Miercoles 24 de Mayo del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Luis R. Decamps R.

Los desplantes del PRD al liberalismo histórico

“SE PASA LA TENAZA…”

Lo que algunos “perredeístas” quieren que se olvide

El PRD es, sin dudas, la organización política de mayor tradición libertaria de la República Dominicana. Y no se habla aquí únicamente de su trayectoria histórica y de sus muchas veces fallidas apuestas ideológicas sino también, y sobre todo, del sesgo medularmente democrático y pluralista de su vida interna… En el plano nacional, el PRD ha sido un partido beligerante y combativo, adverso a toda aberración dictatorial, profundamente popular, de inclinación patriótica y promotor de la justicia social, y aún en sus épocas de mayor oscuridad conceptual o factual interior (que las ha tenido en la oposición y en el gobierno) nadie se ha atrevido a impugnarle semejantes esencias… Para usar el lenguaje de las elites sociales, perredeismo siempre ha sido sinónimo de “gleba”, “plebe” o “populacho” en zafarrancho de combate, y todo intento de matrimoniarlo con la plutocracia, el conservadurismo y la pusilanimidad, aunque sólo fuese de manera coyuntural, siempre ha resultado cuesta arriba, y los resultados están a la vista: “gatopardismo” en el gobierno e inerte infecundidad en la oposición.

“Amores contrariados”

Esas esencias “cimarronas” del PRD, que han sobrevivido a pesar de los propios perredeistas, constituyen en conjunto la razón por la que todavía muchos dominicanos de tendencia y espíritu liberales (en términos históricos, no necesariamente económicos) se sienten emocionalmente cercanos a esa organización. Es, como diría el laureado escritor colombiano, la perruna y casi suicida lealtad de ciertos “amores contrariados”… Por supuesto, también hay que agregar que, en bastantes sentidos, el liberalismo histórico dominicano carece de opciones: como las izquierdas maximalistas criollas insisten en no tener vocación de poder y el “nuevo” PLD decidió acunarse en el voluptuoso regazo del conservadurismo, no hay más camino que mantener las esperanzas en el PRD… Esa ha sido la suerte del PRD, aún del “nuevo”, que se ha comportado en los últimos dos años como un viejo de largas y abundantes barbas blancas pero sin trineo ni mochila: todo ha sido “jo, jo, jo” y campaneo nocturno…

Desplantes y desmemorias de una parte de la dirección perredeísta

La verdad es que hace tiempo que buena parte de la dirección del PRD se ha caracterizado por mantener un esfuerzo sostenido (no táctico sino estratégico, se reitera) de indigno y adúltero besuqueo con el conservadurismo criollo, y en el ejercicio de semejante política no sólo ha incurrido en numerosos desplantes a sus aliados del liberalismo histórico (los casos que vimos con la “Constitución de Leonel” no fueron los primeros ni los últimos) sino que, debido a ese mismo sesgo enajenante, ha estado perdiendo cada vez más notoriamente su identidad como partido: a pesar del fracaso de la línea de “soterrar” los símbolos del PRD en las elecciones de 2008 (evidentemente auspiciada por gente que no conocía u olvidó lo que ocurrió con la “táctica” similar que aplicó Jacobo Majluta en 1990), todavía hay quienes persisten en la línea de proyectar la imagen de un “nuevo PRD” como deslinde con la tradición y ruptura conceptual… Es obvio que hay una gran ausencia de “políticos de raza” en las alturas perredeistas decisorias, y es una pena porque ello sólo significa una cosa: han olvidado la enseñanza histórica elemental de que sólo aquellos pavimentan realmente el camino hacia el poder…

