Domingo 25 de Junio del 2017
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


José Carvajal

El conocimiento y las bestias

En Nueva York hay maneras de evitar choques con rebaños de bestias humanas que habitan en algunas partes de la ciudad. Una de ellas es incorporarse a la vida cotidiana que no comulga con esos limitados grupos comunitarios que defienden espacios geográficos que han tomado prácticamente por asalto, y que viven sus miserias como un milagroso camino a un éxito que la mayoría no logra alcanzar por la pobreza de su espíritu.

Pero Nueva York es una ciudad mágica, porque permite el aislamiento sin mayores esfuerzos. Basta desplazarse hacia el centro de Manhattan para que el panorama cambie radicalmente. El mismo tren que atraviesa los arrabales culturales afianzados en una compleja política multiétnica y en la viveza de quienes las dirigen, conduce al viajero a un mundo más amplio, mucho más exigente, y que mira a la universalidad de las cosas.

Uno de esos mundos es la sede principal del sistema de Bibliotecas Públicas de Nueva York, cuyas escalinatas aparecen resguardadas por dos gigantescas esculturas de leones dispuestos a cobrar vida propia en caso de tener que defender la soberanía de aquel impresionante edificio de columnas colosales construido a principios del siglo XX de cara a la famosa y siempre próspera Quinta Avenida.

Allí dentro hay más de 15 millones de libros, documentos, mapas milenarios y artículos de un valor incalculable para la humanidad; desde manuscritos medievales y primeras ediciones de las principales obras de la literatura universal, hasta amplias colecciones personales de los más connotados estudiosos y pensadores de todos los tiempos.

Es realmente mágico visitar —y frecuentar, como es mi caso— la principal sala de lectura, ubicada en el tercer piso. Repleta de gente como la he visto siempre, desde que estuve allí por primera vez en mi adolescencia, a finales de los años setenta, la sala de lectura parece un silencioso homenaje permanente a la sabiduría y el pensamiento profundos. Nadie pronuncia una sola palabra allí dentro, sin embargo el diálogo puede ser paradójicamente ensordecedor e infinito.

Ahora con el vertiginoso avance de las tecnologías, los microfilmes y los documentos necesarios para cualquier investigación seria pueden analizarse con impresionante rapidez y eficacia. El ordenador es un arma poderosa que agiliza los resultados de las investigaciones y abre cada vez más las posibilidades a una mayor precisión.

En realidad es poco lo que habría que buscar fuera de los altos muros de libros y documentos de todo tipo que albergan los gigantescos anaqueles de ese “templo del pensamiento” donde descansa, si no toda, una gran parte del conocimiento occidental. De ahí la contribución del hombre sabio al desarrollo de la humanidad. Y estar cerca, o en las entrañas de ese monstruo del saber, es como llegar al paraíso después de pasar por el purgatorio de culturas marginales que limitan, cuando no frustran, el desarrollo de jóvenes que aprenden a vivir con miedos que se originan en las mismas tribus a las que pertenecen.

Muchos escritores, investigadores y estudiosos de toda clase encuentran en bibliotecas como la de Nueva York la complicidad y el impulso que necesitan para hacer parir sus ideas. Mario Vargas Llosa dijo alguna vez en una conferencia dictada en Berlín que “basta con estar en una biblioteca para que la vida se convierta en aventura absolutamente vital".

El escritor peruano define además la biblioteca como “un lugar donde soñar y fantasear. Es en sí un objeto mágico como ese Aleph que figura en los cuentos de Borges. Ese pequeño Aleph en el que está representado el universo".

“Soñar y fantasear” es lo que me he permitido durante este nuevo viaje a Nueva York después de cumplir mi cita con el Diablo en las altas colinas del norte de Manhattan.

El Autor es periodista y escritor. Ha residido en Nueva York, Rhode Island y Miami, y es oriundo de la República Dominicana. Su último libro es la antología "Cuentos fantásticos de Juan Bosch", una selección de relatos del autor dominicano. Email: jose_carvajall@yahoo.com

