Viernes 24 de Octubre del 2014
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Eli Heiliger

Un gesto histriónico

En un gesto propio de una farsa los legisladores del Partido de la Liberación Dominicana anunciaron que renunciaran, sólo por el período electoral, al “barrilito”, lo que equivale a un peso por cada elector de su demarcación dizque para realizar “obras sociales”.

Buscando dar un golpe de efecto propio de la campaña electoral los legisladores se presentaron ante la Junta Central Electoral de la Republica Dominicana y dijeron que no quieren más el “barrilito” o Fondo de Gestión Social como eufemisticamente se le conoce.

Muy pocos dominicanos creen en ese gesto histriónico que lo único que hace es postergar recibir millones de pesos hasta que discurran las elecciones.

La sociedad le está pidiendo a los legisladores, sin importar su bandería política, renunciar a los beneficios particulares que reciben, que lo colocan como privilegiados frente a los demás ciudadanos.

Es muy bueno para cualquier persona recibir un millón de pesos libre de impuestos cada mes sin necesidad de dar cuenta en que lo invirtió.

Los sectores de la vida nacional que cuestionan el “barrilito” no exigen a los legisladores que dejen de recibirlos por el período electoral, sino que supriman ese privilegio.

Simplemente lo que se solicitó fue que dejan de servirse con la cuchara grande y se dediquen a legislar.

Lo que debieron hacer los legisladores fue convocar una rueda de prensa transmitida por una cadena nacional de radio y televisión y pedir perdón por el daño que le han hacho a los fondos públicos privándolo de 19 millones de pesos cada mes. Sería un gesto similar al que hizo el diputado Juan Terrero, quien le pidió perdón al país por haber votado a favor del contrato entre el Estado y la empresa minera Barrick Gold, sin leerlo, lo que hizo la generalidad de sus compañeros.

El país espera que los legisladores de todos los partidos devuelvan, en un gesto de arrepentimiento, al fisco el dinero que han recibido desde que se instauró el “barrilito”.

Otras opiniones de: Eli Heiliger

La Chikungunya y la comunicaciónLíderes y dirigentes eternosDe Fermina Daza a Joe VerasYeni Berenice vs CristoNo debemos transigirSemana Santa y operativosAdiós amigo EnfryEl mensaje de Francisco Antonio SantosCuatro muertes que no deben quedar impunesMichel Camilo, un dominicano universal¿Consultas para qué?El corrientazoUn año de buenas intencionesDel mangú de apio al chenchén con chivo La maquinaria del Estado y la crisis del PRDEl exitoso fracaso de García MárquezChantal, otra explicación Otro cuentoIván Rodríguez PilierChivateo digital global¡Guardias!, a patrullar20 mil pesos de vergüenzaAhora la entomofagiaLa vida vale un celularSubero Isa y la Sun LandLa Barrick y el Complejo de GuacaganarixRadio Bemba DigitalLeonel Fernández y la JusticiaMás cuestionamiento a los partidos tradicionalesSobeida, Sun Tzu y el PRDEl follón de SobeidaMis buenos deseosLo simbólico de un juicioEl San Benito de Miguel Vargas Sara SavarinFélix Bautista ¿libre de pecados?Eso debe extenderseAdiós DruidaUn texto importanteDe Efrén Trejo a Javier CabrejaJL Guerra nos unifica El debate en el PRD El tufillo antidemocráticoEl cierre de campañaPreocupación del cuerpo diplomático por las eleccionesLa Junta Central Electoral y la transparencia Un merecido reconocimiento La herencia de Félix Bautista Un buen sermón¿Dictadura constitucional?Yo lo apoyoMedios digitales y servidoresLa campaña necesita vitaminaEl borrón y cuenta nuevaEl centro de la discordiaUn tranque provocadoLa huelga JCE, transparencia y centro de cómputosNada extraño, el robo de un aviónEl debate electoralDale con la corrupciónGallup perfila el escenario electoralQue se aclareQue sigan los cables wikileaksUn grito de ataqueEl sí y el no de la huelgaLecciones de la huelgaChávez un amigo de RDUn Wikileaks dominicanoCifras del negocio mundial de las drogasApatía en proceso electoral del PLDLa administración de las finanzas personalesLo nuevo de dos viejos contrincantesLos cabos sueltos en la muerte de Bin Laden¡Pare eso, Señor Alcalde!Los resultados del CensoJapónConvención y democraciaAsombro y vergüenzaAl menos tenemos carnavalEl derecho al olvido y GoogleEl derecho al olvido¿Cuándo viene la Vieja Belén?¿Cuándo viene la Vieja Belén?Pero papá hoy es 6 de enero¡Feliz Navidad!Resistencia civicaUn gesto loable de Juan HubiereFreddy Beras GoicoFelipe González y la corrupciónEl grito del obispo de Mao-MontecristiUn triunfo de la solidaridadYo también estoy de fiestaCuidado con Esteban RosarioWashington, Nivar Seijas y Pérez y PérezWessin y Wessin visto por EE.UU.Tres librosLa transparencia no es malaLo de Santiago no tiene madreLa canonización de SobeidaEl servicio 911 en emergenciaAhora que llueveLa guagua va en reversaJunio, un mes gloriosoMujica, un ejemplo a imitar¿Fraude o pataleo?Un ciclón batateroRumbo al 16 de mayoMalas artes en las eleccionesUna democracia muy cara¿En quién creer?Hay que insistir en el debateRecuerdos de una gran escuelaEl cierre del canal 53El Men no se detieneLa confusión babélica del narcoCuidado con los fondos de pensionesTrujillo, el debate pendienteDe nuevo en campaña electoralMicheletti se salió con la suyaUna mirada a HaitíColorín coloradoEnero, una empinada cuestaMás acción y menos estudiosRD, EE.UU. y la crisis hondureñaSe fue un creadorLa Cumbre de CopenhagueEl culto al bisturíComisión de verdad para la deuda externa¿Depuración?Contundente victoria de Senén CabaQue siga el debateDespotismo, arbitrariedad, abuso…Buen viajeMás y más comisionesSimplemente anular ese esperpentoUn acto propio del primitivismoLa Biblioteca MunicipalEl Merengue de Calle y el talento de OmegaSe necesita más que un almuerzoApagones, represión y protestas“I’m cocolo from San Pedro de Macorís”La corrupción nos arropa¿Resurrección de los golpes de Estado?Good-by Partido ReformistaJosé Gómez,una campaña en su contraArgénida y su Mudanzas(*)El web y la éticaLa mentira no es blindajeDe Miguel CoccoGripe porcina en la era globalHéroes anónimos de abril de 1965Wessin y Wessin ¿oportunismo o pragmatismo?EE.UU. y América Latina de frenteHilary, narcotráfico, diplomacia y RDEl Papa y la narco corrupción en RDHuelgas, promesas y partidosEl sueño ya no es utopíaNuestros hoyos de cada díaRepública Dominicana le queda grande al béisbolMesura, señores legisladoresLa catarsis social del carnaval¿Son todos los que están?De promesas y optimismoLo que esperamos del discursoSimplemente espeluznantePor un centro de documentación culturalEl “dao” de los recursos del EstadoLas llamas del caso Quirino calientan eneroNuestros políticos deben “desollinarse”Renunciar es lo más digno, señores Navidad avinagradaLo trágico de los Súper TucanoEl libro de Gerardo Taveras Mi apuesta por las Estrellas OrientalesG-20, revive un muerto para un anémico capitalismoG-20, un revive muerto para un anémico capitalismoObama en el mundo de hoyOtro grito de San Francisco de Macorís
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Esta mejor que antes el Show del Mediodía...
Si
No
No se...
No creo...

Ver los resultados