No quitarse el refajo para mostrar la “finura” de las medias

Y, desde luego, el asunto no es la procedencia o no de la construcción de un “nuevo PRD”. En este siglo XXI todo debe ser “nuevo”, “informático” “global” o “digital”. Tal demanda de los tiempos no está en discusión: guerrear con caballos, lanzas o catapultas es actualmente una ridiculez… Por lo demás, ya hay un “nuevo PLD”, un “nuevo PRSC”, un “nuevo PQDC” un “nuevo MPD” y hasta una “nueva FNP”. La diferencia es que en ninguno de estos partidos se “cacareó” de manera tan infamante la cuestión ni se jubiló forzadamente y bajo el fuego cruzado de las ofensas a las viejas generaciones de dirigentes… Más aún: algunos de los promotores del “nuevo PRD”, asesorados no se sabe aún por qué enemigo, confundieron la justa y normal prédica de “cambio y remozamiento interno” con el desafío (tipo “match” de boxeo) de los dirigentes de antigua data, y el país asistió sorprendido al lamentable espectáculo de una querella verbal perredeista de imberbes prometedores y ancianos venerables… Por suerte, el tiro no salió por la culata: simplemente se quedó en el cargador.

Las victorias “derrotadas” y las derrotas “victoriosas” del PRD

Finalmente, talvez valga la pena enfatizar (para que tampoco se absoluticen equivocadamente los juicios que preceden) que el PRD sólo ha ganado batallas políticas y electorales cuando ha neutralizado a ciertos grupos de poder del país sin perder su identidad, y ha sido derrotado, por el contrario, cada vez que ha pretendido reconvertirse política e ideológicamente... La razón es tan simple que ofende la inteligencia no imaginarla: se ha sustraído de sus apoyaturas naturales para buscar los inciertos hombros de los adversarios, y éstos (que no tienen nada de tontos) le han hecho el juego y le han sacado la lengua “con todo y galillo”… El PRD -hay que repetirlo una vez más- nació, creció y se ha desarrollado como un partido popular, beligerante y libertario, y algunos “sectores perfumados” de la sociedad dominicana no lo han digerido nunca por razones sociales y económicas más que políticas… Y cuando el PRD ha creído que ha “usado” para sus fines a esos sectores, ha errado por partida doble: el apoyo logrado ha sido pírrico y, a la larga, ha pagado la deuda con intereses políticos verdaderamente usurarios: la frustración ciudadana, el descrédito y como “cuchocientos” años abajo… Tales sectores han “usado” al PRD, y no al revés… Lo otro es pancismo neto.

Militar en el partido correcto y silbar hacia abajo

Y si todavía hay gente en el PRD que no está convencida de todo ello, se impone darle un consejo sano: búsquese otro partido, pues con el PRD nunca ganará apostando a la conversión al conservadurismo… ¿Cuándo y dónde ha visto usted a los desheredados de la fortuna siendo conservadores? Una cosa es un voto de elecciones determinadas, y otra es la médula ósea de la filosofía política y la base social… Total, aunque se dude ahora, no sería nada nuevo, pues el autor de estas líneas siempre ha sostenido que algunos prominentes dirigentes del PRD (incluyendo a uno que fue su presidente) se equivocaron de partido (sus ideas, su temperamento, su forma de hacer política, sus metas estratégicas, etcétera, son incompatibles con el espíritu libertario y anti-elitista del perredeismo): su lugar era el PRSC de Balaguer, pero nunca militaron en él por temor o por conveniencias personales… Desde luego, siempre hay tiempo para rectificar, y mucho más en la política dominicana, donde las penas de amor no producen cortaduras de venas y el olvido no es un bálsamo sino un reconstituyente tipo “compuesto vegetal de la señora Muller”… ¿Dudas? Examinen la matrícula de ex tránsfugas (orondos, sin nada de vergüenza y, sobre todo, muy felices) de todos los partidos…

Una anécdota de Abraham Lincoln

Se cuenta que en cierta ocasión Stephen Douglas, el prominente líder demócrata estadounidense que se enfrentó con Abraham Lincoln tanto en las elecciones congresuales como en las presidenciales (en las primeras con éxito, pero en las segundas sin él), acusó a este último, en el marco de uno de sus proverbiales debates, de tener “dos caras”… Ante tal imputación, Lincoln (que -como se sabe- no era físicamente muy agraciado y, por ello, era objeto de burlas y bromas de sus adversarios), se defendió de manera satírica y punzante: “¿Quién puede darle crédito a una acusación tan burda y mentirosa? El señor Douglas debe estar afectado de demencia. ¿Quién pudiera creer que si yo tuviera dos caras anduviera con ésta que ustedes me ven todos los días?”.

