Miercoles 29 de Marzo del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Luis R. Decamps R.

Hipólito Mejía: ¿como el ave fénix?

Cuando el ingeniero Hipólito Mejía abandonó el Palacio Nacional en agosto de 2004, tras encabezar una gestión gubernamental cuya imagen había sido brutalmente estropeada por la crisis financiera que estalló en el país a mediados del año anterior a resultas de varios fraudes bancarios colosales, era generalizada la creencia de que su carrera política estaba en los estertores postreros.

En efecto, aunque los dos primeros años de su gobierno fueron bastante bien valorados (hasta el punto de que el PRD barrió a sus adversarios en las elecciones congresuales y municipales de 2002) y, además, había encarado la debacle bancaria con valentía y responsabilidad inusitadas (salvando los ahorros de muchos dominicanos y evitándole a la nación una hecatombe financiera tipo “dominó”), la mayoría de los ciudadanos, con los bolsillos y los estómagos todavía estragados por la crisis, a la sazón abominaba de Mejía.

En el marco de ese proceso de menoscabo de su nombradía pública (que colmaba su cotidianidad de incertidumbres y era nuncio de negros presagios para su futuro político) fue que Mejía, aún siendo la figura predominante del PRD y su más autorizado interlocutor hacia afuera, con singular discreción respecto de la coyuntura decidió apoyar en 2005 al ingeniero Ramón Alburquerque para que ocupara la presidencia de la entidad y, luego, al ingeniero Miguel Vargas para que ostentara en 2008 la candidatura presidencial (impugnando en los hechos la opción, estratégicamente más riesgosa para sus planes de protagonismo en el porvenir inmediato, que encarnaba la doctora Milagros Ortiz Bosch).

El ingeniero Alburquerque, sin dudas uno de los políticos dominicanos de cabeza mejor “amueblada”, en principio desempeñó la máxima autoridad del PRD con gran tino y criterio unitario, pero luego aparentemente se fue dejando ganar por los cantos de sirena de las aspiraciones presidenciales y, virtualmente tirando por la borda el excelente perfil de ejecutivo público que se había creado, asumió un estilo de dirección casi totalitario que lo encaró con gran parte de los líderes menores y mayores de la organización política.

Por su lado, el ingeniero Miguel Vargas, paralelamente a la creciente pérdida de apoyatura del mandato directivo de Alburquerque (y al influjo del ascenso de su estrella política por el impresionante desempeño que tuvo en las elecciones nacionales de 2008), emergió como el exponente de un nuevo y fuerte liderazgo dentro y fuera del PRD, y como era de esperarse (por aquello de que dos “dirigentes centrales” no pueden ocupar el mismo lugar en el “espacio vital” partidista) a la postre terminó colisionando exitosamente con el ingeniero Mejía y, en bastantes sentidos, arrinconándolo políticamente durante un tiempo.

La imagen de Mejía, empero, por lo menos desde principios del año 2009 (cuando el tratamiento que las grandes potencias del mundo le dieron a la crisis financiera internacional terminó de convencer hasta a sus más enconados contradictores de que él hizo lo correcto en el año 2003) había empezado a “limpiarse”, y aunque en aquel momento su liderazgo no parecía lo suficientemente “potable” como para desafiar en las estructuras partidarias al ingeniero Vargas (cuya ascendencia interna lucía imbatible y ya era reconocido como interlocutor válido por el gobierno y los “poderes fácticos” del país), mucha gente empezó a pensar seriamente en él como figura política y a considerarlo necesario en cualquier estrategia de búsqueda del poder por parte del PRD.

El resurgimiento político de Mejía ya estaba firmemente en marcha a mediados de 2009, cuando su sector partidista decidió asumir perfiles públicos definidos y él aceleró su activismo dentro del PRD (con un estilo aún campechano -pero menos estridente que el que lo caracterizó en el pasado- empezó a tener una presencia cada vez más constructiva en los medios de comunicación), y tomó cuerpo definitivo con el excelente mensaje navideño que dirigió al país en diciembre: todo empezó a salirle bien, y era evidente que el hombre no sólo sabía en lo que andaba sino que estaba permitiendo que sus pasos políticos fundamentales fueran informados adecuadamente por expertos en medios y conocedores del ambiente nacional.

(El olfato político de Mejía seguramente le había indicado que, como advirtieron en su momento algunos observadores, la decisión del ingeniero Vargas de asumir la presidencia del PRD era -sin que carecieran de racionalidad los criterios de legitimación que se esgrimieron pública y privadamente alrededor de ella- una “táctica de ruleta rusa”, sobre todo porque implicaba hacerse cargo de la conducción partidaria de frente a un proceso electoral de término medio que implicaría no sólo manejar los resabios -y echar azúcar o sal en las heridas internas- sino también asumir la responsabilidad política de la victoria o la derrota de la organización en el mismo).

Ya es una verdad indiscutible que Hipólito Mejía, al margen de cualquier simpatía o antipatía que se sienta por él, está rehabilitado como político con vocación de poder (lo ayudaron la verdad histórica, los desaciertos del gobierno del PLD, su espíritu de trabajo y, paradójicamente, sus adversarios internos), y eso no es sólo cierto porque lo ha dicho una encuesta de la Gallup (la menos sospechosa y desatinada de las empresas dominicanas de su tipo) sino también, y esencialmente, porque se percibe en la sociedad dominicana: la mayoría de la gente sensata del país, analizando ahora retrospectivamente sus “atípicos” giros personales o sus yerros gubernativos, declara entender muchas de sus reprochadas actuaciones de entonces y, en consecuencia, empieza a hablar bien de aquel hombre que hace sólo un par de años era objeto de los más enconados cuestionamientos.

Por supuesto, lo verdaderamente pintoresco de ese novedoso fenómeno de la política nacional ha sido la respuesta de los contradictores de Mejía: unos se han contentado con invocar fantasmas del pasado más lejano (rememorando los momentos críticos de su gobierno y de su estilo personal de manejarse en público) olvidándose de que estamos ya cronológicamente a una generación de distancia de ellos, y otros se han remitido a un pretérito más cercano (evocado cifras de apoyo y de rechazo que ya pueden no responder a los hechos porque después de las elecciones recientes hay nuevas realidades y percepciones) en un increíble ejercicio de reafirmación de “pifias” que dista mucho de la racionalidad y la inteligencia… Es obvio que, para poner un simple ejemplo entre muchos posibles, el regreso al poder de Balaguer en 1986 (superando las constantes referencias perredeistas a los espíritus del ayer) no les enseñó gran cosa.

La verdad monda y lironda es que, mientras sus antagonistas siguen “cociéndose” en su propia salsa, Hipólito Mejía, como el ave Fénix, se está levantando espectacularmente de sus propias cenizas, y la altura final de su vuelo político probablemente dependerá, más que de su trabajo proselitista (porque nadie es más conocido que él en el país), de cómo sus adversarios perredeístas terminen “toreando” los errores de la víspera y del sesgo que tome la situación política nacional en los próximos meses… Mejía está demostrando que es un “político de raza”, y su “reciclaje” definitivo, como ha acontecido siempre en América Latina con los líderes de su estirpe, ya sólo parece cuestión de tiempo.

(*) El autor es abogado y profesor universitario

Otras opiniones de: Luis R. Decamps R.

El gobierno versus Leonel: El blanco real de Felucho Odebrecht y la lucha interna en el PLD y el PRMEl raro "antiimperialismo" del doctor Ray GuevaraDanilo y el PRD: ¿Un noviazgo sin amor?Sabores y picores en el PLD de hoyAntonostalgia del PEMELa reeleccion resbala y la oposicion en babiaLa reivindicacion historica del balaguerismo Google se parece a Dios, pero no lo es...El ostracismo de Leonel: ¿Culpa o ingratitud?La robótica ultranacionalista Hipocresia y cinismo en el panorama politicoLuis Abinader ante la historia El asesinato de Indhira Ghandi Lo que nos queda: El balaguerismo Abril 1965: El capitan que tomo por asalto la gloria La rebelión del leonelismo Luis Abinader en la cresta de la ola La “tozudez” de Leonel: ¿panico en el PLD?La reeleccion: ¿Un “maco” made in PLD?La agenda “patriotica” del conservadurismo El asesinato de Mahatma Gandhi en 1948El asesinato de Gaitan y el “Bogotazo” de 1948Baches y cachivaches de la reeleccion El asesinato de Olof Palme en 1986Las tribulaciones actuales del peledeismo historico Quirino al habla y Leonel en su ordalia “Pendejadas” de la vieja educacion domestica Brincos y mimicas con la reeleccion Leonel y el legado historico de BalaguerEl PLD y la crisis del pensamiento critico Hipolito Mejia ante la historiaEl asesinato de Isaac Rabin en 1995 Vainas y sables en el PLDEl asesinato del Che Guevara en 1967Leonel: El “zóon politikón” El asesinato de Anwar El-Sadat en 1981La reeleccion: Rosas y espinas en el PLDLeonel: ¿Camino a su primera derrota?Martin Luther King: humanista integral Malcolm X: De ratero a redentor social Kennedy: El hombre y el destino El PLD, LOma Miranda y Groucho MarxAdalai Stevenson: Un demócrata olvidado Matices históricos de la política en USATransfugas y "corchos" en la era del PLDEl legado gris de la "era" del PLDEl PRD, Majluta y la "Ley de Lemas"Trujillo: la lección ignorada La Constitución, el referendo y la reelección Danilo, Leonel y al reelección Caamaño y la prepotencia del embajador Era Trujillo realmente patriota o nacionalista?La "no reelección": ¿Una engañifa institucional?Graznidos del trujillismo historico El "vicio" del poder y la tentación totalitaria La socialdemocracia sigue siendo el camino Sobre "desfases" y “cambios de paradigmas"No es comunismo sino cristianismo La hipocresía como ideología Patriotismo, nacionalismo y antihaitianismo Ni Marx ni Cristo: ¿El signo de la época?Un articulo de Balaguer Recordando la “Izquierda Democrática” La política: ¿Pasión o profesión? La "política del gran garrote" de los EEUU El atentado de 1981 contra Juan Pablo IIEl decrepito circo del ultranacionalismo Elogio de la hipocresía Danilo versus Leonel: ¿Cambio de mando en el PLD?Verdades y mentiras en el PRD de hoy El conservadurismo dominicano; en la cresta de la olaEl disparate de la "fusión" con Haití Luis Abinader: Perfiles de un liderazgo en ascensoLa prensa digital: perfiles de una revolución mediática Liberalismo y conservadurismo en la historia dominicanaLa tirria del conservadurismo contra las ONGsSu majestad, el peledeismoSi a la regularización, no al ultranacionalismo Hipocresia y cinismo en el ultranacionalismo criolloLauros y perversiones de la democraciaEl dia que Hitler escapo de la muerte El "voto preferencial": Mitos y realidades El dia que ¨mataron¨ a Lenin Secreto a voces: el PRD necesita un nuevo liderazgoEl gobierno de Danilo, la encuesta Gallup y el pobre PRDLa "doctrina Monroe" y la "Seguridad Nacional" de Estados UnidosLa miseria ideológica de los partidos De Leonel a Danilo: Breve historia de la cosmética política PRD: El derrotero suicida de la división Se cavan las trincheras en el PRD: ¿La “tesis Betancourt" o la táctica penagomista de “ir como quiera”?El gobierno "light", la culebra que no se muerde la cola y la impronta de Barrabás en el PRDBolívar, García Márquez y la subversión de la historia Derecha e izquierda en la política del siglo XXIDe Maquiavelo a Rousseau: realismo e idealismo en politicaCorea del Norte: Ritos de una extraña monarquía "comunista" Leonel, el PLD, la Barrick Gold y el perogrulloDanilo y Leonel: el desafio silenteLos “pendejos” de la guerra restauradoraEl PRD, el liberalismo histórico y la riña de los egos Liberalismo y socialismo: Otras viejas vainas de los "pendejos"“Pendejos” Y “Realistas” en la primera república La feria de la política: pinceladas históricas para pendejosLa vieja vaina del "bien común": anatomía del político pendejoDe Marx a Bosch: la "envidia" de los "pendejos" socialistasConfucio: Un "pendejo" de antes de CristoJesucristo: Pionero de la ideologia de los "pendejos"Los Trinitarios: Nuestros primeros "pendejos" y "envidiosos"Los gobiernos del PLD: Poder, "Progreso" e Impunidad¿Se necesita o no una ley orgánica para aprobar la reforma tributaria de Danilo? Las fotos de Fidel: El contramensaje de la imagen El Feliz Bautista, los zafarranchos en el PLD y el "regalito" de Leonel a Danilo¿ Presión tributaria? Enemas y vomitivos para todosEl “eterno retorno”: Lla otra cara de las “megapensiones” El viejo imperialismo: antinostalgia de otra "Era"El "ABC" de la democracia: notas para desmeroriadosDe politica y politicos: machacando ideasVincho, Leonel y otros "bultos" del gobierno de DaniloRecordando a McLuhan: recovecos de la globalizacionMercado y doctrina: La politica en la "posmodernidad"El neoliberalismo y la crisis del capitalismo globalTodo “made in PLD”: De la mediocracia a la desesperación Nuestro "mundo posideológico"Despues del “Mundo de Yalta”Los grupos en el PRD: ¿Vicio o Virtud?¡Ay, qué miedo!: El don me quiere botar del PRDLa socialdemocracia dominicana: verdades y mentirasEl antireelecionismo: Mitos y realidadesMe derrotó el Estado, pero siento orgullo de mi voto Hipolito Mejía: Un voto por el país ¿A quien le creo? Encuestas, realidades, opiniones populares y otras vainas raras en el escenario electoral dominicano Hipólito: El elegidoHipolito: el presidente que yo conocíLas elecciones dominicanas, segun Broussonet¿La “Era” de Leonel? De encuesta Gallup a “crisis” de JCE: ¿Vericuetos de la agenda de campaña del PLD?Danilo y Margarita: ¿Es cierto que “esta linda la mar”?Fernández Domínguez: De Puerto rico a la gloria Consumatum Est: Con Margarita, Leonel le gana el primer “round” a Danilo y al Comite PoliticoLas dos encuesta de “Asisa”, las bellaquería y el “riflazo” de DaniloLeonel, doña Margarita y otras piedras en el camino de DaniloLa encuesta de "Asisa", la "cuerda" de Danilo y la candidatura de Doña MargaritaEl PLD y la “recuperación” económica del paisDanilo: ¿Bajo el contrasigno de la historia? La nómina pública, los timbales palaciegos y el festin de los “Wikileaks”La Amet, el “Progreso”y otros “bultos” gubernamentales“¡Memoria contra el olvido!”: El FMI, Leonel y el dominicano común “Se Pasa la tenaza…”: Hipólito, Perogrullo y DaniloEl “chulla” latinoamericanaDanilo y el PLD: maullidos del GatopardoEl “paquetazo”, el gobierno y el pobre Danilo El conde Abraños: de política y politiquerosEl PLD frente e Hipólito: el “cuentazo” del “retroceso” Hipólito y el PLD: Mentiras viejas, Verdades nuevasLeonel; Razones y sinrazones de una “¨declinatoria” Política, realidad y artificioLos trotes postreros de la convención del PRD...Mis apuestas en la convención del PRDEl dilema de Leonel, según BroussonetHipólito, Miguel y e PRD en el análisis de BroussonetLa “descelebración” de la navidad y ptras curiosidades Jesús de Nazaret: El gestor de una nueva civilización Leonel, la reeleción y el referendoLo que viene en el PRD: Un “choque de trenes” De Trucutú al nuevo doctor Merengue: la retórica de la política "light"La tesis reeleccionista del candidato títereEl PLD, los valores y la iniciativa de la Primera DamaIdentidad, “reingeniería” y candidatura presidencial en el PRD¿Es realmente posible una nueva reforma constituciona?El Metro en los hechos: ¿Gran obra o estafa? El Comité Político del PLD: Un anacronismo¿Reelección de Leonel? Una discusión para tontos Aspavientos y zafarranchos en el PRDLa “ceremonia de la bata blanca” ¿Par qué sirve el DNPC (antiguo DEPRECO)? Luis Abinader: impresiones fugaces sobre su discurso políticoLos desplantes del PRD al liberalismo histórico“Corran, muchachos, corran…” Milagros Ortíz Bosch en las “pinceladas” de Broussonet Una luz en el caminoEl gobierno como la arepa y la ” Nueva Republica de la Barrick Gold““Tiren coño, cobardes, tiren…”Marx y Bolívar: Notas sobre una controversia histórica “SE PASA LA TENAZA…”La candidatura del desprecio “SE PASA LA TENAZA…” La canidatura de Milagros Ortiz Bosch“SE PASA LA TENAZA…”“SE PASA LA TENAZA…”¿ingenuidad y desaprensión ?“SE PASA LA TENAZA…”: Se pusieron guapitos...“SE PASA LA TENAZA…”: La queja de algunos hipolitistas“SE PASA LA TENAZA…”: ¿Hipolito entierra el hacha? “SE PASA LA TENAZA…”Requiem por la “Constitución de Leonel”Viejas perogrulladas de la táctica política La “agenda Fernández”La portentosa voz de mando del general LuperónMiguel Vargas en la cresta de la olaLa feria de la corrupciónLa verdad como “roba la gallina”: Percepción y realidad en los gobiernos del PLD
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados