennedy: El hombre y el destino El PLD, LOma Miranda y Groucho MarxAdalai Stevenson: Un demócrata olvidado Matices históricos de la política en USATransfugas y "corchos" en la era del PLDEl legado gris de la "era" del PLDEl PRD, Majluta y la "Ley de Lemas"Trujillo: la lección ignorada La Constitución, el referendo y la reelección Danilo, Leonel y al reelección Caamaño y la prepotencia del embajador Era Trujillo realmente patriota o nacionalista?La "no reelección": ¿Una engañifa institucional?Graznidos del trujillismo historico El "vicio" del poder y la tentación totalitaria La socialdemocracia sigue siendo el camino Sobre "desfases" y “cambios de paradigmas"No es comunismo sino cristianismo La hipocresía como ideología Patriotismo, nacionalismo y antihaitianismo Ni Marx ni Cristo: ¿El signo de la época?Un articulo de Balaguer Recordando la “Izquierda Democrática” La política: ¿Pasión o profesión? La "política del gran garrote" de los EEUU El atentado de 1981 contra Juan Pablo IIEl decrepito circo del ultranacionalismo Elogio de la hipocresía Danilo versus Leonel: ¿Cambio de mando en el PLD?Verdades y mentiras en el PRD de hoy El conservadurismo dominicano; en la cresta de la olaEl disparate de la "fusión" con Haití Luis Abinader: Perfiles de un liderazgo en ascensoLa prensa digital: perfiles de una revolución mediática Liberalismo y conservadurismo en la historia dominicanaLa tirria del conservadurismo contra las ONGsSu majestad, el peledeismoSi a la regularización, no al ultranacionalismo Hipocresia y cinismo en el ultranacionalismo criolloLauros y perversiones de la democraciaEl dia que Hitler escapo de la muerte El "voto preferencial": Mitos y realidades El dia que ¨mataron¨ a Lenin Secreto a voces: el PRD necesita un nuevo liderazgoEl gobierno de Danilo, la encuesta Gallup y el pobre PRDLa "doctrina Monroe" y la "Seguridad Nacional" de Estados UnidosLa miseria ideológica de los partidos De Leonel a Danilo: Breve historia de la cosmética política PRD: El derrotero suicida de la división Se cavan las trincheras en el PRD: ¿La “tesis Betancourt" o la táctica penagomista de “ir como quiera”?El gobierno "light", la culebra que no se muerde la cola y la impronta de Barrabás en el PRDBolívar, García Márquez y la subversión de la historia Derecha e izquierda en la política del siglo XXIDe Maquiavelo a Rousseau: realismo e idealismo en politicaCorea del Norte: Ritos de una extraña monarquía "comunista" Leonel, el PLD, la Barrick Gold y el perogrulloDanilo y Leonel: el desafio silenteLos “pendejos” de la guerra restauradoraEl PRD, el liberalismo histórico y la riña de los egos Liberalismo y socialismo: Otras viejas vainas de los "pendejos"“Pendejos” Y “Realistas” en la primera república La feria de la política: pinceladas históricas para pendejosLa vieja vaina del "bien común": anatomía del político pendejoDe Marx a Bosch: la "envidia" de los "pendejos" socialistasConfucio: Un "pendejo" de antes de CristoJesucristo: Pionero de la ideologia de los "pendejos"Los Trinitarios: Nuestros primeros "pendejos" y "envidiosos"Los gobiernos del PLD: Poder, "Progreso" e Impunidad¿Se necesita o no una ley orgánica para aprobar la reforma tributaria de Danilo? Las fotos de Fidel: El contramensaje de la imagen El Feliz Bautista, los zafarranchos en el PLD y el "regalito" de Leonel a Danilo¿ Presión tributaria? Enemas y vomitivos para todosEl “eterno retorno”: Lla otra cara de las “megapensiones” El viejo imperialismo: antinostalgia de otra "Era"El "ABC" de la democracia: notas para desmeroriadosDe politica y politicos: machacando ideasVincho, Leonel y otros "bultos" del gobierno de DaniloRecordando a McLuhan: recovecos de la globalizacionMercado y doctrina: La politica en la "posmodernidad"El neoliberalismo y la crisis del capitalismo globalTodo “made in PLD”: De la mediocracia a la desesperación Nuestro "mundo posideológico"Despues del “Mundo de Yalta”Los grupos en el PRD: ¿Vicio o Virtud?