La frase de hoy “para darle caco” (sólo para “pendejos”)

“Los políticos son como los trajes: los desecha uno por deslucidos, pero después de una temporada en el armario va uno a verlos y lucen como nuevos”.

Jacinto Benavente
Hasta la próxima entrega…

(*) El autor es abogado y profesor universitario

Otras opiniones de: Luis R. Decamps R.

Mis hijos y el "principio de la infracción solidaria"Percepción, política práctica e intelectualidad Joao, la bella Monica y otras "monerías" del gobiernoHumanismo, pos modernidad y valores Leonel: !Arrinconado por el gobierno!El gobierno versus Leonel: El blanco real de Felucho Odebrecht y la lucha interna en el PLD y el PRMEl raro "antiimperialismo" del doctor Ray GuevaraDanilo y el PRD: ¿Un noviazgo sin amor?Sabores y picores en el PLD de hoyAntonostalgia del PEMELa reeleccion resbala y la oposicion en babiaLa reivindicacion historica del balaguerismo Google se parece a Dios, pero no lo es...El ostracismo de Leonel: ¿Culpa o ingratitud?La robótica ultranacionalista Hipocresia y cinismo en el panorama politicoLuis Abinader ante la historia El asesinato de Indhira Ghandi Lo que nos queda: El balaguerismo Abril 1965: El capitan que tomo por asalto la gloria La rebelión del leonelismo Luis Abinader en la cresta de la ola La “tozudez” de Leonel: ¿panico en el PLD?La reeleccion: ¿Un “maco” made in PLD?La agenda “patriotica” del conservadurismo El asesinato de Mahatma Gandhi en 1948El asesinato de Gaitan y el “Bogotazo” de 1948Baches y cachivaches de la reeleccion El asesinato de Olof Palme en 1986Las tribulaciones actuales del peledeismo historico Quirino al habla y Leonel en su ordalia “Pendejadas” de la vieja educacion domestica Brincos y mimicas con la reeleccion Leonel y el legado historico de BalaguerEl PLD y la crisis del pensamiento critico Hipolito Mejia ante la historiaEl asesinato de Isaac Rabin en 1995 Vainas y sables en el PLDEl asesinato del Che Guevara en 1967Leonel: El “zóon politikón” El asesinato de Anwar El-Sadat en 1981La reeleccion: Rosas y espinas en el PLDLeonel: ¿Camino a su primera derrota?Martin Luther King: humanista integral Malcolm X: De ratero a redentor social Kennedy: El hombre y el destino El PLD, LOma Miranda y Groucho MarxAdalai Stevenson: Un demócrata olvidado Matices históricos de la política en USATransfugas y "corchos" en la era del PLDEl legado gris de la "era" del PLDEl PRD, Majluta y la "Ley de Lemas"Trujillo: la lección ignorada La Constitución, el referendo y la reelección Danilo, Leonel y al reelección Caamaño y la prepotencia del embajador Era Trujillo realmente patriota o nacionalista?La "no reelección": ¿Una engañifa institucional?Graznidos del trujillismo historico El "vicio" del poder y la tentación totalitaria La socialdemocracia sigue siendo el camino Sobre "desfases" y “cambios de paradigmas"No es comunismo sino cristianismo La hipocresía como ideología Patriotismo, nacionalismo y antihaitianismo Ni Marx ni Cristo: ¿El signo de la época?Un articulo de Balaguer Recordando la “Izquierda Democrática” La política: ¿Pasión o profesión? La "política del gran garrote" de los EEUU El atentado de 1981 contra Juan Pablo IIEl decrepito circo del ultranacionalismo Elogio de la hipocresía Danilo versus Leonel: ¿Cambio de mando en el PLD?Verdades y mentiras en el PRD de hoy El conservadurismo dominicano; en la cresta de la olaEl disparate de la "fusión" con Haití Luis Abinader: Perfiles de un liderazgo en ascensoLa prensa digital: perfiles de una revolución mediática Liberalismo y conservadurismo en la historia dominicanaLa tirria del conservadurismo contra las ONGsSu majestad, el peledeismoSi a la regularización, no al ultranacionalismo Hipocresia y cinismo en el ultranacionalismo criolloLauros y perversiones de la democraciaEl dia que Hitler escapo de la muerte El "voto preferencial": Mitos y realidades El dia que ¨mataron¨ a Lenin Secreto a voces: el PRD necesita un nuevo liderazgoEl gobierno de Danilo, la encuesta Gallup y el pobre PRDLa "doctrina Monroe" y la "Seguridad Nacional" de Estados UnidosLa miseria ideológica de los partidos De Leonel a Danilo: Breve historia de la cosmética política PRD: El derrotero suicida de la división Se cavan las trincheras en el PRD: ¿La “tesis Betancourt" o la táctica penagomista de “ir como quiera”?El gobierno "light", la culebra que no se muerde la cola y la impronta de Barrabás en el PRDBolívar, García Márquez y la subversión de la historia Derecha e izquierda en la política del siglo XXIDe Maquiavelo a Rousseau: realismo e idealismo en politicaCorea del Norte: Ritos de una extraña monarquía "comunista" Leonel, el PLD, la Barrick Gold y el perogrulloDanilo y Leonel: el desafio silenteLos “pendejos” de la guerra restauradoraEl PRD, el liberalismo histórico y la riña de los egos Liberalismo y socialismo: Otras viejas vainas de los "pendejos"“Pendejos” Y “Realistas” en la primera república La feria de la política: pinceladas históricas para pendejosLa vieja vaina del "bien común": anatomía del político pendejoDe Marx a Bosch: la "envidia" de los "pendejos" socialistasConfucio: Un "pendejo" de antes de CristoJesucristo: Pionero de la ideologia de los "pendejos"Los Trinitarios: Nuestros primeros "pendejos" y "envidiosos"Los gobiernos del PLD: Poder, "Progreso" e Impunidad¿Se necesita o no una ley orgánica para aprobar la reforma tributaria de Danilo? Las fotos de Fidel: El contramensaje de la imagen El Feliz Bautista, los zafarranchos en el PLD y el "regalito" de Leonel a Danilo¿ Presión tributaria? Enemas y vomitivos para todosEl “eterno retorno”: Lla otra cara de las “megapensiones” El viejo imperialismo: antinostalgia de otra "Era"El "ABC" de la democracia: notas para desmeroriadosDe politica y politicos: machacando ideasVincho, Leonel y otros "bultos" del gobierno de DaniloRecordando a McLuhan: recovecos de la globalizacionMercado y doctrina: La politica en la "posmodernidad"El neoliberalismo y la crisis del capitalismo globalTodo “made in PLD”: De la mediocracia a la desesperación Nuestro "mundo posideológico"Despues del “Mundo de Yalta”Los grupos en el PRD: ¿Vicio o Virtud?