Otras opiniones de: José Carvajal

Paraguay sin pena ni gloriaEl pensamiento literario de RenéLa firma de René del Risco y BermúdezAntología esencial para los tontosRealidad y Premio Nacional de LiteraturaGratereaux, Mieses Burgos y BorgesAntes de Federico Henríquez GratereauxÉtica y Premio Nacional de Literatura 2017Libros RD / Mis recomendaciones 2016Pedro Henríquez Ureña bajo observaciónAntología para escapar del olvidoPoesía amorosa dominicana en el siglo 21Amoroso mundo de la poesía dominicanaUna antología ridícula para el mundoEl pecado literarioLos espacios de Pedro CamiloLiteratura y política dominicana 2016PHU y descuidos de Andrés L. MateoEsteban Torres y las ideasHaití y una novela de Matos Moquete (y 4)Haití y una novela de Matos Moquete (3)Haití y una novela de Matos Moquete (2)Haití y una novela de Matos Moquete (I)El premio de entonces, ya no es lo mismoJuan Bosch, autor de una obra infinitaJuan Bosch, autor de una obra infinitaGabriel García Márquez para dominicanosVirgilio López Azuán no hizo la tarea (3 de 3)Virgilio López Azuán no hizo la tareaLeonardo Nin, en blanco y negroConocimiento de pausa y efectoLiteratura dominicana: nota para extranjerosSergio Ramírez, dentro y fuera de NicaraguaTreinta días fuera de FacebookSiglos de luces sin aplausos ni veniasEl enemigo no soy yoCésar Zapata, más allá de lo virtualCésar Zapata entre la poesía y el cuentoPedro Henríquez Ureña con ribetes de oroUna tarea para el Ministro de CulturaPiedra filosofal de letras dominicanasDe viaje con un "eslabón perdido"Reynaldo Disla, diálogo y apartePoetas de un eslabón perdidoEl éxito ferial de Eugenio FortunatoReflectores para Tomás Castro BurdiezEl legado del mago de MacondoLa minúscula Feria de Santo Domingo2 libras de cuentos de Rafael García RomeroQue suba el telón para VirnaVenias y aplausos para Mateo MorrisonTony Raful y el compromiso con las ideasLunes de la Poesía huele a caprichoEncuentro entre ruinas colonialesMiguel Angel Fornerín y el afán de canonUna libreta llamada FacebookDominicana y los lacayos del PoderDominicana y la cooperativa del PoderChapucería millonaria en CulturaNada haitiano me es ajenoHaití debe guardar corduraDominicana y la estrangulación de salariosLa consecuencia de opinar en mi paísDominicana en una encrucijadaRihanna y la dichosa cucaracha dominicanaCartas de presentación de Miguel ColladoDominicana con el dedo en el gatilloAutores del desprecio y el olvidoSan Francisco de Macorís, otra realidadA salvo del olvido con obras reunidasAutogestión y responsabilidad literariaJosé Mármol, un poeta hereje reivindicadoR. Rodríguez Soriano con pasaporte literarioEl tristemente célebre Anthony WeinerLa inspiración errante aparece en CaliforniaLa marca de María Celeste ArrarásUn seminario: ¡Medios para todo!De paso por Librería Cuesta Adiós temprano al poeta del "esquizo"Carlos Alberto Montaner: Otra vez adiósProeza tuiter: una novela con cuentagotasHágalo rápido, pero primero hágalo bienLa economía portátil de Leonel FernándezUn desalojo anunciadoLa visita de los hombres blancosEnrique Eusebio, para la historiaMás allá de las tumbas, sin espectáculoApuntes para escritores dominicanosSicarios financieros en la islaUn diario para revivir a BorgesEl himno nacional de Miguel de CampsLibro súbito de José AcostaApócrifo de Judas IzcarioteLey de la ilusión en Ministerio de CulturaLos sueldos de León Félix Batista Los números de la Editora NacionalJosefina Báez, ¡Ay ombe!¿Qué tiene de malo?Derrotismo en Ministerio de CulturaEditora Nacional y supervivencia culturalLaboratorios de escritores dominicanosMarianela Medrano, sin máscara de oxígenoClaudio Hanley y la profanación de la muerte Viriato Sención en la eternidadTeodoro Grullón, al servicio de la VidaPanteón de héroes inútiles Un caimán envidiosoGallinero del libro dominicano en Nueva YorkDel best al bad seller: el libroMario Vargas Llosa, un Nobel explosivoGazapo en cuento de Jorge Luis BorgesCrisis de Alianza Dominicana huele a conspiraciónComplot y camisa de fuerza en Washington HeightsLluvia de piedras en Washington HeightsEfecto dominó en Washington Heights
El tiempo
Prevision del Tiempo en Santo Domingo
Encuesta
Quien sera el candidato del PRM en el 2020?
Hipolito Mejia
Luis Abinader
David Collado
No se

Ver los resultados