Miercoles 23 de Abril del 2014
Santo Domingo, República Dominicana
Buscar Noticias


Víctor Corcoba Herrero

Los nombres de los árboles

ALGO MÁS QUE PALABRAS

Reconozco que a veces me gusta contemplar desde el balcón de la vida el aluvión de poemas que se injertan en el universo. Me regenera por dentro. Ver como la clara luna, pausada y serena, alumbra por entre la arboleda del tiempo las más altas emociones, me resulta un espectáculo vivo maravilloso. Siempre pensé que la ilusión es un árbol florido que se engrandece por sus versos al árbol de la vida.

También la luna jugando por entre las ramas. Los árboles, el árbol, como raíz de libertades, prosiguen enhebrando formas humanas concretas que nos despiertan las ideas o la vena poética. Precisamente, ahora acabo de recibir un poemario antológico, que lleva por título “Los nombres de los árboles”, una cuidada selección y edición de María Isabel Morcillo Esteban y de Rafael Delgado Calvo-Flores, con ilustraciones de Luís Díaz de la Guardia, de uno de los poetas más admirados en España y América Hispana, Manuel Benítez Carrasco.

Fecundidad y vida desprenden los árboles, al igual que la poesía de Benítez Carrasco. Las descripciones del almendro en flor, del dolor del árbol porque los árboles sienten, del árbol seco, del olivo, del laurel, del ciprés…, son de una belleza que nos trascienden en medio de un mundo bárbaro y hostil. Hay que felicitar a los antólogos por el buen tino a la hora de seleccionar los textos poéticos, sus acertados comentarios, junto a un ilustrativo apéndice sobre el origen del nombre de los árboles y arbustos que se mencionan en los bellísimos poemas cuajados de autenticidad.

Fruto de la fascinación del poeta por los monumentos naturales, han crecido vivientes sotos poéticos que luminosamente brillan en esta recopilación, más de una treintena de composiciones tejidas a corazón abierto e hilvanadas con veinte especies vegetales distintas.

A Benítez Carrasco “el árbol le devuelve la ternura” y las ganas de vivir. En la poesía como en la vida el afecto es lo que nos sostiene. “Árbol soy; árbol me ofrezco; / y de raíz y de flor/ te daré ternura y cántico/ con los frutos del amor”.

Jamás la poesía fue tan necesaria como debiera serlo en estos momentos de desprecio por todo, hasta por el propio ser humano, donde nadie parece querer a nadie, y la rudeza se abre paso hasta cerrar las noches sin luna y sin estrellas. Nos alegra, pues, que “Los nombres de los árboles” de Benítez Carrasco, se enraícen con la cotidianeidad del ser humano. Pienso que la aportación de los poetas es de suma importancia. Juntamente con el progreso de nuestras capacidades de dominio sobre el medio ambiente, los amantes del verso y la palabra deben ayudarnos a percibir aquello que es contrario a la naturaleza, algo que siempre pasa factura porque no es bello.

Los árboles y sus nombres, todos necesarios y todos precisos, que nadie los fusile de indiferencia, cada uno tiene su verso que también es parte de nuestra vida, como genialmente ha loado Benítez Carrasco. “Dame, por tanto, Señor, / la mansedumbre del árbol/ y la entereza del árbol/ y la caridad del árbol/ y ese silencio del árbol, / tan lleno luego de frutos”. Sensata reflexión para un tiempo en que las especies vegetales están desapareciendo a un ritmo sin precedentes.

Víctor Corcoba Herrero/ Escritor

corcoba@telefonica.net

Otras opiniones de: Víctor Corcoba Herrero

Somos pura expresión en el volumen de la vida Hacer memoria del encuentro con Jesús ¿Qué somos dentro de la madre tierra ? Al ser humano en el espacio hay que darle continuidad Transformar el planeta desde el corazón humano Reconciliarnos con la propia vidaEl autentico deporte sana y salvaEl mundo precisa librar mas dinero para educación El consenso como lenguaje de convivencia: la gran lección de Adolfo Suarez Gonzalez Los lenguajes protectores de nuestros bosquesLa poesía como expresión del almaCombatir la desesperación La búsqueda de la felicidad Fomento de lo humano como emergencia cultural El sol despierta para todos por igualLa permanencia europeista de unidadLos crimenes contra la naturaleza de la que somos parteAnte el incumplimiento de las leyes humanitarias internacionales El plurilinguismo ha de complementarse con la lengua materna Ante el bullicio de las relaciones humanas Hay que impedir que el mundo de los desamparados crezcaNecesitamos explorarnosSituaciones de desigualdad de genero en el mundoAnsia de interioridadAnte la actual indecisión política de España La cultura científica como búsqueda y esperanza Viajes a traves del holocaustoLa fuerza moral de la concienciaLos efectos de un empleo precario Ningún país es una isla El año de la agricultura familiar La fraternidad no conoce patria, sino espíritu comunitario Una buena estrella es un corazón abiertoAnte un mundo en continua emergencia Es tiempo de reflexión, de brindis, de gratitud...Con el adiós a un año que se nos va, la reflexión es el camino No son tiempos fáciles para nadie ¿Porque Dios se hizo niño, si es que se hizo niño?El niño se reconoce vivo, pues concedele sus derechos Me niego a que los nuevos tiempos impongan desigualdadesMisiva al eterno Nelson Mandela: un hombre de bienHágase la mundialización del cambioLa luz de los derechos humanosDe extrema urgencia El eurodesencanto se mundializa con el desencuentroMas lucides para transformar el mundoLa violencia contra la mujer se enquista en el mundo Un corazón tolerante no nace, se haceMisiva al mejor amor, el de los niños Los triunfalismos mundanos nos alejan de la aplicación del sentido común La estética del intelecto como esencia y valorEl carrusel melancólico de noviembreLa eclipse del no ser en un mundo de dominadoresLa cultura de la indiferenciaDel lenguaje imperecedero a la acción como referente Vivir en la pobreza, pero no de la pobrezaLa gran oportunidad para empezar de nuevoEl correctivo animal (o de la torpeza)Los migrantes son también ciudadanos La no violencia como culturaEjercer de demócratas a tiempo completoUrgen politicas para la esperanzaEl sano ejercicio del dialogo interior Hacia los referentes de pazLa salud mental en el mundo de hoyPor el bien del mundoLa beneficencia como consuelo y la compasión como caridad Embellecer la vida y no llenarla de guerrasDespedidas amargas en la madre patriaRíos de lagrimas por doquier rincón del planetaUno existe para poder vivirLa dificultad de los jóvenes para ganarse la vida hoy Tanta desesperación nos hace sentirnos nadaNos falta conciliar pensamientos con accionesRestablecer nuevos marcos de convivencia¡No a la violencia!Ante las viciadas estructuras, debemos reformarlasEl potencial de la amistad como esperanza de futuroMás necesidad de paz que de pan Uno tiene que verse en el projimo para que el mundo cambie¿Quien llora por la violencia que hay en el mundo? Cansados del mal, ansiosos del bien Mantenerse fuertes....!y cooperantes!Mientras la ciencia serena, al poder alteraEl desarrollo humano comienza por un empleo de calidadNuestra debilidad humanaHay que salir a la calleLos cien dias primeros de servicio (no de poder)El ultimo ciclo de la vida El llanto de los niños que no cesa Salvar los océanos Sin conciencia social no hay humanidadPor el horizonte de la poesía ¿Qué fuerzas de paz precisa el mundo de hoy ? ¿Hacia una prosperidad colectiva? Hambrientos de espíritu fraternal Nuestra genealogía desestructurada El paro y la exclusión social en EuropaEl arte que refleja un pensamiento: ! África! Gobiernos incapaces de proporcionar empleoRecordar y reafirmar¿Que prosperidad necesitamos? ALGO MÁS QUE PALABRAS: Formamos parte de los librosLa cultura de la desconsideración Un mundo de secretosUn imperativo urgente para el mundoCuestión de compromiso Con la salud no se juega, se invierteNo os dejeis robar la esperanzaCelebrando la liberación A pesar de las turbulentas condiciones europeistas Por las sendas de la autenticidadAmor y hermandadEl derecho a ser felicesLos pueblos siguen, las personas pasanLas mujeres y los hombresNo abandona la cruzSaber observar la deshumanizacion del poder No más retrocesos; ¡NO! ¿Donde esta la justicia distributiva? ¿y la retributiva? La novísima enseñanza de Benedicto XVI Hace falta activar un autentico lenguaje de amorReeducarnos en la mano tendidaElementos esenciales en el corazon de la vidaEl desprecio a la fuerza joven ¿Hacia una reforma federal del Estado autonómico español? Salvar el futuroEs preciso que el poder detenga al poderTodo esta en manos de nosotrosMirar hacia otro ladoPensamientos hondos, libres de atadurasUn naciente despertar con el nuevo año La buena estrellaLa esperanza nos da vidaJuzgando el tiempo, edificando el futuroUn cambio de mentalidad en la fiesta de las fiestasCanción para el almaTiempo de buenos deseosLos grandes problemas del mundo actualNo le demos al mundo misiles porque los utilizaráEl pleigroso terreno de las desigualdadesFalta espiritu de compromisoCelebra el voluntariadoLa mentalidad del absurdoBajo una silenciosa desesperación La mano que mece un injusto poder rige el mundoEl brazo de la ética Reflexion tras la Cumbre IberoamericanaReflexion y toleranciaEvitar discursos de odioUrge tomar conciencia de la cienciaReflexión sobre la muerte desde la vidaEspaña, capital del desempleoDesencanto y desencuentro cotidianoUn mundo inseguro, desigual e intolerante nos acorralaUna cultura de la legalidadEl lastre de la pobrezaLa patria de un ser humano es su lenguaCualquier reforma debe rescatar los derechos humanosApoyo a los docentes que saben educarLas rosas del espacio en armoniaCuando se siembra la violenciaEl imperio de la ley y la conciencia socialEl malestar social del mundoUna paz creible para un futuro en paz Democracias con poca participación democrática Despojarse del miedo para abrazar el respetoLa decadenciaAscender a la autonomía y no a la sumisiónLa solidaridad en un mundo global: el prójimo, próximo siempreSalvar la unión y la unidad, con el euro como abanderadoNuestra relación entre lo finito e infinitoRecordar el pasado como lección La manera de donarse vale más que lo que se daEl mundo vive en una manipulación perversaAsociándonos con los jóvenesLa necesaria voz de descansoLa casta de los irresponsables; ¡Detenerlos ya!Para calmar los dolores del mundo actualLa reconciliación es una amistad armoniosaEspaña en el abismo: Recortes mal hechos; Rescates mal distribuidosEl crimen organizadoPromueve el cambio en el mundoSituación critica en la eurozonaUna población desesperada en manos de soberbiosMe gustaría cambiarme de mundoEl cooperativismo como salida de la crisis y lección para el mundoLa eurozona en peligro de muerteQuien no ama la vida, no se quiereEl futuro tiene muchos caminosEvitemos la degradación de la tierraEl rescate financiero españolRepercusiones de una crisis fomentada por la especulaciónPoca atención social a la ciudadaníaNuestro futuro por mar y aireEl dolor de los niños españolesAnte la incesante matanza de niños en lugares de conflictoMás Europa, menos mercadosNo somos títeres en manos del poderLa educación artística para reinventarse otro mundoAún no hemos aprendido a convivirEl sufrimiento de las familiasDías de reconciliación con la vidaPara reflexionar, un día de plenilunioA los periodistas que han perdido su vida en el cumplimiento de su deberSomos una especie en riesgo de matarnos unos a otrosLa ruina de EspañaEl gran libro de la vida está aún por escribirMi carta a la madre tierraLa España de la subvención y el despilfarroBienvenida la explotación del espacio¿Es autentica nuestra inquietud por Dios?La capacidad de entusiasmo Territorio de dificultades en el mundoVivir para los demás es lo que nos hace ser felicesHay que derrotar el poder de las mafiasLa verdad puede encubrirse, pero jamás apagarsePor los caminos del versoTiempo de frustraciones para los jóvenesEpidemias actuales¿El mundo de los ciudadanos o el mundo de los ejércitos ? Los excluidosLas desigualdades en el lugar de trabajoLa dilapidacion de los recursosAumenta el hambre de justicia social en el mundoSólo el justo reconoce los derechos del pobreEl entusiasmo de la juventudLiberarse de la violencia (Siria es sólo es un ejemplo)La necesaria armonía interconfesional¿Miedo a la muerte? El Plan de Acción de la ONURecordemos hoy y siempre ¿Todos los caminos actuales conducen al retroceso? El mundo sin politicosRegenerar el espíritu y la razónDe la simpleza del caos al encuentro de la estética Fortalecer la voz de la ciudadaniaEl ejemplo de los magos de oriente a la humanidadLa austeridadUn nuevo modo de ser en el mundoEspaña apunta otras manerasLa navidad es amor; sólo amorEl futuro que nos trabajemosComportamientos nada ejemplaresUn clima apropiado para sentirse bienEl retorno de la palabraEn el camino hacia sociedades verdesLa crisis del euroun código moral para no autodestruirseLas ruedas del poder y los coleccionistas del señor dineroLos héroes actuales para los ríos de dolor ¿Ss puede alcanzar la paz sin derechos humanos? La puerta de la feEncadenados a la pobrezaEl liderazgo de las mujeresLos puñalesLa exploración espacial como respuesta a los problemas actualesLa inspiración de Mahatma Gandhi como referente para el mundo de hoyLa vinculación de las culturas al perdón y no a la venganzaNosotros los humanos ¡Haz que tu voz se oiga! Todo por dinero ¿El mundo sueña con una primavera democrática? Europa sin credoLa maldita recesion y sus colateralesLa vía de la bellezaLa vida es lo importante; que lo sepamosLas urgencias del mundoLa fuerza de los jóvenes unidos a la fuerza de la vida Bien por las jornadas mundialesLa asistencia humanitaria; una necesidad crecienteEl papel del mundo academicoAgosto huele a juventud y lo celebroPermanecer con los ojos abiertosA la conquista de un nuevo mundoTrabajar la amistadEl sueño del hombre despiertoUna filosofía de vida distintaBuscar puntos de encuentroLas mujeres siguen discriminadasUna población en viloLa fidelidad a uno mismoLa profesión veterinariaLa negligencia pasa facturaLa ciudadaníaLos salvajesEl maltrato como deshumanizaciónEl molde humanoLos oceanos de la vida requieren protecciónLa luz que nos permite verLos pulmones que todos necesitamosHacia el compromiso ciudadanoManos a la paz; lo más importanteHaz una cosaMentes criminalesDilapidar El uso de las tierras a vista de pájaroDespués de la muerte de Bin LadenNo resignarse, la recomendación SábatoLibertad responsable Activar el empleo, avivar la vidaCelebrar el espiritu creativoLa desesperación de las miradas: Una procesión sin finalCuando se pierden los referentes humanos Que fluya la emociónEl cementerio de Mare NostrumEl mundo tiene que reconciliarseEl supermercadoSé tú el que aparta la piedra del caminoNo hagamos guerras, todas las perdemosEl derecho a la verdadConvivir con la radioactividadLa nostalgiaMe sumo a la fiesta del NovruzVolver a empezar; tan justo como preciso La debilidadLas masas popularesHambre de libertad y sed de convivenciaHay que llamar a la paz, nunca la guerraEl mundo necesita reformas, no represiónQue gobierne el alma del genioLa gran leccion de Egipto al mundoLa gobernanza democráticaBienvenidas las autenticas manifestaciones de amorDesde los acordes de la vidaCon un pacto de la humanidad se derrotarían todas las guerrasCuando se pierden las formasEl imprescindible y peligroso trabajo humanitarioPoderes sin límitesLos efectos de no ser dueños ni de nuestra propia vidaA los que permiten la maldadJusticia para los afrodescendientesLas velocidades del mundoSin voluntariado el mundo se deshumanizaLa conciencia del tiempoEspaña se queda sin clase media2011: El futuro por delante Caminos para la pazAnte los labios de navidadDescubra la navidad 2010Ser migrante en el mundo de hoyHay que buscar el encuentro, no el desencuentroNecesitamos una luz fiableLa mística de los derechos humanosSe precisan dirigentes expertos en humanidadLos buscadores de amorDesde la mirada de MatuteLa conciencia asesinaEspaña no despuntaConsejos muchos, adoctrinamiento más, compromisos pocosEl verde como deseoDiversidad de caminosBenedicto XVI; en una España que margina la religión de la vida públicaLos nefastos administradores del mundoEl mundo de Néstor KirchnerUna humanidad infelizEl paraíso de los charlatanesEl desarme como acción humanitaria y opción liberadoraConstruir la paz en la mente de los hombresEl acorralamiento de la libertad en un mundo globalizadoLa lengua españolaAquellas cartas de amor y aquellos honoríficos carterosNada es lo que pareceLa ciudad era, ¿Cómo era la ciudad?Los flujos migratoriosEl mundo está poblado de salvajismo: la educación brilla por su ausenciaLas cariciasRehumanizarse para ahuyentar la crisisCon el perdón a cuestaLa riqueza cultural como despertarNiéguese a ser bayetaLa civilización de las donacionesLos mineros atrapados en el yacimiento de San José (Chile)ConversarLas necesarias fuerzas de pazPolítica de charlatanes y derrochesLa criminalidad de los incendiariosLo que en la juventud se aprende, dura toda la vidaLos bosques de álamosEl individuo frente a los dominadoresMas preocupacion por los animales que por las personasHomenaje al diálogoViolencia contagiosa¿Qué puede aportar España a la capitalidad europea de la cultura 2016? Los políticos españoles tienen varios problemasNelson MandelaSed de libertadLa unidad del mundo y el empoderamiento de la mujer El abecedario de saber vivirLa persona en un laberinto de mundosRendir cuentasEl mundo de los torturados y la casta de torturadoresHay que poner finLos sobrevivientes del mundoLos lastres de EspañaMundos sitiadosTodo es por algoCalles del desconsueloEn el refugio de Quevedo yo también pude vivir para míLa diversidadRostros y rastros de injusticia ahogan el planetaLa migración en las familiasEl oxígeno europeoLecciones para vivir compartiendoUn mundo atrapado por la necedadNecesidad de respetoUna fuente de dolor expansiva y crecienteLa madre tierraEl mundo agrícola: ImprescindibleEl tembleque del mundoUna cultura preventivaLos bosquesLa salud en la mente de la sociedad actualDesprecio a los autores del peligroLa apuesta de las mujeres en ValenciaReformas necesariasPérdida de una infancia inocenteLa poesía cohabita el corazónLa voz de la poesía y el lenguaje del agua La informática como cultura e industria culturalUna vida es una vidaGlobalizar el terror Los desplazados en tierra de nadie Vivir en un mundo de trampasCulturas a capítuloEl mundo ha entrado en trance por falta de éticaEl conocimientoLa espiral de violencia que asola al mundoCentrarse en la personaEl amor de DiosEl amor, razón de vidaLa ética como responsabilidadObservar para saber mas y ser mejoresEjemplo de sostenibilidad insostenibleNuestra historia de supervivienciaPalabrasLos niños de HaitiEl insostenible fraudeHaití como lecciónEl mar de dolores de HaitiEl timon de la cultura en la Unión EuropeaEspaña y ArgeliaEuropa como futuroEngendrar la alegríaDel poso del 2009 al paso del 2010Acoger la diversidadTiempo de felicitacionesLos extranjeros en EspañaPaseo por el bosqueEl candelabro del cambioLa vida en un árbolSólo Dios calma y colmaEl voluntariado como cátedra de amorBienvenida la religión para amarnos ( Los Jesuitas; de ayer a hoy)Provocar la reflexiónUna Europa de líderes, pero sin líderEn Europa; hay niños que no pueden ser niñosAnuncio/DenunciaLos embajadores de la creatividadVivir para verMejor es prevenir que curarEl poder del poderLas sombras de la Patria MiaEl romance de la sostenibilidadAl mar todas las lágrimas van ¿Naciones Unidas es de fiar? El ocaso de las virtudesEl día que los ricos digan !NO! a la pobrezaDejadez en el patrimonio españolDe los buenos propositos a la realidadLiderazgos perdidosPalabras que habían perdido valorEl verde vida; la vida en verdeLa vigencia del gran escandaloSin ética no hay democracia y sin justicia tampoco pazLa españoleada crisisSi todos volvieramos a ser humanosLa alfabetización que el mundo precisaLa crisis económica pone contra las cuerdas al gobierno españolHéroes de nuestro sigloSentimientos en el planetaJuventud, divino tesoroSoñar el mundo avivando la asistenciaAlgo más que palabras: pensar en la vidaEl reinado de doña Incertidumbre
El tiempo
   El Tiempo en Santo Domingo - Predicci�n a 7 d�as y condiciones actuales.
Encuesta
Podran derrotar en el PLD a Leonel Fernandez con tantos recursos?
Si
No
No creo
No se
Imposible!

Ver los resultados