¡Ay, qué miedo!: El don me quiere botar del PRDLa socialdemocracia dominicana: verdades y mentirasEl antireelecionismo: Mitos y realidadesMe derrotó el Estado, pero siento orgullo de mi voto Hipolito Mejía: Un voto por el país ¿A quien le creo? Encuestas, realidades, opiniones populares y otras vainas raras en el escenario electoral dominicano Hipólito: El elegidoHipolito: el presidente que yo conocíLas elecciones dominicanas, segun Broussonet¿La “Era” de Leonel? De encuesta Gallup a “crisis” de JCE: ¿Vericuetos de la agenda de campaña del PLD?Danilo y Margarita: ¿Es cierto que “esta linda la mar”?Fernández Domínguez: De Puerto rico a la gloria Consumatum Est: Con Margarita, Leonel le gana el primer “round” a Danilo y al Comite PoliticoLas dos encuesta de “Asisa”, las bellaquería y el “riflazo” de DaniloLeonel, doña Margarita y otras piedras en el camino de DaniloLa encuesta de "Asisa", la "cuerda" de Danilo y la candidatura de Doña MargaritaEl PLD y la “recuperación” económica del paisDanilo: ¿Bajo el contrasigno de la historia? La nómina pública, los timbales palaciegos y el festin de los “Wikileaks”La Amet, el “Progreso”y otros “bultos” gubernamentales“¡Memoria contra el olvido!”: El FMI, Leonel y el dominicano común “Se Pasa la tenaza…”: Hipólito, Perogrullo y DaniloEl “chulla” latinoamericanaDanilo y el PLD: maullidos del GatopardoEl “paquetazo”, el gobierno y el pobre Danilo El conde Abraños: de política y politiquerosEl PLD frente e Hipólito: el “cuentazo” del “retroceso” Hipólito y el PLD: Mentiras viejas, Verdades nuevasLeonel; Razones y sinrazones de una “¨declinatoria” Política, realidad y artificioLos trotes postreros de la convención del PRD...Mis apuestas en la convención del PRDEl dilema de Leonel, según BroussonetHipólito, Miguel y e PRD en el análisis de BroussonetLa “descelebración” de la navidad y ptras curiosidades Jesús de Nazaret: El gestor de una nueva civilización Leonel, la reeleción y el referendoLo que viene en el PRD: Un “choque de trenes” De Trucutú al nuevo doctor Merengue: la retórica de la política "light"La tesis reeleccionista del candidato títereEl PLD, los valores y la iniciativa de la Primera DamaIdentidad, “reingeniería” y candidatura presidencial en el PRD¿Es realmente posible una nueva reforma constituciona?El Metro en los hechos: ¿Gran obra o estafa? El Comité Político del PLD: Un anacronismo¿Reelección de Leonel? Una discusión para tontos Aspavientos y zafarranchos en el PRDLa “ceremonia de la bata blanca” ¿Par qué sirve el DNPC (antiguo DEPRECO)? Los desplantes del PRD al liberalismo históricoHipólito Mejía: ¿como el ave fénix? “Corran, muchachos, corran…” Milagros Ortíz Bosch en las “pinceladas” de Broussonet Una luz en el caminoEl gobierno como la arepa y la ” Nueva Republica de la Barrick Gold““Tiren coño, cobardes, tiren…”Marx y Bolívar: Notas sobre una controversia histórica “SE PASA LA TENAZA…”La candidatura del desprecio “SE PASA LA TENAZA…” La canidatura de Milagros Ortiz Bosch“SE PASA LA TENAZA…”“SE PASA LA TENAZA…”¿ingenuidad y desaprensión ?“SE PASA LA TENAZA…”: Se pusieron guapitos...“SE PASA LA TENAZA…”: La queja de algunos hipolitistas“SE PASA LA TENAZA…”: ¿Hipolito entierra el hacha? “SE PASA LA TENAZA…”Requiem por la “Constitución de Leonel”Viejas perogrulladas de la táctica política La “agenda Fernández”La portentosa voz de mando del general LuperónMiguel Vargas en la cresta de la olaLa feria de la corrupciónLa verdad como “roba la gallina”: Percepción y realidad en los gobiernos del PLD
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados
Ministerio de Educación banner