¡Ay, qué miedo!: El don me quiere botar del PRDLa socialdemocracia dominicana: verdades y mentirasEl antireelecionismo: Mitos y realidadesMe derrotó el Estado, pero siento orgullo de mi voto Hipolito Mejía: Un voto por el país ¿A quien le creo? Encuestas, realidades, opiniones populares y otras vainas raras en el escenario electoral dominicano Hipólito: El elegidoHipolito: el presidente que yo conocíLas elecciones dominicanas, segun Broussonet¿La “Era” de Leonel? De encuesta Gallup a “crisis” de JCE: ¿Vericuetos de la agenda de campaña del PLD?Danilo y Margarita: ¿Es cierto que “esta linda la mar”?Fernández Domínguez: De Puerto rico a la gloria Consumatum Est: Con Margarita, Leonel le gana el primer “round” a Danilo y al Comite PoliticoLas dos encuesta de “Asisa”, las bellaquería y el “riflazo” de DaniloLeonel, doña Margarita y otras piedras en el camino de DaniloLa encuesta de "Asisa", la "cuerda" de Danilo y la candidatura de Doña MargaritaEl PLD y la “recuperación” económica del paisDanilo: ¿Bajo el contrasigno de la historia? La nómina pública, los timbales palaciegos y el festin de los “Wikileaks”La Amet, el “Progreso”y otros “bultos” gubernamentales“¡Memoria contra el olvido!”: El FMI, Leonel y el dominicano común “Se Pasa la tenaza…”: Hipólito, Perogrullo y DaniloEl “chulla” latinoamericanaDanilo y el PLD: maullidos del GatopardoEl “paquetazo”, el gobierno y el pobre Danilo El conde Abraños: de política y politiquerosEl PLD frente e Hipólito: el “cuentazo” del “retroceso” Hipólito y el PLD: Mentiras viejas, Verdades nuevasLeonel; Razones y sinrazones de una “¨declinatoria” Política, realidad y artificioLos trotes postreros de la convención del PRD...Mis apuestas en la convención del PRDEl dilema de Leonel, según BroussonetHipólito, Miguel y e PRD en el análisis de BroussonetLa “descelebración” de la navidad y ptras curiosidades Jesús de Nazaret: El gestor de una nueva civilización Leonel, la reeleción y el referendoLo que viene en el PRD: Un “choque de trenes” De Trucutú al nuevo doctor Merengue: la retórica de la política "light"La tesis reeleccionista del candidato títereEl PLD, los valores y la iniciativa de la Primera DamaIdentidad, “reingeniería” y candidatura presidencial en el PRD¿Es realmente posible una nueva reforma constituciona?El Metro en los hechos: ¿Gran obra o estafa? El Comité Político del PLD: Un anacronismo¿Reelección de Leonel? Una discusión para tontos Aspavientos y zafarranchos en el PRDLa “ceremonia de la bata blanca” ¿Par qué sirve el DNPC (antiguo DEPRECO)? Luis Abinader: impresiones fugaces sobre su discurso políticoHipólito Mejía: ¿como el ave fénix? “Corran, muchachos, corran…” Milagros Ortíz Bosch en las “pinceladas” de Broussonet Una luz en el caminoEl gobierno como la arepa y la ” Nueva Republica de la Barrick Gold““Tiren coño, cobardes, tiren…”Marx y Bolívar: Notas sobre una controversia histórica “SE PASA LA TENAZA…”La candidatura del desprecio “SE PASA LA TENAZA…” La canidatura de Milagros Ortiz Bosch“SE PASA LA TENAZA…”“SE PASA LA TENAZA…”¿ingenuidad y desaprensión ?“SE PASA LA TENAZA…”: Se pusieron guapitos...“SE PASA LA TENAZA…”: La queja de algunos hipolitistas“SE PASA LA TENAZA…”: ¿Hipolito entierra el hacha? “SE PASA LA TENAZA…”Requiem por la “Constitución de Leonel”Viejas perogrulladas de la táctica política La “agenda Fernández”La portentosa voz de mando del general LuperónMiguel Vargas en la cresta de la olaLa feria de la corrupciónLa verdad como “roba la gallina”: Percepción y realidad en los gobiernos del PLD
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados